fbpx
América

América y su reto frente al Partido Comunista chino

El gobierno americano continúa defendiendo a sus aliados en Asia, mientras propone mejoras de infraestructura competitivas de cara al crecimiento chino

América continúa forjando su hegemonía en Asia y fortaleciendo a sus aliados políticos. Por un lado, el presidente Joe Biden presionó al dirigente chino Xi Jinping para respetar los derechos de las minorías religiosas en China, la autonomía de Hong Kong y la paz con Taiwán, y ha incrementado la presencia militar en la región Indo-pacífico.

Biden ha creado un directorio del Indo-Pacífico, uno lleno de expertos que han abogado por una postura dura sobre China. Según la prensa, «una estrategia que apunta a varios objetivos para combatir el ascenso de China».

Una defensa del sistema y los valores de América

Tras el fracaso del expresidente Barack Obama en Asia, que le permitió al Partido Comunista de China (PCCh) un avance fundamental, las siguientes administraciones han hecho de Estados Unidos una nación fuerte de cara a las dictaduras en Asia.

La administración Obama no impidió la construcción de una serie de enormes islas artificiales en el mar del Sur de China, lo que significó el mayor fracaso de la política exterior de Estados Unidos en Asia desde 1975, según analistas de la BBC. (Efe)

La contundente política de la administración de Donald Trump en Asia sentó las bases para la defensa de las víctimas del PCCh y le abrió el camino de competitividad al sector privado americano.

Por su parte, Biden pareciera seguir los pasos de Trump y del bipartidismo para combatir a China. La prensa informó que el mandatario americano se comunicó con el dirigente Xi Jinping y le dejó clara la postura de Estados Unidos hacia China y los aliados americanos en la región Indo-Pacífico.

Para organizaciones civiles, Estados Unidos es el principal promotor de los valores democráticos y de la libertad en el mundo. Sus principales aliados en Asia son democracias robustas y países donde la libertad funciona a favor de la ciudadanía.

Si bien son 35 las naciones que tienen una fuerte amistad con Washington, son las más libres las que están al frente en la lucha por contener el ascenso del PCCh y las que se ven más afectadas debido a las medidas tomadas por China.

Australia, Corea del Sur y Japón han sentido la coerción del régimen dirigido por Xi Jinping, que sanciona a productos y a empresarios en respuesta de su cercanía con América.

Los ciudadanos de América se benefician de un sistema político vibrante, una sólida tradición de estado de derecho, sólidas libertades de expresión y creencias religiosas, y una amplia gama de otras libertades civiles, Freedom House. (Efe)
«Los ciudadanos de América se benefician de un sistema político vibrante, una sólida tradición de Estado de derecho, sólidas libertades de expresión y creencias religiosas, y una amplia gama de otras libertades civiles», según Freedom House. (Efe)

Sin embargo, es claro que la labor de Trump y Biden, más allá de defender sus administraciones, es la de defender la institucionalidad americana. Esta es la que ha permitido que durante décadas los aliados de Estados Unidos en Asia sigan en pie contra el PCCh.

Hasta el momento, el Gobierno de Biden también ha estrechado sus lazos con Taiwán mediante su representante en Washington, Bi-khim Hsiao, quien sostuvo una reunión con Sung Kim, uno de los principales funcionarios del Departamento de Estado que supervisa Asia, según informó Bloomberg.

Biden insiste en plan de infraestructura para competir con China

La presión del PCCh es más fuerte que la de la pandemia por COVID-19 para Estados Unidos. En su puja por mantener el liderazgo económico a nivel global, el Gobierno americano propone una inversión robusta en infraestructura para los próximos 50 años, según Biden.

El mandatario también instó al Congreso a avanzar rápidamente en un gran plan de mejora de la infraestructura. «Si no nos movemos, ellos comerán nuestro almuerzo», afirmó Biden describiendo los planes chinos de invertir miles de millones de dólares en proyectos ferroviarios, fabricación de automóviles y mejoras ambientales.

Según la prensa, Biden parte del histórico apoyo bipartidista a los proyectos de infraestructura para poder “armar” un proyecto a largo plazo y competitivo frente al crecimiento chino, aprovechando el buen desempeño en de las acciones en la bolsa de la industria de construcción.

Biden les prometió a los senadores de los dos partidos trabajar juntos para modernizar la envejecida infraestructura americana. (Efe)

Por ejemplo, Bloomberg destaca que «United Rentals Inc., una compañía especializada en el alquiler de equipos para la industria de la construcción, “subió un 19 % este año” convirtiéndose en “la mayor ganancia en un índice Standard & Poor’s de empresas industriales americanas”».

Los pasos de Biden hacen parte de la estrategia de la administración americana frente a China, que según la prensa, es una estrategia que va en todas las direcciones «desde tecnología y seguridad nacional, seguridad sanitaria mundial y biodefensa, democracia y derechos humanos hasta economía internacional».

Total
2
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Imagen: Vox España, vía Flickr

Vox enciende 4 esperanzas y advertencias para la derecha mundial

Next Article
Venta, Armas, Biden, Portación, Armas, El American

Biden presiona al Congreso para limitar la venta de armas

Related Posts
Total
2
Share