fbpx
Saltar al contenido

La batalla provida apenas empieza

Available: English

[Read in English]

Finalmente sucedió.

ROE V. WADE fue derogado. Estados Unidos dejará de estar entre los países con leyes de aborto más permisivas del mundo —un grupo liderado por China, Corea del Norte, Colombia e Islandia, este último famoso por “acabar” con el síndrome de Down a través del aborto.

Es un día histórico para Estados Unidos y para los derechos civiles. Es tan importante como el fin de la esclavitud, el fin de la segregación en las escuelas o la Voting Rights Act de 1965.


Pero, al igual que el fin de la esclavitud, la segregación y la ampliación del derecho de voto a los negros no acabaron mágicamente con el racismo ni mejoraron las condiciones socioeconómicas de los negros, Dobbs v. Jackson, la sentencia de este 24 de junio, no acabará mágicamente con el aborto.

Después de todo, estados como California, Nueva York y Colorado todavía no tienen restricciones de plazo para el aborto, lo que significa que puedes asesinar a tu propio hijo durante todo el embarazo, mientras que muchos otros estados todavía permitirán el aborto hasta las 24 semanas, lo que los sitúa al nivel de China, Corea del Norte e Islandia.

"*" señala los campos obligatorios

Is the Mar-A-Lago raid an unjust witch hunt?*
This poll gives you free access to our premium politics newsletter. Unsubscribe at any time.
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

Y, por supuesto, es probable que estos estados financien de algún modo los viajes para abortar de las mujeres en los estados con restricciones al aborto. Asimismo, muchas empresas como JPMorgan, Disney y PayPal han dicho que cubrirán los gastos de aborto de sus empleadas (realmente prefieren ayudarte a matar a tu propio hijo en lugar de pagar la baja por maternidad).

Además, incluso si existiera una prohibición del aborto a nivel federal (que debería ser el próximo objetivo legal), la triste realidad del aborto no desaparecería. Las mujeres seguirían recurriendo a los abortos de forma ilegal y en condiciones nefastas.

El objetivo inmediato del movimiento provida no es sólo prohibir el aborto, sino hacerlo impensable. El caso Dobbs v. Jackson es un paso positivo en ese sentido, pero es sólo el principio.

¿Qué más habría que hacer?

Para empezar, la normativa sobre adopción debería ser más flexible. Las mujeres embarazadas que no pueden ser madres no deberían elegir entre el aborto o un orfanato para sus hijos cuando hay unas 36 familias que quieren adoptar por cada niño dado en adopción.

La financiación de los centros de crisis para embarazadas, el permiso de maternidad remunerado y los créditos fiscales por hijos son sólo algunas de las pocas políticas pro-familia y provida que deberían priorizarse a partir de ahora. Restringir el aborto no funcionará si los abortos no se reducen realmente. En ese caso, es papel mojado.

No me malinterpreten: restringir y prohibir el aborto es importante. Al fin y al cabo, la ley es maestra de la moral; fomenta ciertas actitudes sociales y restringe otras. Pero no es más que un primer paso.
Los republicanos harían bien en asumir plenamente la naturaleza del futuro de su partido: un partido pro-familia por encima de todo, para tratar de convertirse en un país en el que ninguna familia tenga que preguntarse si puede permitirse otro hijo y las mujeres embarazadas no tengan más que el apoyo de sus familias, sus lugares de trabajo y el sistema de salud.

Por último, se trata de crear una cultura de la vida. Una cultura en la que ningún médico presione a una mujer para que aborte a su hijo con síndrome de Down, en la que una familia no crea que puede permitirse un tercer hijo, o en la que los fundamentalistas no reprendan a las jóvenes por quedarse embarazadas, y una cultura que entienda que cada niño tiene una dignidad infinita que debe ser protegida, respetada y amada.

La cultura de la muerte en la que tener un hijo se ve como un obstáculo para la carrera universitaria, como una pausa en tu vida, un problema o un dolor de cabeza debe terminar. Cada hijo es un precioso regalo de Dios; como si Dios dijera a la humanidad: “Es bueno estar vivo” y “esto es lo mucho que te quiero”.

Los cambios culturales llevan mucho tiempo. Los republicanos deberían empezar a buscar candidatos sólidamente provida y pro-familia en las legislaturas estatales, porque es ahí donde se producirán las políticas para los grandes cambios culturales y legales pro-familia, porque los profesionales de la salud que procuran un aborto no merecen nada menos que la cárcel, y las mujeres presionadas para abortar no merecen nada más que misericordia y amor.

Es hora de que el partido republicano deje de ser meramente antiaborto y adopte por completo su identidad provida y profamilia.

Hoy lo celebramos. Pero mañana es el día de empezar a acompañar a las mujeres en crisis de embarazo y caminar con ellas para que se sientan amparadas y amadas y vean que su precioso hijo merece vivir.

El objetivo del movimiento provida es el mismo de siempre: proteger, valorar y respetar la vida desde la concepción hasta su fin natural.

Total
1
Share