fbpx

University of Austin: académicos libres dan el paso y crean universidad que realmente busque la verdad y el debate

La Universidad de Austin iniciará un curso de verano el próximo año, con el objetivo de lanzar un programa de licenciatura en 2024

[Read in English]

Un amplio grupo de influyentes académicos y líderes del pensamiento anunciaron que fundarán una nueva institución de educación superior llamada Universidad de Austin (UATX). Una respuesta a lo que sus fundadores consideran el “fracaso” del actual sistema de educación superior en Estados Unidos para convertirse en verdaderos centros de búsqueda intelectual de la verdad o como lugares donde se protege la disidencia intelectual.

Bari Weiss, un periodista conservador que dimitió del New York Times en protesta por la falta de diversidad intelectual. Weiss es uno de sus miembros fundadores y argumenta que la nueva Universidad de Austin será una respuesta al fracaso de las universidades heredadas para enderezarse a sí mismas, afirmando que “no continuaremos esperando que las universidades heredadas se corrijan a sí mismas. Así que estamos construyendo una nueva”.

El proyecto contará con el apoyo de un nutrido grupo de pensadores e intelectuales, con personas como el renombrado historiador británico Niall Ferguson, el profesor de prácticas de Harvard Arthur Brooks, el científico de la cognición de Harvard Steven Pinker, el antiguo editor del NY post Sohrab Ahmari, el profesor Glenn Loury, la filósofa británica Kathleen Stock, que forman parte del profesorado fundador de la universidad.

Según la página web principal de la universidad, el principio fundacional de la institución es “La Universidad de Austin es una universidad de artes liberales comprometida con la libertad de investigación, la libertad de conciencia y el discurso civil”. Además, la universidad destaca que mantendrá una férrea independencia política, financiera e intelectual.

niall-ferguson-austin-university
El historiador británico Niall Ferguson es uno de los profesores fundadores de la Universidad de Austin. (Flickr)

Las universidades heredadas se han vuelto cada vez más tendenciosas y tóxicas

Niall Ferguson, una de las figuras más influyentes detrás de la formación de la Universidad de Austin, ha argumentado que el clima actual en las instituciones de educación superior más prestigiosas de Estados Unidos se ha vuelto inaceptable, con campus que fomentan un clima en el que no se acepta la disidencia y donde la propia libertad académica está en juego.

En un artículo publicado en Bloomberg, Niall Ferguson sostiene que “algo está podrido en el estado del mundo académico” y que la combinación de una “erosión de la libertad académica” y de ideologías antiliberales (como el “wokeismo”) ha llevado a un “clima generalizado de ansiedad y autocensura”.

Para Ferguson, la introducción generalizada en el mundo académico de términos y prácticas como “antirracismo”, “espacios seguros”, “avisos de activación” y “microagresiones” forman “parte de una campaña sostenida para imponer la conformidad ideológica en nombre de la diversidad”, y el historiador británico afirma que, paradójicamente, parece que los campus americanos tienen menos libertad de expresión y de pensamiento que otras instituciones.

Los datos parecen respaldar las afirmaciones de Ferguson. Un artículo publicado por el American Enterprise Institute muestra que los profesores de tendencia izquierdista superan ampliamente a los conservadores, con más del 60 % del profesorado que se considera de izquierda ideológica frente al 12 % que se autodenomina conservador, según un estudio realizado por la institución HERI. Un estudio citado por Ferguson, hecho por la Academia Heterodoxa, muestra que el 62 % de los estudiantes universitarios piensa que el clima actual en sus universidades les impide expresar sus ideas.

Estos datos no son los únicos que se citan para demostrar que las universidades se han convertido en un lugar en el que no se puede hablar de algunas ideas, y Bari Weiss cita el ejemplo de la decisión del MIT de cancelar la invitación a Dorian Abbot, un científico de la Universidad de Chicago, a dar una conferencia sobre el cambio climático debido a sus opiniones en contra de la discriminación positiva.

austin-university
El profesorado y los estudiantes de la universidad tienden a representar en exceso la política de izquierdas. (EFE)

La Universidad de Austin pretende cambiar radicalmente el sistema de enseñanza superior

Aunque los miembros fundadores de la Universidad de Austin han hecho mucho hincapié en garantizar que se respete la libertad de investigación, su plan consiste en abordar lo que consideran problemas estructurales que tienen las universidades actuales, que según ellos han sido los responsables de la situación actual del mundo académico americano.

Una de las características centrales del plan es la creación de un nuevo modelo financiero para las instituciones de enseñanza superior, centrado en gran medida en lo académico y no en “servicios extraños” como los asuntos estudiantiles y el atletismo. El modelo financiero de la Universidad de Austin planea revertir “las prioridades asimétricas de la educación superior de construir una burocracia a costa de la instrucción”, una burocracia que Ferguson señala como una de las razones clave de la propulsión de los costes de las matrículas, que han pasado, en las instituciones de cuatro años, de 12,811 dólares en 1985-86 a 28,123 dólares en 2018-19 después de ajustarse a la inflación.

La Universidad empezará el año que viene creando un programa de verano llamado “cursos prohibidos” en el que el profesorado y los estudiantes debatirán “cuestiones provocativas que a menudo conducen a la censura o a la autocensura”. El siguiente paso sería ser un programa de Máster en Emprendimiento y Liderazgo en el otoño de 2022, para luego establecer otros programas de Máster en Política e Historia Aplicada, y Educación y Servicio Público en 2023, con el objetivo final de la universidad de establecer un programa de licenciatura de cuatro años para el otoño de 2024.

Los fundadores de la UATX han dicho que son conscientes de los retos a los que se enfrentará su nueva institución, ya que, según Weiss, esperan la red de donantes, fundaciones, activistas, estudiantes y padres que pretenden mantener el statu quo; sin embargo, Weiss dice que la UATX “acogerá su oprobio y lo considerará una reivindicación”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Protestas LA, El American

Miles protestan en Los Ángeles contra el mandato de vacunación de Biden

Next Article
Mid-Week Update: inflación, triunfo republicano en Virginia, medicina contra el COVID-19 y más

Mid-Week Update: inflación, triunfo republicano en Virginia, medicina contra el COVID-19 y más

Related Posts
Total
0
Share