fbpx
AMLO, López Obrador

AMLO llegó a Palacio con el virus del odio y la soberbia: Juan Carlos Romero Hicks

Para defender al país son necesarios los ciudadanos, las instituciones y los contrapesos

La democracia y la modernidad de México enfrentan a una grave amenaza. El proyecto del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) pretende regresar al país a los viejos vicios autoritarios, a un estado de caudillos y no de instituciones. Para impedirlo es necesario reforzar los contrapesos, proteger el Estado de derecho y, sobre todo, fortalecer el papel protagónico de la ciudadanía en la vida política y en la toma de decisiones.

En esta segunda parte de nuestra entrevista exclusiva a Juan Carlos Romero Hicks, coordinador del Grupo Parlamentario del Partido Acción Nacional en la Cámara de Diputados, dialogamos acerca del trato entre AMLO y la oposición, las perspectivas de las elecciones intermedias del 2021 e incluso la posibilidad de que él busque ser candidato presidencial por el PAN en 2024.

He aquí una síntesis de la segunda y última parte de nuestra conversación:

Gerardo Garibay: En varias ocasiones te has dirigido directamente al presidente. Hace unos días hacías un llamado para que AMLO mostrara mayor disposición en el tema del federalismo hacendario. ¿Cómo ha respondido el mandatario? ¿Qué tan bueno o malo es el contacto del Gobierno con la oposición?

Juan Carlos Romero Hicks: Tenemos un presidente que es jefe de partido, no jefe de gobierno ni jefe de Estado. Es un presidente que llegó a Palacio Nacional con el virus del odio y la soberbia, y que está aislado.

Le hemos hecho invitaciones y retos, pero no ha contestado. Le pedimos que se reúna con los legisladores, no lo hace, no escucha; pedimos que se reúna con los ayuntamientos, tampoco; y que se reúna con los gobernadores, pero no le interesa. [AMLO] exhibe delirio de grandeza, delirio de persecución y una desconexión con la realidad, lo cual es grave.

Con nosotros, los coordinadores de grupos parlamentarios, se ha reunido en una sola ocasión en dos años de Gobierno (el 6 de febrero), pero sin darle seguimiento. Él se siente superior al Estado, a los partidos y a los poderes de la unión.

Hoy en México estamos viviendo cuatro crisis simultáneas:

  • La de educación y salud, cero diálogo;
  • la de economía, empleo e ingreso familiar, cero;
  • la de violencia e inseguridad, prácticamente nada, salvo los “regaños” a los gobernadores, y
  • un problema de gobernanza y credibilidad que pasa por corrupción e ineptitud, tampoco hay resultados.

Por ejemplo, en el caso de Guanajuato, sin duda el tema que más le preocupa a la población es la inseguridad, y hay que mejorar mucho el trabajo municipal y estatal, pero hay cinco delitos federales (delincuencia organizada, narcotráfico, robo de combustible, tráfico de armas y robo a autotransporte) que no se atienden y que son el principal motor de la violencia en Guanajuato. El presidente no entiende que el artículo 21 de la Constitución establece concurrencia en el tema de la seguridad.

Gerardo Garibay: ¿Cómo visualizas que vaya a resolver la Cámara de Diputados el tema de la regulación de la marihuana?

Juan Carlos Romero Hicks: Hay que señalar varios puntos:

  • Primero, esto es un mandato de la Corte para el consumo lúdico, no es una revisión a fondo.
  • Segundo, no hay que caer en la trampa de la penalización extrema o la liberación absoluta.
  • Tercero, hay que desmitificar cosas que no son ciertas. Ejemplo: la marihuana sí hace daño físico, mental y emocional, eso está demostrado y quien diga lo contrario miente. Quitar la [prohibición] de la marihuana no va a resolver los problemas de inseguridad, no lo ha hecho en ningún lugar del mundo. La marihuana tampoco es la medicina universal y mágica para todas las enfermedades, y eso se tiene que poner de relieve.

Entonces, lo que tenemos que ver es la dimensión completa del tema, que abarca al menos tres aspectos y que no se están atendiendo [con el dictamen aprobado en el Senado]: es un tema de salud pública que no se resuelve; es un tema de economía, tampoco se resuelve; es un tema de seguridad.

Mientras no veamos los 360 grados de estas tres dimensiones no se resolverá el problema. Ahora, se dice que se está legalizando. No es así, ya está legalizada, nada más que con acotaciones (actualmente se permite portar 5 gramos y se busca ahora elevarlo a 28).

¿Qué va a ocurrir? El 4 y 5 de diciembre hay parlamento abierto sobre el tema y veremos qué se escucha y qué modificaciones puede haber, porque en el Senado no hubo diálogo y el dictamen no obedece a la propuesta de origen.

