fbpx
5 casos de censura y discriminación contra rusos que no afectan a Vladimir Putin

5 casos de censura y discriminación contra rusos que no afectan a Vladimir Putin

La cultura de la cancelación occidental se ha ensañado con artistas, deportistas y ciudadanos rusos, quienes ahora pagan el precio de las decisiones del régimen de Putin

[Read in English]

Luego de la invasión contra Ucrania ordenada por Vladimir Putin, Rusia se convirtió, para el mundo occidental, en una suerte de paria. Hubo varios frentes que abrió Occidente contra Rusia: el político, el económico y, en última instancia, el cultural. En Europa, particularmente, hubo países como Francia que tomaron una postura institucional severa para romper relaciones con todo lo que esté relacionado a la cultura rusa. Reino Unido dijo que la batalla cultural es un frente abierto en esta guerra. Y quienes se han visto principalmente perjudicados son, nada más y nada menos, que los artistas rusos.

Este tema se ha vuelto tremendamente controversial. El diario español ABC recabó varios casos de censura contra artistas rusos y también testimonios de varios filósofos como Gabriel Albiac, Javier Gomá o Fernando Savater, quienes opinaron al respecto de este fenómeno político-cultural que se da en Europa, donde la cultura de la cancelación está siendo utilizada “para luchar contra Rusia”. Todo esto en un contexto tan particular: la invasión contra un país soberano por parte de una potencia nuclear.

Sin embargo, aunque haya muchas sanciones económicas y casos particulares que son efectivos para apoyar a Ucrania (como ir a por los activos en Occidente de los burgueses rusos aliados del Kremlin), hay algunas decisiones que simplemente carecen de sentido y tienen carácter discriminatorio, pues no afectan en nada al régimen de Putin y sí al ciudadano común o a los artistas rusos.

Netrebko y la crítica insuficiente

La soprano rusa Anna Netrebko, quien ha sido asociada a la figura de Putin, condenó la guerra iniciada por Rusia, pero, aun así, fue cancelada de la Ópera Metropolitana de Nueva York. «Me opongo a esta guerra. Soy rusa y amo a mi país, pero tengo muchos amigos en Ucrania y el dolor y el sufrimiento ahora mismo me rompen el corazón», dijo Netrebko en Instagram. No fue suficiente para sortear la cultura de la cancelación.

Should Biden Take a Cognitive Test to Remain in Office?*
This poll gives you free access to our premium politics newsletter. Unsubscribe at any time.
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

La soprano, además del Ópera Met, también rompió todos sus compromisos con La Scala de Milán, la Ópera de Zúrich y la Elbphilharmonie de Hamburgo. Básicamente, su carrera se ha visto duramente afectada por no ser lo suficientemente dura con Putin. El paradigma de separar al artista de su obra, aparentemente, murió, pues el de Netrebko es uno de los tantos casos de cancelación contra artistas rusos.

La soprano ruso-austríaca Anna Netrebko (izq.) actúa con el tenor español Plácido Domingo (dcha.) durante un concierto de gala en el Palacio del Kremlin en Moscú, Rusia, el 18 de septiembre de 2021, para celebrar su 50º cumpleaños. (EFE)

No solo las estrellas son canceladas

Quizás la cercanía con Putin de las estrellas rusas consagradas explique de alguna forma la cancelación en su contra. Sin embargo, ¿por qué se cancela a los artistas rusos que no son cercanos a Putin y recién empiezan su carrera?

Alexander Malofeev, un prodigioso pianista ruso de apenas veinte años, estaba preparando su primer gran presentación en la Orquesta Sinfónica de Montreal (OSM) para los días 9, 10 y 13 de marzo; sin embargo, ucranianos residentes en Montreal enviaron un correo electrónico para quejarse contra la Sinfónica que decidió cancelar a Malofeev.



El joven ruso, al igual que otros artistas, se posicionó contra la invasión rusa a Ucrania en sus redes sociales. “La verdad es que todos los rusos se sentirán culpables durante décadas por la terrible y sangrienta decisión en la que ninguno de nosotros pudo influir ni predecir”, escribió el pianista. Tampoco fue suficiente para esquivar la censura.

El castigo a los freelances rusos

El pasado lunes, 7 de marzo, la plataforma de trabajo freelance Upwork Inc (UPWK.O) dejó de funcionar en Rusia y Bielorrusia uniéndose a las decenas de compañías occidentales que han dejado de operar en los dos países eslavos. Con ello, miles de freelances rusos se quedaron sin su fuente de ingresos.

