fbpx
Saltar al contenido

La agenda energética antiamericana de Biden

La agenda energética antiamericana de Biden

Available: English

[Read in English]

ES INEXPLICABLE que la administración Biden siga buscando la solución al aumento de los precios de los combustibles fuera de este país, en Arabia Saudita, Irán o Venezuela, cuando la respuesta está aquí mismo, en los Estados Unidos. Sin embargo, desde su primer día en el cargo, Biden no ha hecho más que impulsar una agenda energética antiestadounidense, destinada a aplastar nuestra independencia energética. La administración detuvo los arrendamientos para explorar en tierras federales, encareció la producción de petróleo y gas en estas tierras y propuso billones en nuevos impuestos para gravar aún más la industria de combustibles fósiles de la nación.

Como resultado de esas políticas, los precios promedio de la gasolina en los Estados Unidos aumentaron más de $2.20 desde enero de 2021 y ahora son aproximadamente el doble de lo que eran cuando Biden asumió el cargo. La administración, evidentemente fuera de contacto con la gente en este país, piensa que está bien que los precios suban, porque defienden la solución de Biden a los altos precios de la gasolina, que es decirles a las familias estadounidenses que compren un vehículo eléctrico caro, un EV, que muchos simplemente no pueden pagar. Según Kelly Blue Book, el costo promedio de un vehículo eléctrico nuevo es de casi $67,000.

El crédito fiscal para vehículos eléctricos beneficia principalmente a la California gobernada por los demócratas, ya que aproximadamente la mitad de todos los vehículos eléctricos en los Estados Unidos se venden en ese estado. Bajo el crédito EV de Biden, algunas opciones asequibles no califican, lo que deja a miles de estadounidenses severamente limitados. General Motors, por ejemplo, ha anunciado planes para hacer que los vehículos eléctricos sean más asequibles, pero los estadounidenses que confían en esta alternativa no tienen suerte, ya que los vehículos GM no califican para el crédito federal. Del mismo modo, Toyota ha alcanzado su límite de crédito fiscal para vehículos eléctricos.

Los precios del petróleo superaron los 100 dólares el barril a partir de esta semana, luego de que el presidente Biden finalizara su visita a Arabia Saudita sin lograr que el reino saudí se comprometiera a producir más crudo. En otras palabras, es muy probable que el precio de la gasolina no solo no baje, sino que pueda seguir subiendo a lo largo de este verano.

El precio promedio de la gasolina en todo el país nunca superó los $3 dólares por galón durante los 4 años de mandato del presidente Trump. Según los datos del Comité Económico Conjunto del Congreso, el aumento de los costos de la energía y la guerra de Biden contra la energía estadounidense ya ha costado a las familias $1,500 dólares.

"*" señala los campos obligatorios

Is the Mar-A-Lago raid an unjust witch hunt?*
This poll gives you free access to our premium politics newsletter. Unsubscribe at any time.
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

El incremento en el precio de la gasolina está teniendo un efecto devastador en las finanzas de las familias americanas, ya seriamente damnificadas por los efectos de la bidenflación, que ha disparado los precios de los productos cotidianos, como resultado de las políticas irresponsables de la administración Biden y los demócratas en el Congreso, y su fracasado paquete de “estimulo” económico por $1.9 trillones de dólares.

En los 50 estados, los estadounidenses están pagando precios promedio superiores a $4 por galón, y durante el Gobierno Biden, todos los estados han alcanzado nuevos máximos históricos en los precios de la gasolina. El aumento de los precios del combustible para sus vehículos podría costarles a los hogares $2,200 adicionales este año, y el 67 % de los americanos dice que los precios más altos de la gasolina les están causando “dificultades financieras.” Sin embargo, el mes pasado, el Gobierno exportó más de cinco millones de barriles de petróleo, de las reservas de emergencia de Estados Unidos, a China y Europa.

Total
1
Share