fbpx
Saltar al contenido

El abuso del dinero es la raíz de muchos males – Parte 1

Abuse of Money is the Root of Much Evil – Part 1

Available: English

[Read in English]

En los años 70, el congresista neoyorquino y posterior candidato a la vicepresidencia, Jack Kemp, criticó duramente las políticas del presidente Jimmy Carter que producían la subida de los precios. Kemp dijo que la administración Carter era tan despistada que sus funcionarios aparentemente pensaban que “la inflación era causada por muchas, muchas, cosas diferentes, todas las cuales actúan e interactúan de manera extraña y misteriosa”.

Carter y sus secuaces señalaron con el dedo a los jeques del petróleo, a las tarjetas de crédito, a los dependientes de las tiendas, etc. La lista de Joe Biden de causantes de la inflación es igual de tediosa y risible: Putin, las compañías petroleras, los especuladores de precios, los republicanos y la incapacidad del Congreso para aprobar todos sus monstruosos proyectos de ley de gastos inflacionarios. El objetivo es el mismo: hacer que busques en todos los lugares equivocados mientras sus políticas te muerden en el trasero.

Si San Patricio realmente expulsó a las serpientes de Irlanda, deberíamos nombrarlo presidente para que haga lo mismo en Washington.

Los economistas Ludwig von Mises y Milton Friedman, aunque ciertamente tenían sus diferencias, ofrecieron observaciones mucho más sabias sobre la inflación. Mises la definió como “un aumento de la cantidad de dinero sin un aumento correspondiente de la demanda de dinero, es decir, de las tenencias de efectivo”. Friedman dijo que era “siempre y en todas partes un fenómeno monetario”.

Piénsalo así: quien está a cargo del dinero y el crédito (el gobierno y el sistema bancario que orquesta) amplía la oferta. Los tipos de interés bajan al principio y comienza una burbuja económica. Si la expansión del dinero y el crédito es lo suficientemente grande, y se prolonga lo suficiente, los precios de la economía acabarán subiendo. El aumento de los precios no es la inflación; es una consecuencia de la inflación. Entonces, cuando las autoridades intentan frenar la subida de precios que su creación de dinero y crédito ha provocado, suben los tipos de interés y provocan una recesión o una depresión.

"*" señala los campos obligatorios

Is the Mar-A-Lago raid an unjust witch hunt?*
This poll gives you free access to our premium politics newsletter. Unsubscribe at any time.
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

Es lo mismo que ocurre con el clima. Llueve y las calles se mojan. Las calles mojadas no son la causa de la lluvia, como tampoco el aumento de los precios es la causa de la inflación. Son una consecuencia, no el origen.

Las citas estúpidas de los funcionarios siguen llegando. Justo el mes pasado, en un foro de banca central en Portugal, el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, dijo esto con cara de circunstancias: “Creo que ahora entendemos mejor lo poco que entendemos sobre la inflación. Esto era imprevisible”.

¿Imprevisible? ¿Cuál es la dirección de esa cueva en la que vive Powell? Esta racha de subidas de precios fue pronosticada por un montón de economistas, incluido yo en este artículo para El American hace 16 meses.

El error, el engaño y los estragos son plagas en la larga historia del dinero, pero no por la cosa en sí. El dinero, después de todo, es una invención notable e indispensable del mercado, un medio de intercambio que facilita el comercio de maneras complejas que el simple trueque nunca podría hacer. Es su abuso lo que crea problemas, como señaló John Adams en una carta a Thomas Jefferson en 1787:

Todas las perplejidades, confusiones y angustias en América surgen, no de defectos en su constitución o confederación, ni de la falta de honor o virtud, sino de la ignorancia absoluta de la naturaleza de la moneda, el crédito y la circulación.

Para los lectores interesados que quieran explorar la fascinante historia del dinero, ver las lecturas sugeridas debajo de este ensayo. Mientras tanto, permítanme presentar algunos de los comentarios más instructivos que se han hecho sobre el tema.

Rara vez cito al economista británico John Maynard Keynes. Era prolífico, pero a menudo se equivocaba. Sin embargo, sabía que el gobierno podía provocar el caos inflando la oferta monetaria:

No hay un medio más sutil y seguro de trastornar las bases de la sociedad que el de debilitar la moneda. El proceso pone todas las fuerzas ocultas de la ley económica del lado de la destrucción, y lo hace de una manera que ni un hombre entre un millón es capaz de diagnosticar.

Los gobiernos corrompen el dinero imprimiendo demasiado, o reduciendo el contenido de metal precioso de la moneda, u otros medios de envilecimiento. Un ejemplo especialmente interesante proviene de la Europa del siglo XVII, durante la Guerra de los Treinta Años. Puede conocerlo aquí.

Una de las falacias perdurables sobre el dinero es que debe ser un deber del gobierno proporcionarlo (a pesar del lamentable historial del gobierno). Nunca nos libraremos de las inflaciones o deflaciones destructivas hasta que no arrojemos ese pedazo de baratija a la hoguera. El economista Murray Rothbard expresó la alternativa de forma sucinta:

La libertad puede dirigir un sistema monetario de forma tan excelente como dirige el resto de la economía.

Imagina que el pan se proporcionara de la misma manera que nuestro dinero. Tendríamos un monopolio gubernamental del pan supervisado por una Junta Federal del Pan. Sus miembros, nombrados por el presidente, decidirían la cantidad de pan que debe suministrarse. Sería el patio de recreo de un planificador central, pero la pesadilla de todo consumidor. Se produciría escasez, excedentes y chanchullos políticos de todo tipo.

Pero, afortunadamente, el pan es suministrado por el mercado, por múltiples empresas privadas que compiten entre sí. Hay muchas maneras, tamaños y recetas. Si los panaderos ofrecen demasiado o demasiado poco, recibirán el mensaje mediante la subida o la bajada de los precios. No se necesitan planificadores centrales pomposos y presuntuosos.

Históricamente, cuando los mercados libres gobernaban nuestro dinero, los metales preciosos surgían como su forma más fiable. Los mayores avances en la creación de riqueza en la historia del mundo se produjeron durante las épocas de estabilidad de precios que proporcionaron el oro y la plata. El economista Henry Hazlitt escribió con elocuencia en defensa de ese dinero sólido:

El gran mérito del oro como patrón monetario es que hace que la oferta y el poder adquisitivo de la unidad monetaria sean independientes del gobierno, de los funcionarios, de los partidos políticos y de los grupos de presión. El gran mérito del oro es precisamente que es escaso; que su cantidad está limitada por la naturaleza; que es costoso de descubrir, de extraer y de procesar, y que no puede ser creado por decreto o capricho político.

Por supuesto, los políticos centrados en el poder no están muy interesados en el dinero sólido. Limita su capacidad de gasto. ¿Te has preguntado alguna vez si realmente saben lo que hacen cuando tiran el dinero de los demás como si fuera un despilfarro? En un momento de notable franqueza, el ex senador de Missouri John Danforth dijo a un periódico en 1992

Nunca he visto a más senadores expresar su descontento con su trabajo… Creo que la causa principal es que, en el fondo de nuestros corazones, hemos sido cómplices de hacer algo terrible e imperdonable a este maravilloso país. En el fondo de nuestros corazones, sabemos que hemos llevado a Estados Unidos a la bancarrota y que hemos dado a nuestros hijos un legado de quiebra… Hemos defraudado a nuestro país para ser elegidos.

La semana que viene, en la segunda parte de este ensayo, analizaremos el dinero desde otro punto de vista: como objeto de amor.

Total
0
Share