fbpx



Ana guevara se tiene que ir y otras 3 claves para llegar a las 10 medallas. Imagen: EFE/ Kai Försterling

Ana Guevara, la responsable del fracaso olímpico de México debe irse para afrontar París 2024

La designada por el gobierno de México prometió 10 medallas en Tokio 2020, pero no cumplió. Para lograrlo se necesita transparencia, cultura deportiva e inversión

Ana Guevara, a nombre del gobierno de México, prometió a su país 10 medallas en Tokio 2020, pero no cumplió, y ese fracaso debe tener consecuencias, tanto para la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte, que ella dirige, como para el deporte mexicano en general.

Un fracaso histórico

La delegación mexicana llegó a Tokio 2020 con uno de los contingentes más numerosos de su historia (161 atletas) y con la expectativa de alcanzar su mejor participación de todos los tiempos: 10 medallas, que superarían las 9 conseguidas en los juegos de Ciudad de México, en un ya lejano 1968.

Sin embargo, en la cita olímpica se consolidó una realidad muy diferente a la que había planteado Ana Guevara, la exatleta que ahora dirige la estrategia gubernamental en materia deportiva. México se colgó apenas cuatro medallas (y todas de bronce), firmando su peor participación olímpica de los últimos 25 años, superado por gran parte de los países latinoamericanos, incluyendo Ecuador, Colombia, Venezuela y, por supuesto, Brasil.

Las causas del fracaso incluyen el manejo caprichoso en muchas federaciones, la decisión de enviar equipos poco competitivos y poco comprometidos (como ocurrió por ejemplo en el caso del béisbol, que perdió todos sus juegos en una actuación grotesca) e incluso el mal manejo de la presión que dejó fuera del medallero a varios deportistas mexicanos en deportes como el golf y el tiro con arco.

Sin embargo, más para mal que para bien, todo lo que pasó en Tokio ha quedado impreso en la historia, ahora la prioridad debe moverse hacia el cómo corregir el camino de cara a los juegos olímpicos de Paris en 2024 y de Los Ángeles en 2028, donde (considerando la enorme comunidad mexicana) México se sentirá como en casa.

Lo primero: tiene que salir Ana Guevara

El presidente López Obrador colocó a Ana Gabriela Guevara como dirigente de la CONADE porque fue por derecho propio una de las deportistas mexicanas más exitosas, que coronó con una medalla de plata en los 400 metros planos en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004. Sí, fue una gran deportista, pero como dirigente ha sido un fracaso absoluto.

Desde su llegada, la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte quedó envuelta en constantes escándalos de corrupción y de mal manejo administrativo, además de que eliminó el fideicomiso que garantizaba becas a los medallistas mexicanos. Por otra parte, tanto la CONADE como la mayoría de las federaciones quedaron rebasadas por la pandemia y fueron incapaces de articular una estrategia para que los deportistas mexicanos siguieran preparándose en condiciones adecuadas.

Las consecuencias están a la vista: la misma generación mexicana que en los Panamericanos de Lima 2019 (todavía con la inercia de gobiernos anteriores) había superado ampliamente a Canadá y al resto del continente (con excepción de Estados Unidos y Brasil), se desplomó en Tokio. Ante los pésimos resultados Ana Guevara tiene que irse. De ese tamaño es su fracaso.

Ana Guevara prometió 10 medallas, llegaron 4, incluyendo un bronce de Alejandra Orozco. Imagen: EFE/Francisco Guasco
Ana Guevara prometió 10 medallas, llegaron 4, incluyendo un bronce de Alejandra Orozco. Imagen: EFE/Francisco Guasco

Otras 3 claves para que México gane 10 medallas en los Olímpicos

  • Impulsar la transparencia de las federaciones. Durante décadas las federaciones deportivas mexicanas han sido un agujero negro de corrupción y compadrazgos. En muchas de ellas la historia es muy semejante: un grupo de personas toma el control de la federación, altera los mecanismos internos para consolidar su poder y luego se enfoca en vivir de ella, en lugar de promover el deporte al que supuestamente representan.

