fbpx

a-team palmero volcán

A-TEAM: el grupo de héroes anónimos que se enfrentó al volcán y al gobierno en España para salvar a unos perros de la lava

El mensaje que ha enviado al mundo el “A-Team palmero” es que la iniciativa privada llega a todas partes

La reciente —y aún en curso— erupción del volcán en la isla canaria de La Palma está dejando historias desoladoras de personas que lo han perdido absolutamente todo con esta tragedia. Pero entre tanto drama, la catástrofe también nos ha traído historias optimistas que reconfortan, y que nos muestran la cara más bondadosa del ser humano, como es la del autodenominado “A-Team palmero”, un grupo de ciudadanos anónimos que, ante la desidia e inoperancia del gobierno, se pusieron de acuerdo para rescatar por sus propios medios a unos perros que habían quedado atrapados entre la lava.

El pasado 19 de septiembre entró en erupción el volcán situado en el parque natural de Cumbre Vieja —en la isla española de La Palma— y desde entonces no ha cesado de escupir lava que ha devorado las casas y enseres de miles de personas que han tenido que ser evacuadas. Afortunadamente, hasta el momento no ha habido que lamentar pérdidas de vidas humanas, pero pasados unos días desde la explosión —gracias a las imágenes aéreas de drones que sobrevuelan constantemente la zona— se descubrió que una media docena de perros había buscado refugio en un estanque vacío, quedando allí atrapados por ser un lugar inaccesible al estar rodeado de lava.

Las imágenes de estos perros de caza luchando por salvar su vida conmovieron a la opinión pública, y se llevaron a cabo varias campañas de recogida de comida, que se hacía llegar a los canes a través de drones ligeros. También una empresa de drones de Galicia ofreció su ayuda desinteresada, ideando un procedimiento pionero de drones de carga equipados con cuerdas y redes.

Autoridades, expertos y medios de comunicación sostenían que su rescate resultaría muy difícil, casi imposible, aunque aseguraban estar trabajando en ello. Sobre todo, las autoridades insistían en recordar que los perros se encontraban en una zona de exclusión, estando totalmente prohibido el acceso sin un permiso oficial.

Pasaban los días y la situación de los animales iba empeorando, con evidentes señales de estar cada vez más debilitados por la desnutrición, el calor, los gases, y el propio aislamiento. La operación de rescate se iba posponiendo, frenada por un aparente infierno burocrático de permisos, formularios y funcionarios públicos incapaces de tomar una decisión.

a-team palmero 3 tweet
Captura de un tercer tuit (posteriormente borrado por la empresa). Fuente: Twitter

Tras casi un mes de espera, cuando en la mañana del 21 de octubre parecía que por fin iba a llevarse a cabo la operación público-privada de rescate, las cámaras de los drones gallegos no encontraron rastro de los podencos. Entre el desconcierto por su ausencia, y la indignación por el retraso  —que hacían temer lo peor— la empresa informó de que los drones habían detectado huellas humanas frescas en la zona, lo cual avivó la esperanza y desencadenó todo tipo de especulaciones.

Por fin, tras horas de incertidumbre, se reveló en una de las paredes del estanque una pancarta que al parecer el viento había hecho que quedase tapada inicialmente, y que decía: “Fuerza La Palma. Los perros están bien. A-Team”.

El “A-Team palmero”, un grupo de ciudadanos privados y anónimos, probablemente hartos de los retrasos y desidia por parte de las autoridades, se había colado en la zona de exclusión durante la noche, con sus propios medios, atravesando de ida y vuelta varios centenares de metros de coladas de lava ardiente, y habían rescatado a los perros sin que nadie se enterara hasta la mañana siguiente, cuando se descubrió el mensaje que habían dejado.

El nombre de “A-Team palmero” elegido por los rescatadores no pudo ser más adecuado. En los años ’80, la serie de televisión de “The A-Team” se convirtió en un fenómeno cultural. Todos recordamos las historias de este grupo de prófugos acusados por un crimen que no habían cometido, y que recorrían América huyendo del gobierno, mientras ayudaban a pequeñas comunidades a arreglar los problemas que las autoridades eran incapaces de resolver, o que en no pocas ocasiones eran provocados por las propias autoridades locales corruptas.

El “A-Team palmero” ha demostrado tener la misma capacidad para conseguir que “los planes salgan bien” que el ficticio grupo de mercenarios liderados por Hannibal Smith, pero sobre todo, coinciden en el mensaje que lanzan de que la iniciativa privada es infinitamente mejor que la intervención pública.

Reacciones al rescate del A-Team palmero

Como era de esperar, la reacción gubernamental ha sido la de amenazar con imputación de delitos y multas a los rescatadores del “A-Team palmero”, quienes han tenido que entregar a los perros de forma anónima a distintos veterinarios para no sufrir represalias. Mientras tanto, algunos medios de comunicación oficialistas y organizaciones no gubernamentales —pero seguramente sí subvencionadas— se han dedicado a difundir dudas sembradas sobre el “A-Team palmero”, a quienes estarían acusando de ser cazadores queriendo ocultar que habían abandonado a sus perros a la suerte.

¿Por qué esta animadversión hacia el “A-Team palmero”, si son solo unos ciudadanos que más bien merecen ser homenajeados por su gesto de heroísmo y compasión hacia unos animalitos inocentes e indefensos?

Porque el gobierno odia la competencia y no le gusta que lo desafíen. Sobre todo, cuando la iniciativa privada consigue de forma mucho mejor y más eficiente incluso las funciones que el gobierno se arroga en exclusiva.

Si le preguntamos a una persona de izquierda sobre la intervención del gobierno, probablemente dirá que le parece poca, y defenderá que el gobierno se encargue de cada vez más cosas. Pero incluso entre las personas menos izquierdistas, podemos encontrar este discurso de que el gobierno ha de controlar ciertas actividades por considerarlas estratégicas, o que tiene que intervenir allí donde —dicen— no llega la iniciativa privada.

El mensaje que ha enviado al mundo el “A-Team palmero” es que la iniciativa privada llega a todas partes. Incluso es capaz de literalmente atravesar la lava ardiente de forma desinteresada y arriesgando su vida, con tal de salvar a unos pobres perritos que habían quedado al borde de la muerte mientras esperaban la ayuda del gobierno.

“En 2021, algunos de los mejores hombres de La Palma, que formaban un comando fueron perseguidos por un falso delito. Hoy, buscados todavía por el gobierno, sobreviven como héroes anónimos. Si tiene usted algún problema y si los encuentra, quizá pueda contratarlos”.

Vídeo homenaje al “A-Team palmero”.
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
negociado gobierno el american newsroom puerto rico

Puerto Rico: Negociado de Energía no aprobará nuevos aumentos a la factura eléctrica en 2021

Next Article
Fentanilo, El American

El fentanilo no es una droga más, está matando por miles

Related Posts
Total
7
Share