fbpx
Andrew Cuomo - estrella patan

La debacle de Andrew Cuomo: de “gobernador estrella” a patán repudiado

Cuando Andrew Cuomo ganó un Emmy, líderes demócratas le aplaudían. Hoy son esos mismos líderes quienes le repudian

En tan solo meses Andrew Cuomo pasó de ser el “gobernador estrella“, a ser uno de los funcionarios más repudiados de Estados Unidos. Tras la presión masiva del Partido Demócrata y de una población asqueada por las denuncias de acoso sexual, la máxima autoridad de Nueva York finalmente decidió renunciar.

Cuomo ganó un Emmy por su “respuesta al coronavirus”, los líderes del Partido Demócrata le aplaudían por sus medidas contra la pandemia, los grandes medios de comunicación le abrían las puertas para enaltecer su papel…, y ahora salieron a relucir oscuros comportamientos que revelaron quién es el verdadero Andrew Cuomo.

Una indagación exhaustiva de investigadores independientes contratados por la fiscal de Nueva York, concluyó que son ciertas las acusaciones contra Cuomo relacionadas a una conducta sexual inapropiada. Según las indagaciones Cuomo acosó sexualmente a varias mujeres, incluidas exempleadas estatales y actuales, al participar en manoseos, besos y abrazos no deseados, y haciendo comentarios inapropiados.

El ahora exgobernador pasó de ser uno de los demócratas más destacados y admirados por Joe Biden, al hecho de que el mismo presidente le exija la renuncia.

La caída de Andrew Cuomo

En 2018 cuando Cuomo ganó la relección logró alrededor de un 76 % de los votos. Al iniciar la pandemia en 2020 fue considerado un “gestor ejemplar” en explicar el impacto del COVID-19. Llegó a criticar al Gobierno de Donald Trump por su reacción ante la enfermedad y en sus ruedas de prensa afirmaba: “importan los hechos”.

Los resultados de las encuestas, que le daban el liderato dentro del Partido Demócrata, ahora se desploman a un punto en que se agotaron las posibilidades de ser reelecto. De hecho, todo parece indicar que hay más probabilidades de que termine bajo arresto a que asuma un nuevo gobierno.

Ahora los hechos hablan por sí solos y derrumban la imagen de Cuomo. No solo enfrenta las denuncias de acoso sexual contra 11 mujeres de su entorno, sino que, además, es investigado por usar recursos públicos para la edición y publicación de su libro.

Además decidió confinar a la población, cerrar restaurantes, escuelas y lugares de entretenimiento, lo que causó la quiebra de miles de empresas y desempleo.

Durante su gestión Cuomo también dio la orden de que los asilos para ancianos reciban a pacientes con COVID-19 positivo, por lo que según investigaciones de la misma fiscal Letitia James, se multiplicaron los casos de la enfermedad causando la muerte de miles de sexagenarios.

Andrew Cuomo

Los “hechos” destacados en informes de la fiscal general Letitia James revelaron que más de 15,000 personas fallecieron por la orden de Cuomo. Una misma normativa, que por cierto, también aplicó para los hogares de atención a personas discapacitadas y que habría impulsado la muerte de cientos de ellos.

Pero como si esto fuera poco, la administración del ganador del Emmy, se vio en la obligación de reconocer que mintió sobre la verdadera cifra de ancianos fallecidos, y peor aun, admitió que ocultó el número real con premeditación para no tener consecuencias políticas durante una investigación federal.

En resumen, el “gobernador estrella” engañó a la población y a los mismos medios de comunicación que incondicionalmente le abrieron las puertas.

¿Sigue siendo Cuomo un líder ejemplar? Parece que no, sobre todo, porque la verdad sobre los asilos de ancianos salió a la luz, pero no porque el gobernador tuviera cargo de consciencia alguno, sino porque su asistente Melissa DeRosa en una reunión privada admitió a legisladores demócratas que Cuomo mantuvo intencionalmente los datos en secreto por temor a posibles repercusiones del Departamento de Justicia.

Ahora, el demócrata, quien paradójicamente preside la Asociación Nacional de Gobernadores de Estados Unidos, enfrenta una investigación federal y el escrutinio de líderes de su partido que también decidieron condenar el deplorable comportamiento de Cuomo.

Como si todos los escándalos que le rodean no fueran suficientes, el “afamado” exgobernador de Nueva York ha decidido escudar sus errores alegando que las mujeres que se consideran sus víctimas malinterpretaron sus acciones.

«Asumo toda la responsabilidad por mis acciones», dijo; y alegó que se han dado «cambios generacionales o culturales» que no ha sabido entender.

Ahora el futuro de Cuomo es incierto pero nada alentador, su renuncia a la gobernación se hará efectiva en 14 días y luego de ello deberá lidiar con investigaciones en su contra y hasta con una denuncia penal que, de confirmarse, podría ponerlo tras las rejas.

Es así como el político, que quiso convertirse en una estrella de televisión y que además ganó un Emmy por su “impecable” gestión, ahora deberá enfrentar a la Justicia y el repudio de quienes algún día le aplaudieron.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
«Qué fraude»: John Kerry, el zar del clima de Biden, criticado por utilizar su contaminante jet privado

«Qué fraude»: John Kerry, el zar del clima de Biden, criticado por utilizar su contaminante jet privado

Next Article
Bill Maher, atletas transgénero, El American

Bill Maher sobre atletas transgénero en deportes de mujeres: «¿Cómo vamos a ser justos? Estamos hablando de biología»

Related Posts
Total
1
Share