fbpx

Cómo la abolición del filibuster debilitaría la democracia americana

La defensa del filibuster fue explicada de forma elocuente hace unos años por quienes hoy buscan eliminarlo

[Read in English]

El pasado martes, el presidente Joe Biden pronunció un discurso en el que anunció su intención de presionar al Congreso para que suprima el filibuster y así lograr que el Senado apruebe con su mayoría de un solo escaño su revisión del sistema electoral. Biden enmarcó la cuestión como una de las últimas defensas de la democracia americana, diciendo que el apoyo a esta la defenderá de los “enemigos —extranjeros y, sí, domésticos”. Hay un problema con este razonamiento. No tiene ningún sentido.

El razonamiento de Biden se basa en un principio y una acción. El principio es que la mayor amenaza para la democracia viene en forma de leyes electorales respaldadas por el GOP que tienen el objetivo de crear un “Jim Crow 2.0” y suprimir el voto de las minorías. Biden sostiene que “debemos permanecer unidos para asegurarnos de que el 6 de enero no marque el fin de la democracia, sino el comienzo de un renacimiento” de ella. La medida que hay que tomar para resolver este problema es suprimir el obstruccionismo y aprobar un proyecto de ley de gran alcance para estandarizar las reglas electorales en todo el país. Si hacemos eso, la democracia se salvará.

Filibuster - Biden - El American
Biden pronunció un discurso en el que instó al Senado a deshacerse del filibuster. (EFE)

Las leyes electorales del Partido Republicano no causaron los disturbios del 6 de enero

Los disturbios del año pasado mostraron algunos puntos débiles del sistema republicano que tal vez haya que arreglar para garantizar que las próximas elecciones acaben en un traspaso de poder pacífico y ordenado. Sin embargo, el caos del 6 de enero tuvo poco que ver con las leyes electorales de Arizona, Florida o Georgia. Los manifestantes no entraron a los pasillos del Congreso porque en Atlanta, Georgia, los trabajadores electorales locales les pidieran a los votantes identificaciones con foto.

No, el motín del 6 de enero se produjo (en parte) debido a una legislación anticuada y arcana (la Ley de Recuento Electoral) que regula de forma tan imprecisa el proceso de recuento electoral que permite a algunos creer que las elecciones pueden ser anuladas si se presiona a suficientes senadores. Convertir en ley la última lista de deseos de los demócratas no contribuirá en nada a resolver esta cuestión.

Además, algunas de las medidas que los demócratas han comparado con las peores de la historia del país, en realidad tienen poco efecto en la participación de las minorías. Por ejemplo, Georgia introdujo leyes estrictas de identificación de votantes en 2008, y la investigación mostró que aunque la ley “redujo la participación en alrededor de cuatro décimas de punto porcentual en 2008 […] no encontramos pruebas empíricas que sugieran que haya un componente racial o étnico en este efecto de supresión”. Además, un estudio exhaustivo sobre las leyes de identificación de los votantes en todo el país concluyó que no tienen un efecto significativo en limitar la participación electoral de las minorías.

Will the new Press Secretary be just as awful as Jen Psaki?*
This poll gives you free access to our premium politics newsletter. Unsubscribe at any time.
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

filibuster
Destruir el filibuster no hará nada para restaurar la confianza de los americanos en el sistema democrático. (EFE)

Destruir el filibuster volverá para atormentar a los demócratas en el futuro

No solo el principio del argumento de Biden es erróneo, sino que su enfoque hará mucho más daño que bien a la salud del sistema americano y probablemente será una medida desastrosa a largo plazo para los propios demócratas.

La defensa del filibuster fue explicada de forma muy elocuente hace unos años, no por el representante de la minoría del Senado Mitch McConnell (R-KY), ni por el expresidente Donald Trump, quienes también querían suprimirlo, sino por los mismos que hoy impulsan su abolición.

El líder de la mayoría del Senado, Chuck Schumer (D-NY), dijo en 2005 que los intentos por eliminar el obstruccionismo “sumirían a este Senado, a esta ciudad y a este país en una crisis constitucional, en el fin de lo que queda de la cortesía en el Senado, que es el órgano al que le queda al menos algo de cortesía”. También citó a un autor conservador en ese discurso, que dijo que “Eviscerar el filibuster violaría el espíritu de la Constitución y pondría en peligro nuestros derechos como individuos contra el excesivo poder gubernamental”.



Senado aprueba 250.000 millones de dólares para desarrollar tecnología y competir con China
El líder de la mayoría del Senado, Chuck Schumer, impulsa la eliminación del filibuster, pero en el pasado fue uno de sus defensores. (EFE)

Eliminar el filibuster no solo sería un giro de 180 grados por parte de los pesos pesados demócratas, sino que también sería una jugada política muy tonta a largo plazo. Como muchos progresistas han admitido, los republicanos tienen ventaja sobre los demócratas para mantener la mayoría en el Senado, ya que el GOP ha estado superando a los demócratas en las zonas rurales. Lo más probable es que los republicanos sean mayoría, y los demócratas lamentarán el día en que decidieron regalar todo el poder de la minoría mientras el GOP aprueba toda la legislación que quiere.

De hecho, ya lo han hecho. En 2013, el entonces líder de la mayoría del Senado, Harry Reid, eliminó el filibuster para las nominaciones judiciales, apenas unos años después, los republicanos utilizaron la misma táctica para confirmar a tres nominados al tribunal supremo. El propio Schumer dijo en 2017 que lamentaba la decisión de Reid de dinamitar el filibuster, aunque parece que ahora lo ha olvidado convenientemente.

Como ilustró magistralmente César Ybarra, director de Asuntos Legislativos de Freedom Works, en comentarios para El American: “Encuentras numerosos ejemplos de demócratas como el presidente Biden y el líder Schumer contradiciéndose con su pasada defensa del filibuster. Ahora, parecen dispuestos a hacer cualquier cosa y todo para mantener el poder en Washington. Es casi seguro que cambiarán de tono en cuanto el GOP recupere sus mayorías”.

Destruir el filibuster no hará absolutamente nada para tranquilizar la confianza de los americanos en el sistema. Como dijo el senador Mitt Romney (R-UT) en su discurso en defensa del filibuster, si los demócratas deciden reescribir fundamentalmente las reglas electorales en todo el país a través de la mayoría más exigua posible en el Senado, solo aumentará la división y la ira en el país.


Destruir el filibuster para aprobar un proyecto de ley electoral partidista en todo el país no fortalecerá la fe en la democracia americana, sino que la dañará irremediablemente.

Previous Article
Serbia rechaza la arbitrariedad de Australia con Djokovic: lo invitaron para después revocarle el visado

Serbia rechaza la arbitrariedad de Australia con Djokovic: lo invitaron para después revocarle el visado

Next Article
Demócratas, El American

Encuesta: mayoría de demócratas aprueba que se multe o encarcele a quienes critiquen las vacunas

Related Posts
Total
2
Share