fbpx

2021, el año en el que el socialismo volvió con todo a Latinoamérica

Desde Chile y Bolivia hasta Nicaragua y Honduras, 2021 fue un mal año para la causa de la libertad en toda América Latina

[Read in English]

Las ideas, los candidatos y los gobiernos socialistas han vuelto a imponerse en las elecciones de toda América Latina en el año 2021, amenazando con el resurgimiento de la notoria “Marea Rosa” que arrasó a principios del siglo XXI.

En 2018 escribí sobre “La caída de la Marea Rosa” cuando el socialismo fue derrotado en todo el continente. Avancemos hasta 2021, y muchos de esos avances se han revertido.

El American echa un vistazo a algunas de las derrotas históricas sufridas por los amantes de la libertad y la derecha política en América Latina en el transcurso del año pasado.

Venezuela

Otro año del régimen de Maduro en el poder. La pesadilla socialista de Venezuela parece no tener fin. En noviembre, el régimen celebró otra serie de elecciones falsas ampliamente denunciadas por los observadores como fraudulentas, aunque esta vez con la bendición de la “oposición” socialista.

Inevitablemente, el gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) arrasó en todo el país, ganando 20 de las 23 gobernaciones, así como el control del distrito capital de Caracas.

Chile

Mientras el centrista Sebastián Piñera terminaba su segundo mandato, muchos chilenos tenían la esperanza de que el incendiario conservador José Antonio Kast arrasaría en las elecciones presidenciales del país, al igual que el brasileño Jair Bolsonaro en 2018. Lamentablemente, Kast llegó a la primera vuelta y fue derrotado por el candidato socialista Gabriel Boric, que representaba a una coalición de izquierda que incluía al Partido Comunista de Chile.

Exdirigente de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile, Boric, de 35 años, se convertirá en el segundo mandatario estatal más joven del mundo, solo superado por el sanmarinense Giacomo Simoncini. Como parte de su programa propuesto, Boric se ha comprometido a cimentar los cambios de la Constitución chilena forzados en 2019, diseñados para socavar el sistema de libre mercado del país. A pesar de ser un ferviente crítico de Estados Unidos y de describir a Israel como un estado “genocida y asesino”, Boric ha indicado cierta voluntad de hacer frente a los regímenes de izquierda más flagrantemente abusivos.

Durante su campaña, expresó que al igual que la izquierda debe “condenar la violación de los derechos humanos en Chile durante la dictadura, los golpes ‘blancos’ en Brasil, Honduras y Paraguay, la ocupación israelí de Palestina o el intervencionismo de Estados Unidos, debemos desde la izquierda condenar con la misma fuerza la restricción permanente de las libertades en Cuba, el gobierno represivo de Ortega en Nicaragua, la dictadura en China y el debilitamiento de las condiciones básicas de la democracia en Venezuela.”

Nicaragua

Al igual que en Venezuela, el régimen sandinista de Nicaragua sigue consolidando el poder mediante la coacción, la represión y el amaño de las elecciones. En noviembre, el dictador Daniel Ortega declaró la victoria en una carrera presidencial denunciada por el jefe de la Organización de Estados Americanos (OEA) como la “peor elección posible”.

Esto incluyó la detención de todos los posibles candidatos de la oposición, la prohibición de observadores electorales de renombre y los informes generalizados de violencia e intimidación. El resultado fue aplaudido por gente como el régimen de Maduro y el Partido Comunista de Cuba.

El Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) de Ortega ha controlado el país durante casi la totalidad de los últimos 40 años, tras derrocar con éxito al presidente Anastasio Somoza Debayle en 1979. Hizo una pausa oficial en el poder tras perder unas elecciones libres en 1990, pero volvió al poder en 2007 y desde entonces se ha negado a celebrar elecciones libres y justas.

Bolivia

Tras su victoria en las elecciones de Bolivia del año pasado, el presidente Luis Acre ha devuelto al país al statu quo anterior a la dimisión de Evo Morales en 2019 tras las denuncias generalizadas de fraude electoral. En marzo, la expresidenta interina Jeanine Añez, que supervisó la transición democrática y la organización de elecciones libres y justas tras la dimisión de Morales, fue detenida por el régimen en un proceso por motivos políticos.

Desde entonces ha sido acusada de “terrorismo” y se ha enfrentado a condiciones tortuosas durante su estancia en prisión, lo que la ha obligado a realizar una huelga de hambre y ha dejado su salud en un estado peligroso. La semana pasada, su familia afirmó que la mujer de 54 años fue “agredida y golpeada” por un agente de policía mientras estaba encarcelada en la prisión de Miraflores, en La Paz.

El gobierno de Arce también ha retirado todos los cargos anteriores de terrorismo, crímenes contra la humanidad y pederastia contra Morales, derivados de sus amenazas de organizar ataques violentos contra civiles y del descubrimiento de un certificado de nacimiento de un niño nacido de Morales y una menor.

Peru

En una contienda increíblemente reñida, el comunista Pedro Castillo se impuso a Keiko Fujimori por un 0.26 %, equivalente a unos 40,000 votos, lo que supuso su cuarta candidatura presidencial fallida. Maestro de escuela de profesión, su partido Perú Libre es una organización abiertamente marxista cuyo manifiesto elogia a Vladimir Lenin y Fidel Castro.

Este hombre de 52 años sigue afirmando que no es comunista a pesar de ser miembro de un partido leninista y de sus amplios vínculos con regímenes de izquierda de todo el mundo. Durante la campaña, su compañera de fórmula Dina Boluarte llegó a advertir que una victoria significaría que la clase media limeña “dejaría de serlo”.

Honduras

En el país centroamericano de Honduras, la izquierdista Xiomara Castro fue elegida como la primera mujer presidenta del país. Esta mujer de 62 años, esposa del expresidente Manuel Zelaya y con estrechos vínculos con el chavismo venezolano, se ha comprometido a liderar “un gobierno de reconciliación” en un país asolado por la delincuencia violenta, el narcotráfico, la corrupción rampante y la migración a gran escala hacia Estados Unidos.

Argentina

A pesar del éxito del libertario Javier Milei en las elecciones regionales, el gobierno izquierdista de Alberto Fernández sigue en pie en Argentina. Por si fuera poco, el Congreso del país aprobó una ley que legaliza el aborto hasta las 14 semanas, dejando a muchos activistas provida abatidos tras una batalla de años con los activistas feministas.

Brasil

Aunque el gobierno conservador de Jair Bolsonaro se mantiene en el poder en Brasil, el panorama actualmente parece sombrío. Con la liberación del expresidente Lula Da Silva tras su condena por el escándalo de corrupción de la Operación Lava Jato, ha tomado una ventaja dominante de cara a las elecciones presidenciales del próximo año.

Mientras tanto, una encuesta reciente reveló que el apoyo a Bolsonaro había caído por debajo de la marca del 20 %, mientras que sus índices de aprobación neta son negativos en casi todos los grupos demográficos relevantes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Colombia - El American

Colombia: un resumen de los logros del 2021

Next Article
2022 - covid-19 - El American

Predicciones políticas y económicas para el 2022

Related Posts
Total
23
Share