AMLO, Juan Carlos Romero Hicks
Juan Carlos Romero Hicks afirmó que AMLO solo se ha reunido una vez en dos años con los coordinadores de grupos parlamentarios. (Facebook)

Morena no es invencible, y menos sin AMLO en la boleta

Gerardo Garibay: ¿Cómo ves el panorama rumbo a las elecciones del 2021? ¿Es realista el escenario de una alianza opositora que le quite la mayoría de la Cámara de Diputados a Morena y a la alianza de AMLO?

Juan Carlos Romero Hicks: Es impredecible porque las elecciones locales de 2019 y 2020 demuestran varias cosas:

  • Primero, que Morena no es invencible, sobre todo cuando el presidente no está en la boleta. Por ejemplo, el año pasado en las 6 elecciones locales el partido que obtuvo la mayor cantidad de votos fue el PAN.
  • Segundo, que lo local es más importante que lo nacional y mucho dependerá de cómo se desenvuelvan las competencias.
  • Tercero, que quienes ganan las elecciones son las estructuras para estimular el voto. Fue lo que pasó, por ejemplo, en Coahuila y en Hidalgo, donde el PRI tiene su mejor estructura y resultó prácticamente invencible. Ganó todas las diputaciones locales en Coahuila.
  • Cuarto, se requieren buenos candidatos y eso ya depende de los ejercicios internos de los partidos. Lo otro es el tema de las alianzas, donde, con toda humildad, ningún partido tiene mayoría en ningún estado del país. Habrá que ver los acuerdos y esperar que se traduzcan en buenas propuestas, buenos candidatos.
  • Quinto, una campaña que atienda los 6 principios de la Constitución: certeza, legalidad, independencia, imparcialidad, objetividad y el máximo de transparencia. Además, ocurrirá en condiciones inéditas, como las de la pandemia. Las campañas de aire y de tierra van a tener que ser distintas.

El viejo sistema siempre tuvo dos aliados: el abstencionismo y el fraude. Ojalá no haya abstencionismo; el fraude es cada vez más sofisticado y se puede dar a través del gasto social y de la manipulación de segmentos de la población.

Romero Hicks no descarta buscar la Presidencia en 2024

Gerardo Garibay: ¿Estás pensando en la posibilidad de ser candidato presidencial en 2024?

Juan Carlos Romero Hicks: La primera respuesta que tengo es que si las condiciones se dan en el partido y veo respaldo ciudadano, buscaré repetir como diputado federal, eso es lo primero.

Lo otro es una aspiración de muchos mexicanos, que no abandono. Considero que en su momento habrá que ver las condiciones para poder hacerlo. ¿Me entusiasma? Sí, por supuesto. ¿Estoy preparado? Sí. ¿Tengo trayectoria? También, y bienvenida la competencia, pero en este momento todo pasa por lo inmediato, que es cerrar esta legislatura de manera correcta y buscar el respaldo ciudadano para seguir siendo un factor en la agenda nacional.

Gerardo Garibay: Finalmente, ¿qué puede hacer México para sobrevivir a AMLO? ¿Qué mensaje le darías a la gente, sobre todo a quienes caen más en la desesperanza y que piensan que ya todo está perdido?

Juan Carlos Romero Hicks: No hay fórmula única, exitosa en el mundo, para ganarle al populismo. Nadie la tiene todavía, hay que diseñarla, pero no es imposible. El gran reto que tenemos, y así lo vemos quienes nos consideramos demócratas, es vencer al populismo por la vía democrática.

Este es un tema inédito de un presidente que está destruyendo la democracia y lo ha hecho con mucha eficiencia para sus intereses de agenda:

  • Uno, él ya se presentó como mesías, y así lo reconocen muchos.
  • Dos, empieza a combatir el pasado, vivir en el espejo retrovisor y condenar lo anterior.
  • Tres, empieza a desmantelar los contrapesos, tanto republicanos como sociales y económicos. Lo ha hecho de manera muy rápida, en modelos parecidos al fracaso que ya conocemos en Venezuela y Bolivia.
  • Cuatro, aniquilar a la oposición, y eso lo está intentando, pero por fortuna todavía no lo ha logrado.

Al final del día considero que hay al menos tres ingredientes en los que tenemos que trabajar: Estado de derecho, contrapesos (sociales y públicos) y ciudadanía. Si no logramos restablecer estos elementos el futuro será mucho más incierto, complejo e impredecible.

Tenemos que regresar a lo que ha hecho grande a este país, que son sus grandes instituciones: las familias, las iglesias, las universidades, los centros de trabajo y el tejido social, recuperando el concepto de que el actor principal de la democracia no son los partidos ni los gobiernos, es el ciudadano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article

Todo lo que sé sobre economía lo aprendí en Tinder

Next Article
Japan USA military

Japón y EEUU exhiben cooperación militar mientras crece la tensión con China

Related Posts
Total
1
Share