fbpx

Bank of America Corporation enseña propaganda antiamericana a sus empleados

El escritor Christopher F. Rufo denunció que el banco implementó un programa de reeducación donde se «afirma que Estados Unidos es un sistema de ‘supremacía blanca’ y anima a los empleados a convertirse en ‘woke en el trabajo’»

[Read in English]

El Bank of America Corporation está enseñando propaganda antiamericana a sus empleados mediante un polémico programa de reeducación basado, mayormente, en «conceptos radicales y pseudocientíficos de la teoría crítica de la raza», de acuerdo con un artículo exclusivo del escritor Christopher R. Rufo.

Según la denuncia, el Bank of America Corporation está «implementado un programa de reeducación racial que afirma que Estados Unidos es un sistema de ‘supremacía blanca’ y anima a los empleados a convertirse en ‘woke en el trabajo’».  

De esta forma, el banco instruye «a los empleados blancos en particular a “descolonizar [sus] mentes” y “ceder el poder a la gente de color”», explicó Rufo.

En su cuenta en Twitter, el escritor publicó algunas fotos del documento de reeducación, entre ellos un calendario y también parte del contenido difundido por Bank of America.

En los primeros días el programa estipula el estudio de temas como: «Raza e identidad racial», «interseccionalidad» y «niveles de racismo». En los días finales se estudian contenidos sobre las «inequidades del sistema legal», la «justicia ambiental» y «construyendo una cultura de equidad racial», entre otros puntos.

De acuerdo con Rufo en el contenido se nota un fuerte sesgo antipolicial, antiblanco y, en definitiva, antiamericano.

Estados Unidos tiene una «sociedad racializada», según Bank of America

En parte del contenido del programa se lee que: «La noción de raza es una construcción social diseñada para dividir a las personas en grupos clasificados como superiores e inferiores. El consenso científico es que la raza, en este sentido, no tiene una base biológica: todos somos una sola raza, la raza humana. La identidad racial, sin embargo, es muy real. Y, en una sociedad racializada como Estados Unidos, a todo el mundo se le asigna una identidad racial, ya sea que lo sepan o no».

 Bank of America Corporation enseña propaganda antiamericana a sus empleados
Captura de pantalla del programa difundida por Christopher F. Rufo.

Entonces, el programa empieza a explicar que las personas blancas viven con «privilegios de gente blanca» y que, en ocasiones, estos mismos dejan de sentirse blancos cuando tienen parejas interraciales.

«Los blancos en matrimonios o relaciones interraciales entre negros y blancos experimentan con frecuencia un cambio en la forma en que entienden personalmente su identidad racial individual», señala el programa.

«En una sociedad en la que ser blanco (independientemente de la clase socioeconómica a la que se pertenezca o de otras desventajas) significa vivir una vida con privilegios para la piel blanca —como la presunción de seguridad, competencia y no criminalidad—, los blancos que empiezan a experimentar la discriminación por su conexión íntima con alguien de otra raza, o que ven regularmente a sus seres queridos ser víctimas de la discriminación racial, pueden empezar a dejar de sentirse blancos. Al fin y al cabo, su realidad vivida no se ajusta al significado social de su blancura», sigue.

Imagen
Captura de pantalla del programa difundida por Christopher F. Rufo.

Asimismo, el programa de reeducación cita a dos autores que explican que a los niños se les debe enseñar a desligarse del «smoq blanco». «Van Ausdale y Feagin (2001) afirman que se debería enseñar activamente a todos los niños a reconocer y rechazar el “humo” del privilegio blanco, pero que, si existe una educación contra los prejuicios en los programas escolares, suele ser demasiado escasa y tardía».

Imagen

¿Cuáles son estos supuestos privilegios de gente blanca? El programa deja varios ejemplos:

«No tengo que educar a mis hijos para que sean conscientes del racismo sistémico para su propia protección física diaria», «Si tengo poca credibilidad como líder puedo estar seguro de que mi raza no es el problema», «Si mi día, mi semana o mi año van mal, no necesito preguntar de cada episodio o situación negativa si tuvo matices raciales», entre otros.

En otro apartado, el programa también dice que los blancos pueden ser propensos a «ser irreflexivos y no cuestionar nuestros valores y supuestos culturales»; a «tener una menor capacidad de perseverar ante los obstáculos o la incomodidad»; a, incluso, sentir «barreras para establecer relaciones auténticas e íntimas con personas de color, así como con personas blancas que tienen opiniones diferentes sobre la raza»; y también que tienen el problema de tener «una imaginación y creatividad más limitadas debido a la complacencia en el statu quo».

Por otro lado, el propio programa dice que la «discriminación inversa», es decir, de negros hacia blancos, no es posible. «El racismo inverso y la discriminación no son posibles dada la historia de opresión y las estructuras de poder que han sido fundamentales para la creación de este país. Todas las personas pueden ser injustas y tratar mal a los demás, pero eso no es lo mismo que ser racista. El racismo es, por definición, una forma de opresión basada en el concepto de raza construido socialmente que utiliza el grupo racial dominante (los blancos) sobre los grupos raciales no dominantes». Es decir, las personas negras no pueden ser racistas según el programa de Bank of America Corporation.

Las personas blancas deben «descolonizar su mente», según el programa

El programa de reeducación da una serie de recomendaciones «personales» y «estructurales» a los empleados de Bank of America para que se comprometan y luchen contra el racismo sistemático al tiempo que se les otorgue «poder» a las personas afroamericanas. Se les pide, en síntesis, que sean activistas «woke en el trabajo».

En las recomendaciones estructurales se lee: «Ser responsables, a nivel individual y organizativo, de desmantelar los instrumentos personales, interpersonales, institucionales y estructurales de la supremacía blanca»; «Defender públicamente la equidad racial y desafiar las normas culturales dominantes de los blancos, lo que incluye nombrar las microagresiones en contextos interpersonales e institucionales»; y, por último, «Ceder el poder a las personas de color dentro y a través de los equipos, organizaciones y sistemas».

Las personales incluyen otras tres recomendaciones que, tranquilamente, pueden ser lemas del grupo marxista y antirracista Black Lives Matter: «Descolonice su mente. Acepta que la supremacía blanca y el racismo institucional son reales y los practican todas las razas»; es la primera. «Interrogar la narrativa dominante. Comprende los prejuicios implícitos y tu identidad y papel en la habilitación y propagación del racismo estructural», la segunda y, finalmente, «Completa tu propio trabajo interno. No pongas la carga exclusivamente en las personas de color o en las personas que percibes como más “woke” para que te expliquen el sistema. Hazte responsable del trabajo en los cuatro niveles en los que opera el racismo».

Es muy curioso cómo una institución llamada «Bank of America» decide enseñar a sus empleados propaganda política antiamericana. Un síntoma de los tiempos actuales, sin dudas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article

La judeofobia como afrenta a la humanidad

Next Article
marxismo, El American

El marxismo es un dogmatismo que se autodenomina "ciencia" sin serlo

Related Posts
Total
20
Share