fbpx
Impuesto a la riqueza

5 preguntas y respuestas para entender el peligro del impuesto a la riqueza

Martín Litwak explica para El American qué es el impuesto a la riqueza y cuáles son sus peligros

[Read in english]

«Cuando el río suena, piedras lleva», es lo que dice el refrán. Ante la posibilidad latente de que Joe Biden desembarque en la Casa Blanca, existe una preocupación bastante grande dentro de los sectores financieros y económicos, y tiene que ver con el peligroso impuesto a la riqueza. Una tributación que, según Martín Litwak, abogado argentino especializado en planificación patrimonial y el área impositiva, terminará golpeando más a las personas con menos recursos en lugar de a “los ricos”. Además desalienta la inversión y el ahorro, sin generarle casi réditos al fisco a mediano o largo plazo.

Emmanuel Alejandro Rondón: Cómo abogado y una persona especializada en el rubro de planificación patrimonial, ¿qué opina sobre el impuesto a la riqueza?

Martín Litwak: Como abogado que busca proteger los activos de sus clientes, cualquier impuesto me parece negativo o un mal necesario. Hay cuatro tipos: impuesto a la ganancia e impuesto al consumo que, de alguna manera son los menos malos, porque cualquier país los tiene y los tiene bien pensados y estructurados; después tenemos el impuesto a las transacciones, que no está bueno porque desalienta la inversión; y por último los impuestos al patrimonio, que son los peores de todos porque no fomentan el ahorro, no fomentan la inversión y, por ende, tampoco el crecimiento, no fomenta el empleo y cualquiera de estos impuestos termina perjudicando al que menos tiene.

El impuesto a la riqueza está en esa última categoría junto al impuesto a las concesiones. Son dos muy malos impuestos que lo que hacen es desalentar el crecimiento de un país. Entonces, en el corto plazo, si lo pagan los más ricos, pero inmediatamente después lo termina pagando el empleado con relación de dependencia y no el millonario o el que tiene todo el tema económico resuelto.

Emmanuel Alejandro Rondón: Argentina es, como usted bien señala en sus libros y artículos, un infierno tributario. Es decir, un país que contra todo sentido lógico y económico pone impuestos a mansalva a sus ciudadanos. Ahora hay un nuevo impuesto a la riqueza que está a nada de ser aprobado en el Senado. ¿Cómo afectaría este impuesto a la economía argentina?

Martín Litwak: Argentina, como bien lo dijiste, ya hace un montón no tiene margen para impuestos. El esfuerzo fiscal, que es el concepto importante que muestra cuánto tiene que trabajar una persona para pagar impuestos en Argentina, es récord absoluto en cualquier país del mundo. La presión fiscal no importa, porque eso mide o vincula el PBI [producto interno bruto] con la recaudación, pero no tiene en cuenta lo que le toma a un argentino, en este caso, pagar ese impuesto.

Argentina está totalmente excedida de impuestos. Y lo que va a pasar es lo que te dije anteriormente. En primer lugar, “el rico”, estamos hablando de una persona que tiene un millón y medio o dos millones de dólares, que está muy bien, pero no es una persona con una gran fortuna como uno está pensando acá en Estados Unidos.

Ese impuesto no va destinado a un Bill Gates, un Jeff Bezos, no. El impuesto está destinado a una persona de clase media alta y lo que va a hacer es desalentar el ahorro. Esta persona va a decir: “¿de qué me sirve ahorra si me viene un impuesto? Mejor no ahorro, mejor gasto”; y el gasto no sirve para nada, no es una inversión.

Entonces lo único que se genera es que la gente o no lo pague, o se estructure y de alguna manera lo eluda, o gasta plata en lugar de ahorrar. No es bueno para el fisco porque no es un impuesto que vaya a recaudar mucho, y es malo para la gente.

Por otro lado, para terminar de responder esta pregunta, todos sabemos que la economía de un país no es una serie de compartimientos estancos, sino que son pasos comunicantes. Yo como gobierno no puedo determinar quién pagará los impuestos, salvo inicialmente. Pero nunca puedo determinar quien tendrá la carga de ese impuesto.

Si yo a un “rico” que produce, por ejemplo, neumáticos para el auto le pongo un impuesto más alto, igual ese señor va a subir sus precios porque va a decir: “Mira, yo para vivir como vivía, ese impuesto de equis por ciento se lo pongo al neumático” y se acabó el asunto.

