fbpx
Saltar al contenido

Acuerdo de impuestos global en pausa por dudas en Estados Unidos y Europa

plan global de impuestos

Available: English

[Read in English]

Tras meses de negociación e incontables reuniones entre legisladores de múltiples naciones, un acuerdo de impuestos global parecía un hecho, más de 130 naciones acordarían establecer un sistema que en teoría eliminaría a los llamados paraísos fiscales del sector financieros. Pero hoy el acuerdo parece lejano y se ha visto paralizado por las propias disputas internas dentro de Estados Unidos y la Unión Europea.

El acuerdo de impuestos global se venía negociando entre Estados Unidos y la Unión Europea desde la época de Obama, sin embargo, las negociaciones quedaron estancadas con la presidencia de Donald Trump. Con el retorno de los demócratas en la Casa Blanca, el plan obtuvo un nuevo impulso y nuevamente los legisladores americanos y europeos se sentaron a la mesa.

Dos pilares integran el plan de impuestos global que se cocina en los pasillos de Washington y Bruselas. El primero es el establecimiento de un impuesto mínimo del 15 % a los ingresos de corporaciones en las 130 naciones firmantes del acuerdo.

Con ello se busca que las empresas americanas no puedan eludir impuestos estableciéndose en países con bajos impuestos a las corporaciones, a veces llamados paraísos fiscales. En el pasado, Irlanda fue uno de los países de la Unión Europea que más se opuso a esta medida, sin embargo, tras años de conversaciones, Dublin ha terminado por ceder.

"*" señala los campos obligatorios

Is the Mar-A-Lago raid an unjust witch hunt?*
This poll gives you free access to our premium politics newsletter. Unsubscribe at any time.
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

Janet Yellen desde que asumió su puesto como secretaria del Tesoro ha insistido en la necesidad de un acuerdo de impuestos global. (EFE)

El segundo pilar incentiva a las naciones cobrar un impuesto a las ventas de grandes corporaciones en su territorio. Este pilar apunta a cobrarle impuestos, en especial a las compañías tecnológicas, a quienes algunos gobiernos acusan de tener ventas millonarias en sus países y no pagar impuestos al no tener una sede fiscal dentro de sus fronteras.

Este impuesto ha sido implementado por Francia, donde se le conoció como el Google Tax. Algunos otros países de Europa como España y el Reino Unido han implementado impuestos similares a las corporaciones con más de $500 millones en ventas en su territorio.

El plan de impuestos global apunta a poner impuestos adicionales a las 100 compañías más grandes del mundo, dentro de las que se encuentran gigantes de la tecnología como Amazon, Google/Alphabet y Meta.

La secretaria del Tesoro de los Estados Unidos, Janet Yellen, ha sido una vocal promotora de este plan de impuestos global. En varias ocasiones ha instado a los miembros del G-20 a apoyar la implementación del programa tributario internacional. Varios ministros de finanzas de las naciones europeas también han dado su apoyo.

Acuerdo de impuestos global a corporaciones en trabas en ambos lados del Atlántico

No obstante, en ambos lados del Atlántico, la aprobación del plan de impuestos global se está complicando. Por el lado de Estados Unidos, el Partido Demócrata no logra acordar las propuestas de gasto que deben acompañar la propuesta tributaria. Por su lado, los republicanos no dan señas de tener la intención de votar ninguna legislación o reformar tributaria.

Al no obtener ningún tipo de compromiso por parte del Partido Republicano, todos congresistas demócratas deben aprobar cada enmienda para que el proyecto de ley pase.

Polonia ha puesto trabas a un acuerdo de impuestos global. (EFE)

Por su lado, en Europa, tras años de enfrentar una férrea oposición por parte de Irlanda, ahora que el país celta ha cedido en su postura, la traba la pone Polonia. Los oficiales polacos han expresado preocupaciones técnicas por parte del acuerdo de impuestos global, aunque algunos analistas argumentan que el gobierno polaco busca obtener mayor dinero de la ayuda de la pandemia girada por el Banco Central Europeo.

Si el acuerdo no logra prosperar ni en Estados Unidos ni en la Unión Europea, es probable que las otras naciones reculen en su decisión de continuar con la implementación de un plan de impuestos global, pues en muchos casos son las naciones en vía de desarrollo las que más se han visto beneficiadas de la migración de estas compañías.

Total
0
Share