fbpx
En poco más de un año, unos 10,000 canadienses murieron esperando atención médica

En menos de dos años unos 10,000 canadienses murieron esperando atención médica

El think tank SecondStreet.org realizó un estudio detallando las fallas del sistema de salud pública de Canadá

[Read in English]

De acuerdo con una investigación del think tank SecondStreet.org —con sede en Regina, Canadá— el sistema de salud público canadiense tiene serios problemas para abastecer la demanda de pacientes. Desde abril de 2019 hasta diciembre de 2020, unos 10,000 canadienses murieron esperando atención médica.

El presidente de SecondStreet.org, Colin Craig relató en una columna para el periódico Toronto Sun algunas de las trágicas historias de pacientes canadienses que murieron en una lista de espera.

«Judy Anderson, una enfermera jubilada de Port Perry (Ontario), nos contó que había perdido no una, sino dos hijas, debido a los excesivos periodos de espera del sistema sanitario. Es una tragedia para cualquier padre tener que enterrar a un hijo, pero dos veces es más que desgarrador», escribió Craig. «Recientemente, a la hija de Judy, Shannon, le dijeron que tendría que esperar un mes para una intervención cardíaca, ya que el sistema sanitario estaba centrado en el COVID-19. Las semanas de espera para el tratamiento resultaron ser demasiado para el corazón de Shannon».

El dato es alarmante y crudo, según Craig, el think tank recabó «de 30 regiones sanitarias y hospitales datos sobre pacientes que fallecen mientras esperan una operación, un procedimiento, una exploración diagnóstica o una cita con un especialista. Desde el 1 de abril de 2019 hasta el 31 de diciembre de 2020, SecondStreet.org obtuvo datos gubernamentales que mostraban más de 10,000 muertes de pacientes».

Los tipos de cirugía variaban. Algunas, por ejemplo, se trataban de operaciones que podían salvar directamente una vida (como una cardíaca) u otras que podían mejorar considerablemente la calidad de vida de una persona (cirugías de rodilla, caderas, etc.). Estas segundas, si bien no se tratan necesariamente de vida o muerte, son vitales para que los pacientes puedan superar dolores crónicos o molestias graves.

Desde abril de 2019 hasta diciembre de 2020, unos 10,000 canadienses murieron esperando atención médica
(EFE)

Canadienses sufren inclemente espera para ser atendidos

Otro apartado clave del informe es que, según relata Craig, «los pacientes a menudo esperaron mucho más allá de los objetivos del gobierno para recibir tratamiento. Por ejemplo, un paciente de Nueva Escocia esperó 2,283 días (más de seis años) para ser operado de una hernia antes de fallecer. La espera del paciente fue cinco años más larga que el objetivo del gobierno».

Otro caso es el de «Laura Hillier, de 18 años, de Burlington (Ontario), diagnosticada de leucemia mieloide aguda en 2015. Necesitaba un trasplante de médula ósea, pero tuvo que esperar más de siete meses para la operación a pesar de haber encontrado un donante. El Hospital Juravinski, donde Hillier iba a someterse a la intervención, solo podía realizar cinco trasplantes al mes, y había 30 personas por delante de Hillier en la lista de espera. Murió mientras estaba en la lista de espera el 20 de enero de 2016», informó Washington Examiner.

El COVID-19 incrementó y profundizó las esperas en el sistema de salud canadiense, pues los hospitales y regiones se concentran en combatir la pandemia y, desafortunadamente, terminan dejando de lado a otros pacientes. De hecho, «en la Región de Salud Interior de B.C., el número de pacientes que falleció después de esperar más allá del período objetivo del gobierno aumentó del 16 % en 2018/19 al 43 % el año pasado», explicó Craig en su columna.

En declaraciones para Washington Examiner, Craig dijo que el problema principal del sistema sanitario canadiense es que se encuentra «en gran medida anclado en los años 70» y que «está fuertemente controlado por el gobierno, y como resultado, los pacientes están sufriendo».

En el sistema de salud canadiense, los centros hospitalarios reciben anualmente un «presupuesto global» del gobierno para gastar en asistencia sanitaria. El problema es que el dinero no alcanza y, para que el fondo no se termine, «los hospitales suelen limitar el número de procedimientos que realizan, lo que hace que los pacientes acaben en listas de espera para recibir tratamiento», se lee en el artículo de Washington Examiner.

La salud canadiense, según el informe de SecondStreet.org es muy deficiente en varios aspectos, y tiene mucho tiempo con problemas de fondo que no están siendo resueltos por las autoridades.

«Uno de los problemas es que los políticos se resisten a hablar de ello. ¿Por qué discutir una reforma estructural que podría ayudar a los pacientes cuando es mucho más fácil para los políticos hacer lo que han hecho durante décadas: cruzar los dedos y tirar más dinero al problema?», se preguntó Craig, quien espera que el estudio realizado por el think tank que dirige ayude a lograr una reforma o establezca un debate importante en la opinión pública sobre las deficiencias del sistema de salud de Canadá.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
La pandemia no está controlada, pero tenemos que seguir adelante. Imagen: Unsplash

La pandemia no está controlada, pero el mundo no se puede detener

Next Article

La carrera para una píldora contra el COVID-19

Related Posts
Total
8
Share