fbpx
Saltar al contenido

El American Libre: La vanguardia del Partido Demócrata es la izquierda radical

El American Libre: La vanguardia del Partido Demócrata es la izquierda radical

Esta entrada también está disponible en: English

Cada vez son más las medidas progresistas impulsadas en Estados Unidos. Ante esto, Pablo Kleinman analiza en El American Libre el auge de izquierda radical en el Partido Demócrata y cómo esto influiría en unas próximas elecciones.

En su análisis, Kleinman explica que la única manera en la que las diferentes corrientes ideológicas dentro del partido han logrado convivir ha sido con un liderazgo carismático como el de John F. Kennedy, Franklin D. Roosevelt o el de Bill Clinton. Sin embargo, sostiene que en la actualidad ese no es el caso, lo que podría afectar la estabilidad de los demócratas.

Además, explicó que hay un ala de ese partido que se autodefine como progresista, cuando en realidad sus propuestas e ideas son marxistas: «Joe Biden tiene cero carisma y es precisamente su falta de un elemento inspirador lo que curiosamente ha proporcionado un mínimo de tranquilidad frente a la sucesión de políticas completamente extremas que se están llevando a cabo en su nombre. Hoy, la vanguardia del Partido Demócrata es la izquierda que se ha apropiado de la palabra progreso para autodefinirse, aunque la palabra adecuada sería marxismo».

La izquierda en el Partido Demócrata

De igual manera, señaló que la mayoría de los americanos no están de acuerdo con las medidas progresistas impulsadas recientemente por estos grupos. Por ello, vislumbra dificultades para los demócratas en unas próximas elecciones, debido a que «están siguiendo políticas muy poco populares, según las últimas encuestas de opinión».

Kleinman sostuvo que «El programa político que la administración Biden está promoviendo incluye muchos de los objetivos del ala izquierda del partido. Esa ala del partido que no podría ganar unas elecciones, motivo por el que el establishment del partido evitó dos veces que Bernie Sanders se impusiera».

Afirma que la única manera de que el actual Gobierno logre un triunfo electoral impulsando estas políticas sería mediante un proceso electoral amañado y que algunos ya están en la búsqueda de mecanismos para que eso pase.

«El programa política del actual Gobierno no le permitiría al Partido Demócrata ganar las próximas elecciones presidenciales. A menos, claro está, que logren amañar el proceso democrático. Y no crean que no lo está intentando».

Para finalizar, señaló que «la lealtad de los electores demócratas depende de la reputación del partido como un repartidor de golosinas y supuesto redistribuidor de riquezas».

Total
0
Share