fbpx
Saltar al contenido

3 verdades económicas que todos deberían saber

verdades económicas, El American

Available: English

[Read in English]

Hay un conocido dicho que afirma: “dato mata relato”. La verdad es que es al contrario. Podemos tener todos los datos, pero si hay un buen relato que asegure lo contrario, millones de personas preferirán ignorar la evidencia y se quedarán con la palabrería. Por eso es necesario que seamos claros con los temas que son verdades. En este artículo expondré tres verdades económicas que todos deberían conocer.

Antes de empezar, es necesario ponernos de acuerdo en los términos. Entendemos socialismo como la coacción del Estado en contra de la acción humana empresarial del individuo. De modo que si un país tiene altos niveles de intervención estatal e impide en gran medida la actividad económica de los individuos, que va desde ahorrar o vender su fuerza laboral a una empresa, hasta crear una compañía, entonces hablamos de un país socialista. En ese sentido, los países con menor libertad económica son socialistas, mientras los más libres son capitalistas.

El PIB per cápita promedio de los países con menor libertad económica es de $7,096, mientras el de los países con mayor libertad económica, es decir, los más capitalistas, es de $73,973. Los países con gran intervención estatal —altos niveles de socialismo— tienen un PIB per cápita promedio más de 10 veces menor al de los países capitalistas.

Aunque los defensores del socialismo a menudo se atreven a decir que el capitalismo solo beneficia a los más ricos, un mayor nivel de libertad económica beneficia a toda la sociedad. Cuando miramos específicamente lo que ocurre con el ingreso del 10 % más pobre de la población, dependiendo de si se encuentra en un país libre o en uno socialista, vemos que incluso las personas de menores ingresos viven considerablemente mejor en los países capitalistas que en los países estatistas.

El ingreso anual per cápita del 10 % más pobre de la población de los países menos libres es de $1,549, mientras que en los países con mayor libertad económica la cifra es de $14,400. De modo que una persona pobre en un país socialista gana hasta 9 veces menos que una persona pobre en un país capitalista.

"*" señala los campos obligatorios

Do you believe the FBI was planting evidence during the Mar-A-Lago raid?*
This poll gives you free access to our premium politics newsletter. Unsubscribe at any time.
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

Fuente: Economic Freedom of the World: 2021 Annual Report.

Los países con políticas socialistas no solo tienen mal desempeño en su economía, sino que también obtienen menores niveles en otras medidas de bienestar. Si miramos el comportamiento del Índice de Desarrollo Humano medido por las Naciones Unidas —que tiene en cuenta variables como esperanza de vida y educación— en países con políticas económicas socialistas frente a países con libertad económica vemos una diferencia considerable. Un mayor nivel de libertad económica se traduce no solo en mejor PIB per cápita, sino en mejor desempeño de múltiples variables que miden el bienestar de la sociedad.

Fuente: Heritage Foundation.

En el Índice de Libertad Económica del 2022, elaborado por Heritage Foundation, los últimos tres países de la lista, los más intervenidos y por lo tanto más socialistas, son Corea del Norte, Venezuela y Cuba. Los tres países llevan años sufriendo regímenes sanguinarios que han controlado toda la actividad económica de la población y han sumido a la mayoría de sus habitantes en la miseria.

Así como tratar de controlar la economía genera pobreza, permitir el libre desarrollo de la acción empresarial genera riqueza. Los países con mayor libertad económica tienen mayores ingresos. El PIB per cápita promedio de los países más libres es de $73,973, como mencionamos antes, más de 10 veces superior al de los países con altos niveles de intervención.

La explicación a esto es simple: la riqueza se crea. Si el gobierno permite la libre acción humana, es decir, el emprendimiento, el libre movimiento de recursos, el ahorro y la inversión, entonces, se genera riqueza. Mientras que si la visión de un gobierno es estancar la generación de riqueza poniendo impuestos y obstáculos a la actividad empresarial mientras se dedica a “repartir” la riqueza ya generada, inevitablemente la pobreza aumentará.

Fuente: Heritage Foundation.

Los países más capitalistas, por lo que se ha expuesto antes, ofrecen mayor nivel de prosperidad, mejores condiciones de bienestar y unas tasas de pobreza muy inferiores a las de los países estatistas. Según el reporte anual de Libertad Económica en el mundo, elaborado por el Fraser Institute, mientras que en los países menos libres se puede encontrar un 71,50 % de la población viviendo con $5,50 al día, en los países más libres solo el 4,53 % de la población vive con esa cifra o menos.

Fuente: Economic Freedom of the World: 2021 Annual Report.

Los países con mayor libertad económica, según el Index of Economic Freedom 2022, elaborado por Heritage Foundation, son: Nueva Zelanda, Luxemburgo, Irlanda, Suiza y, en primer lugar, Singapur.

La conclusión de las gráficas y datos que hemos visto hasta ahora es clara: hay una relación entre libertad económica y prosperidad. Prosperidad no solo en términos monetarios —que ya es una buena medida de bienestar—, sino también en otras variables de desarrollo humano. Numerosas investigaciones han analizado esta relación en detalle y casi sin excepción encuentran que los países con mayor libertad económica tienen mayor PIB per cápita y crecen más rápido.

Fuente: Heritage Foundation.

Finalmente, vale le la pena aclarar algunos asuntos que producen confusión, y aunque merecen un artículo completo y una explicación extensa, en este caso solo mencionaré la trampa que hay detrás de algunos argumentos en contra de la afirmación central de este texto, que no es más que la existencia de una clara relación entre capitalismo y prosperidad.

Hay quienes mencionan a algunos países que aparentemente son capitalistas y en los que hay pobreza, como supuesta prueba de que el capitalismo no funciona y produce miseria. Entre los extremos, los países menos libres (más socialistas) y los países más libres (más capitalistas), hay un largo recorrido. Hay países como Colombia o México, que la gente no identifica como socialistas y que tienen problemas importantes de pobreza. Pero esos países tampoco son capitalistas, están a mitad de camino. Por eso no tienen ni la riqueza de los más capitalistas, pero tampoco la miseria de un país como Venezuela, que está en los últimos puestos. Colombia se ubica en el puesto 60 y México en el 67 en el índice de libertad económica. Es un garrafal error considerar capitalista a un país con esa calificación. Que en estos países haya pobreza no es muestra de que el capitalismo no funciona, es muestra de que todavía tienen niveles de intervención muy altos y por eso siguen enfrentando importantes problemas económicos.

Otro supuesto argumento en contra de la relación planteada en este artículo es que los países nórdicos son socialistas y son prósperos. Solo hace falta mirar un poco los datos para darse cuenta de lo absurdo que es ese planteamiento. Los países nórdicos tienen unas de las tasas de impuestos a empresas más bajas del mundo, también se destacan por la mínima regulación a la actividad empresarial. Varios de estos países ni siquiera tienen salario mínimo. La base de la prosperidad de estos países es que han entendido la clave del capitalismo: la riqueza viene del sector privado, por eso hay que darle libertad.

Vanessa Vallejo. Co-editor-in-chief of El American. Economist. Podcaster. Political and economic analysis of America. Colombian exile in the United States // Vanessa Vallejo. Co-editora en jefe de El American. Economista. Podcaster. Análisis político y económico de América. Colombiana exiliada en EE. UU.

Total
143
Share