fbpx
apple

Apple acaba de demostrar que la privacidad sigue siendo popular

Al introducir la transparencia y la elección del consumidor en la ecuación, Apple le está devolviendo el poder a la gente

Por Hannah Cox

En una medida que ha conmocionado a todo el sector tecnológico, Apple acaba de revelar una nueva función que le permite a los usuarios optar por no permitir que las aplicaciones les rastreen en sus dispositivos.

Facebook le molestó especialmente, lo que era de esperar, ya que el seguimiento de los usuarios en las aplicaciones y el uso de esos datos para colocar anuncios orientados a los consumidores es, por supuesto, la forma en que Facebook gana la mayor parte de su dinero.

Pero aunque Mark Zuckerberg desprecie la nueva función, a los usuarios del iPhone parece encantarles, ya que sólo el 4 % de los consumidores americanos han optado por ella desde que Apple puso en marcha la nueva ventana emergente.

Técnicamente, los usuarios del iPhone siempre han tenido la opción de desactivar todo tipo de seguimiento en su dispositivo, pero era un proceso engorroso que implicaba hurgar en la configuración y luego optar por cada aplicación. Por ello, pocos usuarios aprovechaban esta opción. Ahora, una notificación emergente aparece cuando los usuarios actualizan o descargan una aplicación, o cuando la abren por primera vez después de actualizar sus teléfonos. La ventana emergente hace que la función sea mucho más visible y le permite a los usuarios determinar en qué aplicaciones confían y en cuáles no.

Los usuarios están cada vez más descontentos con las grandes empresas involucradas con  las redes sociales. Muchos en la derecha han criticado políticas que consideran equivalentes a censura y favoritismo político. Y para ser justos, tanto Facebook como Twitter han expulsado a destacadas figuras conservadoras —a menudo por razones poco claras— y muchos medios conservadores y libertarios ven cada vez más limitado su contenido.

Mientras tanto, muchos miembros de la izquierda han expresado su indignación por la manipulación del proceso político que, en su opinión, ha permitido Facebook. Algunos demócratas también creen que las políticas de las empresas no van lo suficientemente lejos en la eliminación de lo que llaman “discurso de odio” y “desinformación”.

En definitiva, la confianza social en empresas como Facebook y Twitter está en su punto más bajo. Por ello, no es de extrañar que la gran mayoría de los americanos no quiera que estas organizaciones estén en posesión de sus datos, incluso si ello pudiera agilizar sus experiencias de compra en línea.

En respuesta a estos sentimientos, los líderes tanto de la derecha como de la izquierda han fomentado las infracciones de mano dura del gobierno en el mercado libre. Han abogado por multar a las empresas de redes sociales cuando se salgan de la línea (líneas trazadas arbitrariamente por quienquiera que esté en el poder en ese momento), por quebrar las empresas o por obligarlas a albergar discursos en sus plataformas. Todas estas ideas son contrarias al capitalismo de libre mercado, infringen los derechos de la Primera Enmienda de los propietarios de empresas y, en última instancia, producirían una experiencia menos agradable para los consumidores como usuarios.

Apple acaba de demostrar que hay una mejor solución, una que no requiere la participación del gobierno ni pisar las libertades en absoluto. Al introducir la transparencia y la elección del consumidor en la ecuación, Apple le está devolviendo el poder a la gente.

Es importante recordar que muchos de estos conglomerados tecnológicos ganan dinero con los datos de los consumidores en lugar de hacerlo por medios tradicionales, como la venta de un producto o el cobro de tarifas a los usuarios. Como dice el viejo refrán, “si no pagas por el producto, eres el producto”, y los estadounidenses se han vuelto hiper conscientes de esta realidad en la última década.

Pero si los usuarios optan cada vez más por no participar en este intercambio cuando se les dan las herramientas, Facebook y Twitter tendrán dos opciones. Podrían cambiar sus modelos de negocio por servicios de suscripción, que ofrecerían a los consumidores más control sobre sus datos y su cuenta. O bien, podrían trabajar para recuperar la confianza del público en general adoptando políticas que traten a los consumidores como los clientes que son. En cualquiera de los dos casos, los incentivos del libre mercado empujarían a estas grandes empresas a adaptarse y atraer de nuevo a los clientes a sus plataformas si quieren sobrevivir.

Apple ha demostrado que tratar a los clientes con respeto y proteger su privacidad vende. Su consejero delegado testificó ante el Congreso sobre el derecho a la privacidad, la empresa se ha negado a hackear teléfonos a petición de las agencias gubernamentales y ha hecho de sus protocolos de privacidad un elemento público en sus anuncios y su marketing. Estas acciones les han proporcionado una enorme lealtad a la marca por parte de millones de personas. Apple es una de las empresas más fiables del país, y un asombroso 92 % de los usuarios de iPhone piensan seguir con la marca cuando se les encuesta.

Apple
En un mercado libre, la privacidad vende.(EFE)

Las empresas tecnológicas inteligentes están tomando nota de esto y también están elevando la privacidad en su propia marca. El motor de búsqueda Duck, Duck, Go se presenta como una alternativa a Google que respeta la privacidad. Los consumidores están respondiendo. Su tráfico aumentó un 62 % el año pasado.

En un mercado libre, la privacidad vende.

Estas empresas están demostrando que la competencia en el mercado es la mejor solución para frenar el mal comportamiento de las grandes empresas tecnológicas que la regulación gubernamental.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article

El G20 se comprometió a cooperar en la donación de vacunas para países pobres

Next Article
Guillotina horizontal

El inmenso peligro de la guillotina horizontal

Related Posts
Total
16
Share