fbpx
Keystone XL

Biden bloquea construcción del Keystone XL: decisión costará 10,000 empleos

La línea Keystone XL ya está en su cuarta y última etapa de construcción, no está claro porqué detener un proyecto que ya está funcionando y a punto de ser terminado

[Read in English]

El día de hoy la empresa TC energy ha anunciado que cesará sus operaciones de la línea Keystone XL, un gran sistema de oleoductos de más de 4,700 kilómetros que conecta los yacimientos de petróleo de la provincia canadiense de Alberta, que contienen algunas de las mayores reservas de crudo del mundo, con el Golfo de México y los Grandes Lagos en Estados Unidos.

La razón por la que TC Energy ha cesado operaciones de construcción ha sido que el presidente Joe Biden revocará el permiso de construcción del proyecto, (cómo lo hizo su padrino político Barack Obama), decisión que se formalizó el miércoles, el mismo día de su posesión. El bloqueo de la línea Keystone XL costará alrededor de 10,000 empleos.

U.S./Canada border crossing completed
La revocación del permiso de construcción de la línea Keystone XL podría costa más de 10,000 empleos. Canadá invirtió el año pasado $ 1.5 billones en su construcción. (TC Energy)

Las primeras dos fases de la línea Keystone XL tienen la capacidad de transportar el equivalente a 590,000 barriles de petróleo diariamente a las refinerías del Midwest americano, y la fase tres de la línea tiene una capacidad de transportar 700,000 barriles a las refinerías en Texas.

Los planes de revocar el permiso de operación de la línea de $ 8 billones fueron conocidos el domingo por la agencia de prensa CBC News. La noticia viene como una cachetada a Canadá que el año pasado invirtió $1.5 billones en el proyecto más otros tantos billones en garantías de bonos. Como resultado de la inversión la parte canadiense del proyecto ha estado bajo construcción por varios meses, con más de 1,000 trabajadores paticipando al sureste de Alberta.

La paralisis de la línea se ha vuelto una cruzada de la izquierda en los Estados Unidos, Barack Obama en el 2015 negó el permiso de construcción en el lado de la frontera americano, y el expresidente Donald Trump restableció dicho permiso.

El bloqueo al oleducto Keystone XL es una decisión política, no técnica

La línea Keystone XL ya está en su cuarta y última etapa de construcción, no está claro porqué detener un proyecto que ya está funcionando y a punto de ser terminado. La decisión de bloquear la construcción del oleoducto envía una pésima señal al mercado sobre la estabilidad de algunas inversiones en los Estados Unidos.

TC Energy dijo en un comunicado el domingo por la noche que la compañía planea gastar en la operación de la línea Keystone XL más de $ 1.7 billones en generación solar, un sistema operativo eólico y alimentado por batería para la tubería, contratar una fuerza laboral solo sindical, firmar socios de capital indígena y establecer operaciones de cero emisiones para 2030, todo con miras a asegurar la aprobación de Biden.

La izquierda acusa a la línea Keystone XL de facilitar las exportaciones del petróleo canadiense de las arenas petrolíferas de Alberta. Canadá es el tercer mayor exportador de petróleo en el mundo, y el 98 % de sus exportaciones van destinadas a los Estados Unidos.

Keystone XL commits to become first pipeline to be fully powered by  renewable energy
TC Energy ha hecho diversos compromisos como invertir más de $ 1.7 billones en una operación sostenible y con cero emisiones de la línea para poder contar con el beneplácito de Biden. (TC Energy)

Aunque Biden ha prometido una fuerte reconversión energética dentro de su gobierno, la realidad es que Estados Unidos todavía consume el equivalente a 20.54 millones de barriles de petróleo diarios. A menos de que el presidente Biden haya encontrado la forma de que todo el parque automotor americano se reconvierta a energía eléctrica, el petróleo seguirá teniendo una demanda considerable en el país.

Los combustibles fósiles, lejos de ser el gran villano, han sido la principal fuente de reducción de gases de efecto invernadero en los Estados Unidos en las últimas décadas, ya que el gas natural relativamente limpio ha desplazado el carbón más sucio en la generación de electricidad. Incluso dentro del propio proceso de extracción del petróleo en Canadá ha habido avances sustanciales; el gobierno canadiense estima que las emisiones de Co2 asociadas a la explotación petrolera se han reducido un 30 % desde la década de los noventa.

Al final la demanda de petróleo de los Estados Unidos no desaparecerá de la noche a la mañana, así los demócratas sueñen que tal cosa se pueda decretar. Biden tendrá que elegir de donde importa el petróleo. ¿No resulta más costoso ambientalmente importar petróleo a través de un navío que por un oleoducto? ¿Preferirá Biden obligar a los inversionistas americanos a que importen petróleo de regímenes como Arabia Saudita o Venezuela en vez de una democracia como Canadá?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article

Álvaro Uribe: Trump tomó acciones claras en favor de las libertades

Next Article
Nicolás Maduro

Maduro feliz con la llegada de Biden: "Se fue Donald Trump, victoria de Venezuela"

Related Posts
Total
1
Share