La pregunta es: ¿cómo esto se supone que afecta a Vladimir Putin o su régimen? Porque, en definitiva, se está dejando sin sustento a los rusos que justamente padecen a diario las políticas del gobierno ruso. Personas comunes, con bajos salarios al mes.

Otras compañías tecnológicas que se fueron de Rusia fueron Netflix y Twitch. En el caso de la segunda, los streamers rusos también se han quedado sin una forma de generar ganancias.


“No atenderemos a ciudadanos rusos”

De acuerdo con una exclusiva de la agencia alemana de noticias RLT, una clínica privada en Múnich —para mostrar su apoyo al pueblo ucraniano— anunció que no atenderían más a ciudadanos bielorrusos y rusos en sus instalaciones.

“La invasión del ejército ruso con la ayuda del gobierno bielorruso es condenada por nosotros en los términos más fuertes posibles”, dice una misiva revelada por RLT. “Por lo tanto, no atenderemos a ningún ciudadano ruso o bielorruso con efecto inmediato y hasta nuevo aviso”.

Este no es más que un simple caso de discriminación contra los ciudadanos rusos y bielorrusos en el exterior que fue rechazado ampliamente en redes sociales haciendo rectificar a la clínica.

Sin embargo, no es un caso aislado en Occidente, pues el rechazo hacia la invasión ordenada por Putin generó también escenas de persecución contra rusos. Por ejemplo, en New York, y a pesar de su inequívoca condena a la invasión rusa, varios restaurantes cuyos propietarios son rusos fueron vandalizados. Asimismo, parte de su personal fue acosado e insultado por el mero hecho de tener ascendencia rusa. Un hecho que demuestra parte de la rusofobia que se generó en Occidente en las últimas semanas.

La cancelación de la historia

Hace unos días, Fiódor Dostoievski, probablemente la pluma literaria rusa más brillante de la historia, se salvó de un par de intentos de cancelación en Italia; sin embargo, quien no se salvó de la censura fue el histórico compositor ruso Pyotr Ilyich Tchaikovsky, pues la Orquesta Filarmónica de Cardiff decidió eliminar la presentación de La Obertura 1812 de Tchaikovsky de sus próximos conciertos.

“A la luz de la reciente invasión rusa de Ucrania, la Orquesta Filarmónica de Cardiff, con el acuerdo del St David’s Hall, considera que el programa previamente anunciado, que incluía la Obertura 1812, es inapropiado en este momento. La orquesta espera que sigan apoyándoles y que disfruten del programa revisado”, señaló en su web la Orquesta, que decidió, nada más y nada menos, que cancelar a uno de los más grandes compositores de toda la historia.

La decisión de cancelar a Tchaikovsky no solo es discriminatoria contra la cultura rusa, sino también bastante estúpida cuando se repasa la vida del compositor ruso, pues el hombre no solo vivió en Ucrania durante mucho tiempo, sino que amaba este país.

Los bailarines Thea Martin (C) como Odette y Laurent Le Gall (L) como Siegfried actúan durante el ensayo general del ballet ‘El lago de los cisnes’ de Piotr Tchaikovsky en el Nuevo Escenario del Teatro Bolshoi en Moscú, Rusia, el 16 de noviembre de 2021. (EFE)

Los rusos no se merecen esto

Ya es bastante malo tener que vivir en una autocracia o haber tenido que dejar tu país para que, encima, el mundo te empiece a juzgar por lo que hizo tu presidente o por tu nacionalidad. No, los rusos no merecen ser perseguidos, ni censurados ni castigados por ser rusos; es una locura el solo hecho de tener que explicarlo.

Hoy los rusos, desafortunadamente, se están quedando sin fuentes de trabajo en medio de una brutal crisis económica que se les avecina. Sus equipos y seleccionados nacionales no pueden jugar internacionalmente. Las empresas de entretenimiento ya no operarán en Rusia. En algunas partes de Occidente se les insulta y discrimina. Y su cultura está sufriendo la censura de quienes dicen defender la libertad. Esto no solo daña a los rusos inocentes, sino que no le perjudica nada a Vladimir Putin, quien incluso ve con buenos ojos este fenómeno, pues lo explotará para impulsar su propia narrativa puertas dentro, intentando exacerbar el nacionalismo ruso.

Previous Article
ONU alerta sobre el uso de bombas de racimo por parte del Ejército ruso contra Ucrania

ONU alerta sobre el uso de bombas de racimo por parte del Ejército ruso contra Ucrania

Next Article
chris cuomo

Correos electrónicos revelan que Chris Cuomo era parte del equipo de relaciones públicas de su hermano Andrew Cuomo

Related Posts
Total
2
Share