fbpx
presupuesto pagará ni un centavo en impuestos, El American

3 consecuencias del presupuesto de $6 billones de dólares que acaba de proponer Biden

Los enormes niveles de gasto conducirían a déficits presupuestarios desorbitados

[Read in English]

Por Brad Polumbo

La historia no recordará al presidente Biden por su frugalidad. El presidente ya ha promulgado un enorme paquete de gastos de estímulo “COVID” de varios billones de dólares y ha propuesto algunos billones más en gastos de “infraestructura”. Ahora, la Casa Blanca ha hecho pública su solicitud de presupuesto para el año fiscal 2022: unos impresionantes $6 billones de dólares.

“El presidente Biden propondrá el viernes un presupuesto de $6 billones de dólares que llevaría a Estados Unidos a sus mayores niveles sostenidos de gasto federal desde la Segunda Guerra Mundial, al tiempo que se registrarían déficits superiores a $1.3 billones de dólares durante toda la próxima década”, informa el New York Times

Estos enormes niveles de gasto conducirían a déficits presupuestarios desorbitados.

“El déficit presupuestario federal alcanzaría los $1.8 billones de dólares en 2022, incluso cuando la economía se recupere de la recesión pandémica para crecer a lo que la administración predice que sería su ritmo anual más rápido desde principios de la década de 1980”, continúa el New York Times. “Retrocedería ligeramente en los años siguientes antes de volver a crecer hasta casi $1.6 billones de dólares en 2031”.

Nuestra deuda nacional alcanzaría rápidamente niveles récord.

“La deuda total en manos del público superaría con creces el valor anual de la producción económica, aumentando hasta el 117 % del tamaño de la economía en 2031”, añade el informe. “Para 2024, la deuda como proporción de la economía se elevaría a su nivel más alto en la historia de Estados Unidos, eclipsando el récord de la era de la Segunda Guerra Mundial”.

En pocas palabras, el presidente quiere gastar una cantidad asombrosa de nuestro dinero.

Por supuesto, con cifras tan grandes y con todos los presidentes de la historia reciente gastando de forma imprudente, es comprensible que el significado de tales niveles de gasto parezca irrelevante para los cansados americanos. Así que, para desglosarlo, he aquí tres consecuencias evidentes a las que se enfrentarán si el desbordado presupuesto propuesto por Biden se hace realidad.

Cada año, el Gobierno federal tiene que confiscar enormes sumas en impuestos sólo para cubrir los pagos anuales de intereses de la deuda nacional. Estos pagos anuales —sólo los intereses de la deuda— se duplicarían en la próxima década con la propuesta de Biden. Incluso si los tipos de interés se mantienen bajos, los pagos ascenderán a un total de billones en un futuro próximo que requerirán aumentos de impuestos. Y si los tipos de interés suben, estos pagos anuales serán rápidamente inimaginables. 

La billetera lo notará.  

Los grandes niveles de deuda pública arrastran el crecimiento económico que mejora nuestro nivel de vida. También reducen directamente el sueldo. Por ejemplo, según el Comité para un Presupuesto Federal Responsable, que no es partidista, “un plan genérico para reducir gradualmente la deuda [nacional] a su promedio histórico… aumentaría los ingresos por persona en $5,500 dólares”. 

El plan de Biden de ir en la dirección contraria tendrá el efecto opuesto.

Dado que el gobierno no puede crear riqueza de la nada, los recursos que gasta tienen que venir de otra parte. El gasto de $6 billones de dólares propuesto por Biden no es una excepción.

Una parte se pagaría probablemente a través de los impuestos ordinarios, pero la mayor parte se financiaría probablemente a través de la impresión masiva de dinero. Esto llevaría a la inflación de los precios, lo que equivale a una forma furtiva de impuestos.

La impresión masiva de dinero también conduce a una pésima asignación de recursos, como señaló recientemente el senador Rand Paul. El bombeo de dinero no sólo eleva el nivel general de precios, sino que también induce a las empresas a realizar inversiones insostenibles. Tal y como enseña la teoría económica, esto conduce inevitablemente a un colapso correctivo de la economía, cuyo peso recaerá sobre el ciudadano promedio.

El problema de la propuesta presupuestaria del presidente Biden, que bate todos los récords, va más allá de nuestra incapacidad para afrontarla. Una aceleración tan drástica del gasto público perjudicaría las perspectivas financieras de los americanos en demasiadas maneras como para contarlas todas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
La tiranía de Ortega, fuera de control

La tiranía de Ortega, fuera de control

Next Article
Putin, El American

Putin y la recurrente maldición de la cleptocracia en Rusia

Related Posts
Total
0
Share