fbpx

El as bajo la manga de la izquierda

Afortunadamente en América, tenemos un público que no se deja engañar por este tipo de magia de la izquierda y exige un reembolso completo del mago timador y sus ayudantes

[Read in English]

Cuando vas a un espectáculo de magia y el ilusionista comienza a sacar un conejo de un sombrero o corta a una mujer por la mitad sólo para que salga intacta al final, aplaudes con asombro y dices, “¿cómo lo hizo?” Esto es lo que estamos presenciando en lo que parece ser una elección increíblemente problemática.

Una carta mágica política, una que el mago no tiene intención de mostrarnos nunca cómo lo hizo. Sólo que en este caso, son muchos los magos que pertenecen al Partido Demócrata y que son de diferentes rangos: el mago director es el portavoz del DNC y de los medios de comunicación, el mago intermediario es el político demócrata, y los asistentes del mago son todos los trabajadores electorales y miembros de BLM o Antifa que intimidan a los votantes.

Esta combinación de humo y espejos es muy letal para nuestra República. María Corina Machado lo vivió en Venezuela como señalé en mi entrevista con ella. Los votos desaparecieron mágicamente para la oposición y aparecieron en la columna de Hugo Chávez en las elecciones revocatorias de 2004 en Venezuela. Este tipo de magia no debería haber ocurrido allí, pero es especialmente desalentador cuando ocurre en los Estados Unidos de América.

Recientemente en mi página de Facebook, vi a un amigo que compartía con entusiasmo un artículo que muestra a Gabriel Sterling de la oficina del Secretario de Estado en Georgia atacando a cualquiera que “amenazara” a los trabajadores electorales. Ahora, obviamente, cualquiera que amenace la vida de alguien no debe ser tolerado. Si alguien está haciendo esto realmente, es ridículo y antiamericano. Tal vez tan anti-americano como hacer trampa para ganar en una elección. Dicho esto, la mayoría de los republicanos (yo incluida) simplemente pide un recuento con papeletas legales.

¿De qué sirve volver a contar el mismo lote de papeletas contaminadas? Simplemente dará los mismos resultados. No estoy seguro de que mi amigo quiera un recuento o un análisis forense de los resultados porque su candidato puede no ganar. Esto puede ser al final, más importante para ella que la verdad. Ya no estoy segura de cómo cualquier americano estaría de acuerdo con el fraude, grande o pequeño.

Si no me crees, tal vez quieras creer a algunos genios matemáticos que encontraron serias anomalías en el conteo de votos. Hacen un análisis del patrón de los votos muy parecido al que publiqué sobre el análisis del referéndum de 2004 en Venezuela por Paul Jiménez y Manuel Hidalgo. Ellos aplicaron un método llamado la ley de Benford para descubrir patrones estadísticos anómalos que encontraron consistentes con el fraude electoral de 2004 en adelante.

Para el modelo americano fui al Análisis de Patrones de Voto. Lo que encontré fue alucinante. Una cosa es escuchar el testimonio de los trabajadores electorales en varios estados y llegar a la conclusión de que efectivamente hubo algunas irregularidades. Otra cosa es ver las improbabilidades matemáticas que apuntan a un fraude, incluso si no te fue bien en álgebra. Su conclusión dice: “Este informe estudia 8.954 actualizaciones individuales de los totales de votos en los 50 estados y encuentra que cuatro actualizaciones individuales —dos de las cuales fueron ampliamente notadas en Internet, incluso por el presidente— son profundamente anómalas; se desvían de un patrón que, por otra parte, se encuentra en la gran mayoría de las 8.950 actualizaciones de votos restantes. Las conclusiones presentadas en este informe sugieren que cuatro actualizaciones del recuento de votos —que en conjunto fueron decisivas en Michigan, Wisconsin y Georgia, y por tanto decisivas de unos críticos cuarenta y dos votos electorales— son especialmente anómalas y merecen una mayor investigación”.

Un par de buenos lugares para buscar informes de fraude electoral disponibles en un solo lugar son Here is The Evidence y Every Legal Vote. En estos sitios, se enumeran cientos de casos y testimonios de múltiples fuentes. Numerosas acusaciones como el rompimiento de votos, intimidación de votantes, boletas de personas muertas, y trabajadores electorales llenando boletas para Joe Biden son abundantes.

Si todavía no está convencido, eche un vistazo a este informe de Sharyl Attkisson, una reportera de investigación que una vez fue blanco de la Administración de Obama por informar sobre Fast and Furious cuando trabajaba para CBS News. Aunque el Departamento de Justicia de EE.UU. lo negó, la CBS encontró pruebas de acceso no autorizado de un desconocido a su ordenador del trabajo.

En su libro, reveló que su computadora fue hackeada por un spyware y en enero de 2020, presentó una queja en la Corte Federal alegando que la administración de Obama la espiaba. Es valiente y sabe lo que hace, por lo que me alegro de que esté a tope con estas acusaciones de fraude. Su enlace es Sharyl Attkisson.

Puedo prescindir de este tipo de carta mágica política que sólo la izquierda sabe usar con una audiencia sin pretensiones. Afortunadamente en América, tenemos un público que no se deja engañar por este tipo de magia y exige un reembolso completo del mago timador y sus ayudantes.

Total
6
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Nike, esclavos, partido comunista chino

Nike y las empresas que utilizan esclavos del Partido Comunista chino

Next Article

La merchandise de Alexandria Ocasio-Cortez: justicia social a precios de Ralph Lauren

Related Posts
Total
6
Share