fbpx
Saltar al contenido

Los 3 puntos principales de la desastrosa rueda de prensa de Biden

biden-press-conference

Read in English

[Read in English]

El presidente Joe Biden dio su primera rueda de prensa de 2022 en un momento en el que su administración enfrenta unos números atroces en las encuestas, un inminente ataque ruso a Ucrania, un partido demócrata fracturado por la agenda doméstica del presidente y las reacciones por su discurso en el que comparaba a los republicanos con segregacionistas. Durante más de dos horas, Biden fue interrogado por la prensa, aunque el presidente consiguió mantener una actitud desafiante. He aquí las tres conclusiones de la polémica rueda de prensa de Biden.

Biden cree (de alguna manera) que ha “superado” las expectativas

El mensaje general del presidente es que su administración no sólo ha hecho un buen trabajo, sino que su año de mandato ha sido increíblemente exitoso. Al principio de la rueda de prensa, el presidente dijo que durante su gobierno se han creado más puestos de trabajo que en ningún otro gobierno anterior, pregonó la aprobación de su ley de infraestructuras o que la mayoría del país se ha vacunado.

Sin embargo, parece que el equipo de Biden vive en una realidad muy diferente a la del resto del mundo. El presidente tiene los índices de aprobación más bajos de cualquier presidente moderno (excepto Trump) en este momento, debido a que la inflación ha alcanzado niveles récord, el prestigio internacional de Estados Unidos está manchado tras la catastrófica retirada de Afganistán y una mayoría sustancial de americanos piensa que el país va en la dirección equivocada.

Rueda de prensa de Biden - El American
Biden ha obtenido unas cifras de aprobación extremadamente bajas durante su primer año como presidente (EFE)

Biden deslegitimó preventivamente las midterms

El Partido Demócrata ha dedicado gran cantidad de capital político a impulsar una revisión federal del sistema electoral americano, como respuesta a lo que han llamado los intentos sistemáticos del GOP de suprimir el voto de las minorías. El año pasado, Biden calificó la nueva ley electoral de Georgia de “Jim Crow 2.0” y afirmó falsamente que reduciría las horas de votación, y la semana pasada comparó a los republicanos que se oponen a destruir el Filibuster con el presidente de la Confederación o con el notorio segregacionista George Wallace. Este miércoles, el presidente Biden fue un paso más allá.

Cuando se le preguntó si las próximas elecciones de mitad de mandato serán libres y justas, dijo que la votación podría “ser fácilmente ilegítima” y que “la perspectiva de unas elecciones ilegítimas está en proporción directa a que seamos capaces de aprobar estas reformas”. Esencialmente, dijo que las elecciones intermedias sólo podrían ser completamente legítimas si el Congreso aprueba una reforma electoral partidista.

Paradójicamente, los demócratas han defendido el sistema electoral americano frente a las acusaciones del expresidente Trump, que ha puesto en duda la legitimidad de las elecciones de 2020. Si Biden cree que la democracia americana está en grave peligro, poner en duda, con meses de antelación, unas elecciones que su partido probablemente perderá, es una forma muy extraña de restaurar la confianza en el sistema democrático.

Rusia es la mayor ganadora de la rueda de prensa de Biden

Muchas de las preguntas dirigidas al presidente se centraron en la crisis en ciernes entre Rusia y Ucrania, donde Putin ha reunido a decenas de miles de soldados rusos y ha amenazado abiertamente con una agresión armada contra Kiev si Estados Unidos no accede a las exigencias del Kremlin. Las declaraciones de Biden, en lugar de aportar seguridad, han despertado una ruptura diplomática con Ucrania y han obligado a la Casa Blanca a hacer inmediatamente un control de daños pocos minutos después de la rueda de prensa. 

Aunque Biden dijo que Rusia sufriría severas sanciones si Putin decide lanzar una gran invasión en Ucrania, el presidente también dejó claro que cree que Moscú seguirá adelante y, también dejó la puerta abierta a una respuesta americana más suave si el ataque ruso es sólo una “incursión menor”. Biden dijo explícitamente que “una cosa es que sea una incursión menor y acabemos teniendo que pelearnos sobre qué hacer y qué no hacer, etcétera”.

Rusia ha concentrado miles de tropas cerca de la frontera ucraniana (EFE)

Las declaraciones fueron muy criticadas no sólo por los opositores internos de Biden, sino por la propia Ucrania, ya que un funcionario ucraniano le dijo a un periodista de CNN que los comentarios de Biden “dan luz verde a Putin para entrar en Ucrania a su antojo” y que el gobierno ucraniano estaba “escandalizado de que el presidente de Estados Unidos hiciera una distinción entre incursión e invasión”.

Pocos minutos después de que terminara la rueda de prensa de Biden, la Casa Blanca emitió un breve comunicado, en un evidente intento de control de daños, en el que aclaraba que “cualquier movimiento de las fuerzas militares rusas a través de la frontera ucraniana, es una nueva invasión, y se encontrará con una respuesta rápida, severa y unida de Estados Unidos y nuestros aliados”.

El presidente Biden se ha caracterizado por no ser demasiado abierto con la prensa, ya que ha dado muchas menos conferencias de prensa y entrevistas que sus predecesores. Si algo queda claro de la muestra del miércoles, es que 2022 probablemente no será tan diferente.

Daniel is a Political Science and Economics student from the University of South Florida. He worked as a congressional intern to Rep. Gus Bilirakis (FL-12) from January to May 2020. He also is the head of international analysis at Politiks // Daniel es un estudiante de Cs Políticas y Economía en la Universidad del Sur de la Florida. Trabajo como pasante legislativo para el Representate Gus Bilirakis (FL-12) desde enero hasta mayo del 2020. Daniel también es el jefe de análisis internacional de Politiks.

Deja una respuesta

Total
4
Share