fbpx

En medio de confusión: Familia afgana afirma que 10 de sus miembros murieron en ataque de USA

Afganistán al borde del colapso total

Mientras el ejército americano se retira de su guerra más larga, los talibanes están a punto de invadir Afganistán antes de lo esperado

[Read in English]

El presidente Biden ordenó la retirada de las tropas americanas restantes de Afganistán a principios de este año, tras 20 años de una intervención militar americana que ha sido considerada por muchos como una lucha inútil. Estados Unidos ha desplegado más de 775,000 soldados en total (con más de 2,000 muertos) durante su larga estancia en Afganistán y ha gastado más de 2.26 billones de dólares en la guerra más larga de la historia de América. Cada vez parece más probable que ese coste en sangre y tesoro sea al final en vano.

Estados Unidos invadió Afganistán un mes después de los atentados del 11 de septiembre de 2001 con el fin de eliminar el Gobierno talibán que había proporcionado ayuda a Al Qaeda a lo largo de los años. Aunque lo consiguieron con relativa rapidez, los talibanes montaron una insurgencia que ha desafiado con bastante eficacia tanto a las fuerzas estadounidenses como al Gobierno de Kabul.

La fulminante ofensiva talibán para retomar Afganistán

Mientras las tropas americanas están cada vez más cerca de retirar sus últimos recursos militares del terreno, las fuerzas insurgentes talibanes están realizando un sorprendente avance hacia la capital, Kabul. Según el rastreador del FDD, las fuerzas talibanes controlan ahora 233 de los 407 distritos de Afganistán, el 57 % de todo el territorio afgano, mientras que las fuerzas gubernamentales solo tienen el control total de 65 distritos y 109 distritos siguen disputados entre ambos beligerantes.

afghanistan
Los talibanes controlan ahora la mayor parte del territorio afgano. (EFE)

En la última semana, las fuerzas talibanes capturaron al menos 9 capitales de provincia, un ritmo extremadamente rápido que ha sorprendido a los responsables americanos, que pensaban que el Gobierno de Kabul daría más batalla y obligaría a los talibanes a volver a la mesa de negociaciones y alcanzar un acuerdo más aceptable.

Nada más lejos de la realidad, ya que los servicios de inteligencia americanos pronosticaron que los talibanes podrían ahora tomar la capital en menos de 90 días, un cambio significativo respecto a la evaluación anterior que calculaba que el gobierno afgano retendría el poder durante al menos un año más.

La tan esperada retirada americana ha sido en ocasiones precipitada y caótica, ya que las tropas americanas abandonaron su mayor base aérea en el país en mitad de la noche y no avisaron de su salida al nuevo comandante afgano, que se enteró de la retirada americana dos horas después de su marcha y solo pudo asegurar el recinto después de que los saqueadores hubieran dejado la base al descubierto.

El apoyo aéreo americano, la ventaja más crucial que tiene el Gobierno afgano sobre la insurgencia talibán, no ha aumentado durante la actual ofensiva talibán y el portavoz del Pentágono, John Kirby, se ha negado a dar cifras de cuántos ataques han llevado a cabo en las últimas semanas y no ha respondido si el ejército americano tiene previsto continuar con este tipo de operaciones después de que termine la retirada a finales de este mes.

El ejército afgano, que en papel cuenta con 300,000 hombres, no ha ofrecido una fuerte resistencia contra los talibanes, con informes de cuerpos enteros del ejército que han rendido ciudades y valiosos equipos militares a las fuerzas talibanes en todo el país. Como reacción a la actual ofensiva, el presidente afgano ha sustituido al jefe del ejército, que solo llevaba un par de meses en el cargo.

afghanistan-retreat
Las fuerzas gubernamentales no han logrado mantener a raya a los talibanes mientras Estados Unidos se retira del país. (EFE)

Negociaciones estancadas y “tratos podridos”

Mientras los talibanes han ganado un importante terreno en su lucha contra el Gobierno de Kabul, las negociaciones oficiales entre ambas partes se han estancado en Qatar, y un portavoz del Gobierno afgano ha dicho que los talibanes no muestran ningún interés real en negociar sino en “lograr sus objetivos con la violencia”, algo que ha sido negado por los talibanes aunque apoyado por los contundentes avances de sus ejércitos en el terreno.

El año pasado, el expresidente Trump había llegado a un acuerdo (que el secretario de Defensa británico ha calificado de “podrido”) con los talibanes en febrero del 2020 en el que estos se comprometían a no permitir que el territorio que poseen sea utilizado por Al Qaeda y otras organizaciones terroristas y que los aliados occidentales retirarían sus tropas en 14 meses tras la firma del acuerdo, un acuerdo que no fue firmado por el Gobierno de Kabul.

Aunque los talibanes se comprometieron a no prestar más apoyo a Al Qaeda, un informe de la ONU demostró que el grupo insurgente no solo sigue teniendo fuertes lazos con Al Qaeda, sino que esta se está “fortaleciendo” bajo la protección y el apoyo de los talibanes.

Aunque ni los talibanes ni el gobierno han llegado a un acuerdo y cada vez está más claro que los talibanes no han cortado su relación con los grupos terroristas, las tropas americanas han continuado su retirada en el plazo previsto y sus compañeros aliados occidentales también han decidido alejar sus tropas de un Afganistán cada vez más inseguro.

afghanistan
Oficiales de inteligencia americanos habrían informado de que los talibanes podrían capturar Kabul en 90 días. (EFE)

Reacciones al colapso

Biden ha afirmado que “no se arrepiente” de su decisión de ordenar la retirada americana a principios de año, y ha dicho a los periodistas que “los líderes afganos tienen que unirse” y que “tienen que luchar por sí mismos, por su nación”. El portavoz del Pentágono, John Kirby, ha dicho que el Gobierno de Kabul tiene superioridad numérica, de equipamiento y de organización y que “este es el momento de utilizar esas ventajas”.

Algunos políticos han criticado la decisión de la administración de retirarse rápidamente de Afganistán, con el veterano representante Dan Crenshaw (R-TX) diciendo que la decisión fue un error y que “ya se está viendo a los talibanes ganar fuerza. Se está volviendo a la situación de finales de los años ’90, que por cierto preparó el terreno para que se produjera el 11-S” y que “por desgracia, cuando miro la historia y veo lo que hizo la rápida retirada en Irak, volvimos a estar allí unos años después”.

Con la disciplina y la moral del ejército afgano tambaleándose, parece cada vez más probable que la guerra más larga de Estados Unidos deje Afganistán tal y como la tomó: con un Gobierno talibán amigo de Al Qaeda firmemente en el poder en Afganistán.

Otro país añadido a la lista de superpotencias vencidas en el “cementerio de imperios”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Jerome Powell

¿Seguirá Jerome Powell ocupando la presidencia de la FED?

Next Article
Project Veritas, El American

Nueva victoria de Project Veritas en su demanda por difamación contra el New York Times

Related Posts
Total
1
Share