fbpx

pequeñas empresas

Por qué un aumento al impuesto sobre las ganancias de capital destruiría masivamente empleos y riqueza

Aunque las startups representan menos del 1 % de todas las empresas, generan el 10 % de los nuevos puestos de trabajo en un año determinado

Por Aadi Golchha

Cuando se habla del crecimiento económico en un panorama posterior al COVID, con demasiada frecuencia se pasa por alto el papel de los inversionistas ángeles. Estos inversionistas ángeles o inversionistas privados que suelen ser ricos, financian proyectos de pequeñas empresas a cambio de capital. Para las pequeñas empresas, los inversionistas ángeles proporcionan un salvavidas muy necesario en forma de infusión de efectivo que no tiene que ser devuelto, excepto en la propiedad compartida. La inversión privada, sobre todo a través de los ángeles inversionistas, es sin duda una fuerza impulsora del avance tecnológico y la creación de empleo.

Desgraciadamente, la inversión de los ángeles se ha visto amenazada recientemente por la posibilidad que se avecina de que la nueva administración aumente los impuestos sobre las ganancias de capital. Los impuestos sobre las ganancias de capital a largo plazo se aplican a los activos, como las participaciones en empresas, que se poseen desde hace más de un año cuando se venden. En la actualidad, las ganancias de capital a largo plazo se gravan al 20 % para los inversionistas ricos. La Casa Blanca pide ahora un tipo impositivo federal máximo del 39.6 %, casi el doble del actual.

Como explica Chris Edwards, director de estudios de política fiscal de Downsizing Government, “en la biotecnología y otros sectores vanguardistas, las ganancias de los inversores después de impuestos suelen reinvertirse en la siguiente ronda de empresas de riesgo, creando así un círculo virtuoso”.

Una de las razones por las que casi todos los países de renta alta mantienen bajos los impuestos sobre las plusvalías es para ayudar a garantizar que los inversionistas y los emprendedores se vean incentivados a asumir el riesgo de dedicarle tiempo y recursos a empresas de nueva creación, relativamente arriesgadas, que suelen depender del tipo de innovación científica y técnica que impulsa el crecimiento del empleo y el progreso a largo plazo.

Según los datos de la Oficina del Censo, aunque las startups representan menos del 1 % de todas las empresas, generan el 10 % de los nuevos puestos de trabajo en un año determinado. Tim Kane, de la Fundación Kauffman, señaló que “sin las startups, no habría crecimiento neto del empleo en la economía americana”. En el mismo documento, expone el argumento de que “en términos del ciclo de vida que tienen los empleos, los responsables políticos deberían apreciar el tremendo efecto sobre la creación de empleos que tiene el primer año de vida de una empresa”.

Los inversionistas ángeles adinerados han estado detrás de muchas empresas americanas que han revolucionado su campo de trabajo y han provocado un crecimiento y un progreso tecnológico sin precedentes. Henry Ford, por ejemplo, recibió una infusión de efectivo del comerciante de carbón, Alexander Y. Malcolmson. El primer inversionista de Apple fue un jubilado millonario de IntelMike Markkula. Jeff Bezos obtuvo 8 millones de dólares de Kleiner Perkins para crear Amazon.

Un aumento de los impuestos sobre las ganancias de capital desalentaría estas inversiones de alto riesgo, las cuales proporcionan el tan necesario capital inicial a empresas emergentes e induciría a los inversionistas a cambiar sus inversiones por acciones o bonos que pagan dividendos. Aunque son más seguras, estas vías de inversión no producen los puestos de trabajo o la innovación que producen los startups y obstaculizarían el espíritu empresarial.

“Tales aumentos de impuestos serían un golpe para la inversión en startups y el espíritu empresarial”, escribe Edwards. “Las personas que se plantean lanzar startups tecnológicas se quedarían en cambio en trabajos asalariados porque obtener una menor ganancia después de impuestos de un startup no valdría todo el estrés, el riesgo y el trabajo duro adicionales”.

Esta subida de impuestos también le dificultaría a los startups la atracción de trabajadores cualificados. Tres cuartas partes de las empresas de Silicon Valley ofrecen opciones sobre acciones a sus empleados para atraerlos a sus puestos asalariados en las grandes empresas. Un impuesto sobre las ganancias de capital significativamente más alto haría que ese beneficio fuera mucho menos atractivo.

Un aumento del impuesto sobre las plusvalías supondría un gran golpe para los inversionistas ángeles que financian las nuevas tecnologías e ideas que a menudo damos por sentadas. Para garantizar el crecimiento y el progreso en el futuro, es imperativo que creemos y mantengamos un entorno que le permita a los inversionistas ángeles operar y prosperar.

1 comment
  1. El desestímulo al crecimiento económico es propio de los regímenes socialisgas que aspiran a controlarlo todo. Es lo que está pasando en ese país. Mientras,los chinos se frotan las manos de contento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
el retiro, policías, El American

Puerto Rico: gobernador asegura que hay que salir de la quiebra para negociar el retiro de policías

Next Article
policía paro, el american newsroom puerto rico

Puerto Rico: casi 5,000 policías se unieron al paro de brazos caídos

Related Posts
Total
0
Share