fbpx
Antimonopolio, Google, Facebook, BigTech, El American

Políticas antimonopolios deben concentrarse en monopolios gubernamentales

La FTC tiene razón al mostrarse escéptica con las juntas estatales de concesión de licencias, que son famosas por utilizar las regulaciones como arma para mantener a potenciales competidores fuera del negocio

[Read in English]   

Por Joshua Polk y Anastasia Boden

Los recientes titulares relacionados con la legislación antimonopolio se han centrado en las investigaciones gubernamentales sobre las empresas “Big Tech“, como Facebook y Google. Esto es divertido, dado que es el gobierno el mayor perpetrador del comportamiento monopolístico. Ahora se reconoce ampliamente que las juntas estatales de concesión de licencias, a menudo dominadas por los actores de la industria, utilizan las regulaciones como arma para mantener a los posibles competidores fuera del negocio.

No se puede decir seriamente que las leyes de concesión de licencias que rigen profesiones tan inocuas como la floristería, el secado de cabello y el diseño de interiores protejan al público; protegen de la competencia a los titulares de las licencias. Si realmente nos preocupamos por evitar los monopolios, deberíamos concentrar los esfuerzos antimonopolio en las juntas de concesión de licencias, que utilizan la ley para enriquecerse y excluir a los aspirantes a empresarios de su profesión.

Un buen ejemplo de conducta anticompetitiva por parte de los reguladores estatales es el “aumento de licencias”, el fenómeno por el cual los reguladores interpretan que su autoridad abarca cada vez más servicios auxiliares con el fin de crear un monopolio sobre esos servicios.

Tenemos, por ejemplo, el intento por parte de las juntas dentales de exigir una licencia de dentista para ofrecer blanqueamiento dental con luces LED, que no son más potentes que una linterna doméstica. La única razón para exigir a alguien que obtenga una toda una licencia de dentista para poder montar un quiosco en un centro comercial y blanquear los dientes es impedir la competencia leal.

Los consejos dentales son reincidentes en lo que respecta a la conducta anticompetitiva. En 2003, la Comisión Federal de Comercio acusó a la Junta de Odontología de Carolina del Sur de impedir ilegalmente que los higienistas dentales prestaran atención preventiva básica a los niños desfavorecidos.

Basándose en su preocupación por el hecho de que los niños empobrecidos no recibían atención, la legislatura de Carolina del Sur eliminó una ley que exigía que los dentistas examinaran a cada niño antes de que un higienista ofreciera servicios básicos. Pero la junta dental de nueve miembros, compuesta por siete dentistas licenciados, restableció la política. La FTC concluyó que las acciones de la Junta “privaron a miles de escolares económicamente desfavorecidos de la atención dental necesaria” sin justificación. 

A pesar de las acciones descaradamente anticompetitivas como ésta, los organismos gubernamentales suelen argumentar que son totalmente inmunes a la responsabilidad antimonopolio. Un caso relacionado con la junta dental de Carolina del Norte llegó hasta el Tribunal Supremo, con el argumento de que la junta no debería estar sujeta a la ley federal antimonopolio. En ese caso, el Tribunal Supremo dejó claro que, aunque algunas acciones estatales son inmunes a la responsabilidad, retendría la inmunidad de las juntas dominadas por los participantes en el mercado a menos que sean “supervisadas activamente” por el Estado y estén aplicando una política estatal “claramente articulada”.

Este precedente es crucial para las futuras y actuales investigaciones de la FTC sobre el sector. Recientemente, la FTC ha empezado a investigar los esfuerzos de los estados por frustrar la tele-dentalidad, a pesar de que ésta hace que la atención sea más asequible y le ahorra a la gente viajes innecesarios a las urgencias o a la consulta con el dentista. (De hecho, son estas características las que la convierten en objetivo de los profesionales tradicionales).

La FTC investigó recientemente a la Junta de Examinadores Dentales de Alabama por aplicar las restricciones de la telediagrafía a la empresa dental SmileDirectClub. Pero, al igual que la Junta de Carolina del Norte, la Junta de Alabama argumenta que, como regulador estatal, en su intento por eliminar la competencia, es inmune a la ley antimonopolio.

La Junta llegó a demandar a la FTC, argumentando que, dado que el estado le otorgó una amplia autoridad para regular a la industria dental, satisface la norma de inmunidad del Tribunal Supremo. Pero esa interpretación poco rigurosa bloquearía el escrutinio antimonopolio de casi todas las juntas estatales, las cuales regulan de acuerdo con las políticas generales de salud pública. Alabama está intentando básicamente dejar sin sentido las importantes protecciones antimonopolio del Tribunal Supremo contra los organismos gubernamentales.

Las acciones de Alabama no deberían sorprendernos. Las investigaciones de El Centro para el Estudio de la Libertad Económica de la Universidad Estatal de Arizona demuestran que cuando hay más personas con acceso al mercado en los consejos de administración, los requisitos de licencia se vuelven más restrictivos (y por tanto anticompetitivos). El consejo de odontología de Alabama está compuesto por seis dentistas y un higienista dental.

En la industria médica, las consecuencias de las restricciones anticompetitivas de las licencias van mucho más allá de que aplastan las esperanzas empresariales y aumentan los precios. Pueden ser mortales. Políticas como las leyes de Certificado de Necesidad, que conceden perversamente a las empresas existentes la posibilidad de decidir si se le permite la entrada de un nuevo competidor en el sector, han matado a personas al crear una escasez innecesaria.

La FTC tiene razón al mostrarse escéptica ante la Junta de Examinadores Dentales de Alabama y sus esfuerzos por acabar con la innovación en el sector dental. Al conceder a los actores de la industria la autoridad legal para destruir a las empresas advenedizas, los organismos de autorización suponen una grave amenaza para la competencia.

Por ello, la FTC puede y debe concentrar sus esfuerzos en los consejos públicos y exigirles responsabilidades cuando apliquen políticas que perjudiquen al empresariado en beneficio propio.

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Libertad, expresión, incentiva, economía, El American

Cómo la libertad de expresión impulsa el progreso económico

Next Article
trump, capitolio

En MSNBC insinúan que hay que atacar a Trump con drones

Related Posts
Total
0
Share