fbpx
3-winners-CPAC

Los 2 ganadores de la CPAC: Donald Trump y Ron DeSantis

2024 está lejos y muchas cosas pueden pasar de aquí a entonces, sin embargo, si la CPAC nos dice algo es que el GOP mantendrá -como mínimo- el estilo de política trumpista que se apoderó del partido hace cuatro años.

[Read in English]

El pasado fin de semana, el movimiento conservador de Estados Unidos tuvo su mayor evento del año, la Conferencia de Acción Política Conservadora (CPAC por sus siglas en inglés), en la que decenas de políticos y líderes de opinión del Partido Republicano intentan mejorar su posición dentro de la esfera conservadora reuniéndose con donantes, activistas muy motivados y dirigiéndose a la multitud que asiste a la conferencia.

Este año, la conferencia se celebró en Orlando, y fue un evento muy esperado para pronosticar la dirección del Partido Republicano en el futuro. Los últimos meses no han sido nada buenos para el GOP. El partido perdió el control de la Casa Blanca y del Senado, y el 6 de enero una muchedumbre pro-Trump irrumpió en el Capitolio de Estados Unidos mientras el Congreso cumplía con su deber constitucional de contar los votos electorales enviados por los estados.

Las secuelas de ese espantoso día han consumido al Partido Republicano en las últimas semanas. El líder de la minoría del Senado, Mitch McConnell (R-KY), dijo que Trump era “moralmente responsable” del ataque al Capitolio, mientras que el expresidente llamaba al senador de Kentucky un político “tosco, huraño y antipático”. Por eso, muchos miraban hacia adelante en la conferencia CPAC para ver cómo se perfilará el partido después de este par de meses y qué políticos sacarían provecho de la situación actual.

Tras cuatro días de discursos y eslóganes pegadizos, hubo dos claros ganadores de la CPAC de este año:

Ganador 1 de la CPAC: Donald Trump

En la CPAC, el expresidente hizo su primera aparición pública de alto nivel después de dejar el cargo en los caóticos días posteriores a los disturbios del Capitolio. Fueron muchos los que consideraron que su actitud imprudente y errática tanto el 6 de enero como los meses previos al motín fueron el último clavo en el ataúd político de Trump. Después de todo, sus índices de aprobación general cuando dejó el cargo eran del 38.6% (según FiveThirtyEight) y una encuesta de Pew Research mostraba que el 68% de los estadounidenses no quería que Trump siguiera siendo una figura política importante.

Pues bien, esas esperanzas (o temores para otros) resultaron ser efímeras. El expresidente tiene un 74% de aprobación entre los miembros registrados del Partido Republicano, según una encuesta de la CNBC, y su control sobre la base republicana quedó demostrado durante la conferencia CPAC de este fin de semana. El domingo por la noche pronunció el discurso principal de la conferencia y habló durante más de una hora y fue recibido con estruendosos gritos y aplausos por el público congregado en la sala de conferencias del hotel Hyatt Regency.

Durante su discurso de una hora, Trump aseguró que no fundará un nuevo partido, criticó las políticas de la administración Biden, criticó la cultura de la cancelación, afirmó que el GOP necesitaba continuar con sus políticas de “América primero”, condenó a varios políticos del GOP que se han opuesto a él (incluyendo a los siete republicanos del Senado que votaron a favor de su condena) y bromeó con una posible tercera candidatura a la presidencia en 2024.

A continuación, Trump ganó la famosa “straw-poll” de la CPAC sobre posibles candidatos para 2024, obteniendo un 55% de los votos, una hazaña notable para un político que acaba de celebrar unas elecciones presidenciales hace cuatro meses. El gobernador De Santins quedó en un lejano segundo lugar, con el 21% de los votos.

Trump es una figura profundamente polarizadora en la política estadounidense, pero nadie puede negar que sigue teniendo un firme control sobre el Partido Republicano, para bien o para mal.

Donald Trump - CPAC - El American
Donald Trump hizo su primera gran aparición pública desde que dejó el poder en la CPAC (Flickr)

Ganador 2: Ron DeSantis

El gobernador de Florida, Ron DeSantis, se alzó como una de las figuras más prometedoras del movimiento conservador durante la CPAC de este año. En primer lugar, tenía la ventaja de que la conferencia se celebraba en su estado natal, que ha mantenido unas pautas ante el COVID menos estrictas que muchos de los estados controlados por los demócratas, al tiempo que ha logrado una tasa de mortalidad per cápita inferior a la de esos estados. En segundo lugar, ha sido capaz de aprovechar el sentimiento antisistema que tienen muchos partidarios de Trump sin presentar las cualidades personales que también hacen que Trump sea tóxico para muchos votantes.

Durante su discurso en la CPAC dijo que el partido no debería permitir “el regreso del fallido establishment republicano de antaño”, criticó a las grandes tecnológicas, destacó su estrategia ante el COVID destinada a proteger a los vulnerables mientras mantiene la economía a flote, arremetió contra la cultura de la cancelación y dijo que Florida era capaz de mantener sus elecciones sin problemas y con transparencia.

desantis-cpac-2021-elamerican
El gobernador DeSantis se está posicionando como una de las estrellas futuras del GOP (EFE)

El gobernador DeSantis tuvo una buena racha durante el CPAC y se está perfilando como posible candidato para 2024, ya sea como presidente o como compañero de fórmula de Trump. Terminó en segundo lugar en la straw-poll por detrás de Trump, y en el caso hipotético de una contienda presidencial en la que Trump no sea candidato, De Santis lidera cómodamente el campo con un 43% de los votos, mientras que Kristen Noem quedó en un distante segundo lugar con el 11%.

Ahora bien, DeSantis no debería descorchar las botellas de champán todavía, después de todo, el ganador del straw-poll de 2016 fue Ted Cruz, y todos sabemos cómo le fue. Para DeSantis, su reto inmediato será su carrera de reelección en 2022 para la gobernación de Florida, que ganó por menos del 1% en 2018, donde podríamos esperar que los demócratas traten de presentar un candidato competitivo que podría ser capaz de quitarle las velas a un posible contendiente en 2024.

Si DeSantis consigue ganar la reelección —lo que no es tan difícil de imaginar si se recuerda que los demócratas no han dejado de perder las elecciones estatales desde 2012—, el gobernador estará en una posición inmejorable para reclamar el manto de líder (o segundo de a bordo) del GOP.

2024 está lejos y muchas cosas pueden pasar de aquí a entonces, sin embargo, si la CPAC nos dice algo es que el GOP mantendrá -como mínimo- el estilo de política trumpista que se apoderó del partido hace cuatro años.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
texas el american

Texas y Misisipi suspenden restricciones al comercio y levantan uso obligatorio de mascarillas

Next Article
biden-russia-sanctions

Biden sanciona a Rusia por el envenenamiento de Alexei Navalny

Related Posts
Total
6
Share