En algunos casos incluso desalientan activamente la práctica de ese deporte, calculando que entre menos personas lo practiquen, a ellos les será más fácil mantener el control de “su” federación. ¿Cómo resolver este problema? En primer lugar, con transparencia respecto al funcionamiento interno de las federaciones (y especialmente respecto a la renovación de sus dirigentes).

La triste verdad es que los federativos hacen lo que les da la gana porque a nadie le importa; los mexicanos voltean a sus deportes olímpicos sólo durante un par de semanas cada cuatro años, y terminados los juegos se olvidan de ellos. Para romper la inercia de la corrupción es necesario romper el desinterés y traer a la luz lo que están haciendo las federaciones a lo largo de todo el ciclo olímpico.

  • Impulsar una verdadera cultura del deporte, que aproveche las clases de educación física y dirija a los jóvenes a un sistema de ligas, que facilite la detección de talentos y permita potenciarlos hacia el alto rendimiento a una escala mucho más amplia.

Durante décadas la “educación física” mexicana consistió (en la mayoría de los casos) en un profesor con notorias señales de obesidad, que ponía a los estudiantes a correr alrededor del patio, para cansarlos.

Este absurdo se está corrigiendo. Hay cada vez más profesores de educación física que sí saben de su materia. Ahora el siguiente paso debe darse en conjunto entre la escuelas y los padres de familia, aprovechando las clases de educación física para que los alumnos conozcan deportes olímpicos e incentivar la participación de esos alumnos en ligas deportivas que a su vez sean monitoreadas por federaciones con transparencia en sus actividades.

Es indignante que México sea tan débil en deportes como el basquetbol, el voleibol, el tenis e incluso la natación, a pesar de que existan miles de torneos y equipos en todo el país. En esos casos la gente ya conoce y practica el deporte, pero falta el seguimiento para llevar a más personas de una liga local hacia un nivel de alto rendimiento.

  • Invertir dinero, así de sencillo. Es vergonzoso que México no tenga en todo el país ni un solo espacio adecuado para la práctica de la gimnasia artística de alto nivel, como lo confirmó la gimnasta Alexa Moreno, quien tuvo que comprar sus propios aparatos de entrenamiento (y aun así logró el cuarto lugar olímpico en salto de caballo).

Hay muchas otras historias de terror a lo largo del deporte olímpico, desde instalaciones que no pueden utilizarse porque no han cambiado los focos, hasta canchas en mal estado, falta de uniformes y multitud de pequeños detalles que podrían resolverse de manera casi inmediata. Por mucha austeridad que haya, México sí tiene el dinero, en el sector privado y en el presupuesto público, para brindarle condiciones dignas a sus deportistas de alto rendimiento.

Ahora, por lo que se refiere al sector privado, el patrocinio de empresas es un gran apoyo para los deportistas de alto rendimiento, pero falta el siguiente paso: un mayor involucramiento de las grandes empresas en el desarrollo de ligas y la detección temprana de talentos locales.

La meta debería ser Brasil

En los Olímpicos de Tokio, la delegación brasileña consiguió 21 medallas, incluyendo 7 de oro.

Considerando la similitud de las economías y circunstancias de ambos países, Brasil es un punto de referencia muy razonable respecto a lo que puede lograr el deporte mexicano, y esa debería ser la meta a mediano plazo, especialmente considerando que las olimpiadas de Los Ángeles 2028 México las competirá básicamente en casa.

Sin embargo, por lo pronto el primer objetivo podrían ser las 10 medallas que prometió Ana Guevara y la receta para lograrlas no es misteriosa, es evidente. Lo difícil será aplicarla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Tormenta tropical, Fred, El American

Descontinúan aviso de tormenta tropical Fred para Puerto Rico

Next Article
casos de COVID-19 en Florida, El American

Los CDC obligados a corregir datos de contagios de COVID-19 en Florida tras un mal conteo

Related Posts
Total
27
Share