EE. UU. y el peligro de un impuesto a la riqueza en plena pandemia

Emmanuel Alejandro Rondón: Yendo por esa senda, estos impuestos se ven sobre todo en los infiernos tributarios como Argentina y, si bien faltan disputas legales en varios estados péndulares, parece que el próximo presidente de los Estados Unidos será Joe Biden. Se ha reportado que bajo una administración del demócrata se intentaría imponer un impuesto a la riqueza. ¿Sería el mismo impuesto que vemos en estos infiernos tributarios?

Martín Litwak: Es básicamente lo mismo. Hay dos impuestos de los que vienen hablando los demócratas durante la campaña: uno es el impuesto a la riqueza, que acá, a priori, sí lo pagarían las primeras grandes fortunas al contrario de Argentina, pero el efecto es el mismo: es un impuesto que va en contra del ahorro y desalienta la inversión.

Eso por un lado. Por el otro, está la idea de subir la carga impositiva del impuesto a la ganancia para aquellas personas que ganan más de 400,000 dólares. Ahí se está castigando a la gente que más invierte en el país, que más trabajo da, que más arriesga, que más presta; lo cual es bastante tonto como concepto.

Entonces, son dos malos impuestos. De hecho, el impuesto a la ganancia personal es el bracket más alto con 37.9 %. Deberían pensar en bajarlo, no en subirlo. La reforma fiscal de Trump en eso quedó inconclusa, bajó mucho el impuesto corporativo a las ganancias, a 21 %, pero no bajó el impuesto a las ganancias de las personas físicas, los individuos.

Impuesto a la riqueza, Joe Biden
Existe la preocupación de que llegue a EE. UU. el impuesto a la riqueza bajo una administración Biden. (Flickr)

Emmanuel Alejandro Rondón: Con una recesión global, con una crisis económica, ¿qué tan beneficioso o contraproducente puede ser un impuesto a la riqueza?

Martín Litwak: Nunca es un buen momento para implementar este tipo de impuestos, y en época de recesión mucho menos, porque necesitas inversión para mover la economía. Y algo preocupante, que lo comenté el otro día en Twitter, esta pandemia está generando una ola de aumentos de impuestos. Incluso países que los bajaron al principio están pensando en subirlos.

Esto deja una ola de países que quieren imponer el impuesto a la riqueza, el cual se estaba eliminando en todo el mundo en los noventa, en los 2000, 2010; son tres décadas en que el impuesto se estaba eliminando de todos lados. Por ejemplo, en su momento de 14 países que estaban en la OCDE solo 4 lo tenían, es decir la tendencia siempre hacia que se elimine.

Pero de pronto empieza el rumor en EE. UU., hay un proyecto de media sanción en la cámara de diputados en Argentina, hay proyectos presentados en Bolivia, Chile y Perú; y si esto pasa, si realmente la tendencia es una subida de impuestos, especialmente de impuestos al patrimonio, la pandemia nos está dejando la semilla de la próxima crisis económica global. Que no va a ser una crisis ni de hipotecas, ni de deudas, va a ser una crisis de falta de inversión.

Emmanuel Alejandro Rondón: Por último, ¿existe alguna posibilidad de que el impuesto a la riqueza beneficie a EE. UU. o a cualquier otro país que lo implemente?  

Martín Litwak: En el muy corto plazo va a beneficiar a países como EE. UU., donde hay un gran stock de riqueza. O sea, eso que ni siquiera va a pasar en Argentina, donde la primera recaudación no será importante, en EE. UU. sí lo será y va a traer cierto alivio a las arcas del Estado.

Pero no nos olvidemos que lo que está pensando y proponiendo Biden es aumentar el gasto, sobre todo en salud. Con lo cual, si vas a aumentar la recaudación para aumentar el gasto, en definitiva, el resultado es neutro o puede llegar a ser negativo.

Entonces va a ser positivo si no aumentan el gasto y entra un flujo de plata al Estado. Pero si aumentas el gasto y sigues aumentando y gastando no tiene mucho sentido, no hay impuesto que alcance.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
precios medicamentos

Trump reducirá precios de medicamentos: un arma de doble filo para estadounidenses

Next Article
Lgbtq para niños

Los niños: nuevas víctimas de la guerra cultural y el adoctrinamiento progresista

Related Posts
Total
0
Share