fbpx



cuomo

Andrew Cuomo no tiene escapatoria, ¿tiene los días contados?

Ahora que una investigación judicial confirma las acusaciones de acoso sexual contra Cuomo, decenas de demócratas piden su destitución

[Read in English]

El gobernador de Nueva York, el demócrata Andrew Cuomo, está sometido a una fuerte presión para que dimita después de que la fiscal general de Nueva York anunciara que en la investigación de cinco meses creada para investigar las múltiples acusaciones de acoso sexual contra el gobernador descubrió que, de hecho, Cuomo había acosado sexualmente a una docena de mujeres y trabajó para tomar represalias contra una de sus acusadoras.

Cuomo, que también ha sido acusado de encubrir deliberadamente el número de muertes por COVID en las residencias de ancianos de Nueva York, lanzó una contundente (y extraña) reprimenda a las acusaciones diciendo que no dimitirá por las acusaciones de acoso sexual (ahora confirmadas) que se le imputan, afirmando que los “hechos son mucho más diferentes de lo que se está presentando”.

El gobernador ahora deshonrado también publicó una defensa escrita de 85 páginas hecha por su abogado, que extrañamente incluye al menos 24 páginas de fotos del gobernador abrazando y besando tanto a políticos como a gente normal durante su tiempo bajo el ojo público, su abogado también incluyó fotos de figuras públicas como los expresidentes Obama y Bush abrazando a la víctima del huracán, posiblemente como una forma de mostrar la normalidad del comportamiento del gobernador.

cuomo-resign-impeachment
La fiscal general de Nueva York, Letitia James, anunció este martes los resultados de la investigación. (EFE)

Los demócratas en contra de Cuomo

A pesar de los encendidos reproches del gobernador, su posición política se está volviendo cada vez más insostenible ya que sus compañeros demócratas se han unido al coro de voces que piden la dimisión de Cuomo y otras que insinúan otros procedimientos para acabar antes con su estadía en la mansión del gobernador.

La presidenta Pelosi (demócrata de California), el líder de la mayoría del Senado, Chuck Schumer (demócrata de Nueva York), y la senadora Kirsten Gillibrand (demócrata de Nueva York) han pedido la dimisión inmediata de Cuomo. En especial, el presidente de los Estados Unidos también pidió abiertamente la dimisión del gobernador Cuomo en una rueda de prensa el martes por la tarde.

Los compañeros demócratas de Cuomo en Nueva York también han dado la espalda al gobernador.

La vicegobernadora Kathy Hochul (segunda en la línea de sucesión) tuiteó que no solo cree en las acusaciones contra Cuomo, sino que cree firmemente que “nadie está por encima de la ley” y que es el deber de la Asamblea de Nueva York determinar los próximos pasos.

El presidente de la Asamblea de Nueva York, Carl Heastie, dijo que cree que Cuomo “no puede seguir en el cargo” y que estará dispuesto a finalizar la investigación de la destitución en la Cámara Baja “lo antes posible”.

Los sindicatos, los mayores aliados de Cuomo, también emitieron un comunicado en el que condenan las acciones de Cuomo y piden que dimita o que la asamblea de Nueva York tome medidas para “responsabilizar” rápidamente al gobernador.

Con el grueso de la cúpula nacional demócrata pidiendo abiertamente la dimisión de Cuomo y con muchos de sus socios locales distanciándose también de él, muchos se preguntan qué puede pasar en los próximos días.

Dimitir o ser dimitido: las dos opciones de Cuomo

La cruda realidad para el gobernador es que puede marcharse por decisión propia mediante la dimisión o atreverse a que su partido lo someta a un juicio político y lo condene, echándolo del cargo. Cuomo podría esperar que la óptica de que los demócratas se rebelen contra un compañero de partido y lo expulsen del poder sea lo suficientemente sucia como para convencer a suficientes demócratas de que no lo condenen.

cuomo-impeachment
Cuomo se enfrenta al final de su mandato como gobernador y, posiblemente, a su muerte política (EFE)

Sin embargo, esto podría ser un deseo del gobernador. El Partido Demócrata se ha autoproclamado defensor de los derechos de la mujer y de las víctimas de abusos sexuales, por lo que sería extremadamente hipócrita que el partido no reprendiera a un gobernador que ha acosado sexualmente a al menos una docena de mujeres durante su mandato.

Además, casi toda la dirección del Partido Demócrata (tanto a nivel nacional como regional) ya ha manifestado que cree que Cuomo no debería seguir siendo gobernador, y muchos plantean la posibilidad de una rápida destitución para acabar con el político neoyorquino en desgracia. Si Cuomo mantiene su determinación de no dimitir, seguramente la Asamblea Legislativa de Nueva York iniciará el proceso de destitución.

Según la Constitución de Nueva York, el procedimiento será el siguiente: una mayoría simple de la Cámara Baja tendría que votar a favor del impeachment (muy probablemente después de que el Comité Judicial termine su investigación sobre Cuomo), entonces el caso se elevaría al “Tribunal Supremo del Impeachment” que está compuesto por todos los senadores del estado (excepto el líder de la mayoría) y los siete miembros del más alto tribunal de Nueva York, y para que un gobernador sea destituido de su cargo, dos tercios de este órgano tendrían que votar para condenarlo.

El procedimiento será sin duda innovador y casi sin precedentes, ya que solo un gobernador ha sido destituido anteriormente en la historia de Nueva York. William Sulzer fue rápidamente impugnado y destituido de su cargo en 1913, después de molestar a los jefes de la corrupta maquinaria demócrata conocida como Tammany Hall, apenas cumplió 10 meses como gobernador antes de ser destituido.

En la actualidad, los demócratas tienen una mayoría de dos tercios en las Cámaras Baja y Alta de las legislaturas del Estado de Nueva York, con 107 de los 150 de la Asamblea Estatal, y 43 de los 63 senadores estatales.

Dado que se espera que los republicanos voten a favor de la impugnación de un gobernador demócrata, la votación de destitución solo necesitaría 32 votos demócratas en la Asamblea para pasar a la siguiente fase. Para que Cuomo sobreviva a la impugnación, necesitaría entonces el apoyo de al menos 24 votos en el “Tribunal Superior de Impugnación” que voten en contra de su destitución.

Cuomo podría tener la esperanza de que un largo juicio en el Tribunal Supremo de Impeachment le diera el tiempo suficiente para conseguir algunos votos y conservar su cargo hasta el final de su mandato el año que viene, sin embargo, empieza a parecer poco probable que Cuomo pueda sobrevivir a esta votación.

Está por verse si el gobernador (que el año pasado recibió los elogios de los principales medios de comunicación) decidirá dejar el cargo en sus propios términos y resistir o forzar a su partido a echarlo de la mansión del gobernador. Lo que sí está claro es que parece que el reinado de Cuomo sobre la política neoyorquina está llegando a su fin, eso sin contar con los posibles procesos penales que se avecinan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Tras bloqueo de orden ejecutiva por juez federal, Gobernador de Texas responde

Tras bloqueo de orden ejecutiva por juez federal, Gobernador de Texas responde

Next Article
moratoria de evicción

Biden extiende moratoria de evicción hasta octubre

Related Posts
Total
0
Share