fbpx

Biden tiene razón: abandonar rápidamente los combustibles fósiles sería peligroso

La admisión de Biden sobre los límites de las energías renovables merece nuestra atención

Por Jon Miltimore

Tras su viaje a Roma hace unas semanas para la cumbre del G-20, el presidente Joe Biden expresó su preocupación por el hecho de que el aumento de los costos energéticos perjudicara a las familias de la clase trabajadora e instó a la OPEP y a Rusia a bombear más petróleo.

Algunos indicaron que se trataba de un mensaje extraño enviado al mundo, ya que Biden se estaba preparando para una cumbre sobre el clima en Escocia en la que se comprometió a reducir las emisiones de carbono en su país.

“A primera vista parece una ironía”, dijo Biden. “Pero la verdad es que… todo el mundo sabe que la idea de que vamos a ser capaces de pasar a la energía renovable de la noche a la mañana… simplemente no es racional”.

Algunos, como el New York Post, se han burlado de Biden por “rogar” a los saudíes que bombeen más petróleo después de obstaculizar los esfuerzos de producción en Estados Unidos.

“En su primer día en el cargo, Biden mató el oleoducto Keystone XL, que habría traído 830.000 barriles de petróleo canadiense al día hacia el sur y miles de puestos de trabajo bien remunerados”, escribió el consejo editorial del New York Post en agosto. “En marzo, puso una suspensión en el contrato de arrendamiento de petróleo en tierras federales, que un juez más tarde encontró que era ilegal. Más tarde, canceló los contratos de arrendamiento de petróleo de la era Trump en Alaska”.

El New York Post hace algunas afirmaciones válidas, pero la reciente admisión de Biden sobre los límites de las energías renovables también merece atención.

“Reconocer que la transición de la energía renovable no se producirá —no puede producirse— de la noche a la mañana es una encomiable demostración de pragmatismo”, señaló recientemente la escritora especializada en energía, Irina Slav. “También es un reconocimiento del hecho de que la gente necesita energía ahora mismo y debe obtenerla de cualquier fuente disponible”.

Slav no se equivoca. Aunque los americanos de hoy dependen menos de los combustibles fósiles que las generaciones anteriores, los combustibles fósiles siguen siendo la savia de la economía americana. En 1966, los combustibles fósiles representaban el 94 % de todo el consumo de energía en Estados Unidos; hoy, los combustibles fósiles representan casi el 80 % del consumo de energía de la nación, según las estadísticas federales.

Cuando Biden dice que “no es racional” pensar que Estados Unidos podría pasar rápidamente a las energías renovables, no se equivoca. Sería un acto de locura y uno mortal.

Soluciones vacías

Los combustibles fósiles tienen fama de ser sucios y nuestra dependencia de ellos se describe a menudo como una “adicción”, como un narcótico. Es cierto que a veces pueden ser sucios o perjudiciales para el medio ambiente —como pueden serlo todas las fuentes de energía del planeta—, pero la gran verdad que a menudo se subestima es el hecho de que los combustibles fósiles ayudan a mantener la gran mayoría de la vida humana en la Tierra.

“Los combustibles fósiles no son una adicción autodestructiva que está destruyendo el planeta”, señala Alex Epstein en su exitoso libro The Moral Case For Fossil Fuels. “Son una tecnología que mejora la vida del planeta”.

Biden se ha quejado a menudo de la contaminación causada por los combustibles fósiles, pero él mismo reconoce tácitamente su moralidad y necesidad económica cuando admite que no es racional renunciar a ellos de inmediato.

Esta admisión no es mera palabrería por parte de Biden. Justo la semana pasada, el presidente ordenó la liberación de petróleo de la Reserva Estratégica de Petróleo de USA como parte de un esfuerzo para frenar el aumento de los precios del combustible.

Sin embargo, los críticos tienen razón al afirmar que tales “soluciones” son huecas y no hacen nada para abordar la posible crisis energética a la que se enfrenta Estados Unidos, una crisis creada en gran medida por las propias políticas de Biden. Entre estos críticos se encuentran demócratas como el senador Joe Manchin, que pidió al presidente que revirtiera su insensata prohibición del oleoducto Keystone.

“Para ser claros, se trata de la independencia energética de Estados Unidos y del hecho de que los americanos que trabajan duro no deberían depender de actores extranjeros, como la OPEP+, para nuestra seguridad energética y, en cambio, centrarse en los verdaderos desafíos que enfrenta el futuro de nuestro país”, dijo Manchin en un comunicado. “Con una transición energética en marcha en todo el país, es fundamental que Washington no ponga en peligro la seguridad energética de Estados Unidos a corto plazo y deje a los consumidores vulnerables a la subida de precios”.

No es que Biden se equivoque al afirmar que los combustibles fósiles pueden ser más problemáticos que otras formas de energía. Es sólo que a menudo pasa por alto sus beneficios —al menos lo hacía antes de ser presidente— e ignora el hecho de que todas las formas de energía tienen inconvenientes medioambientales. Esto incluye las energías supuestamente “verdes” que Biden defiende. Por ejemplo, en su libro The Rational Optimist, Matt Ridley señala la sucia verdad sobre los molinos de viento.

“Los aerogeneradores requieren de cinco a diez veces más hormigón y acero por vatio que las centrales nucleares, para no hablar de los kilómetros de carreteras pavimentadas y cables aéreos”, escribe Ridley. “Etiquetar a los monstruos devoradores de tierras de la energía renovable como ‘verdes’, virtuosos o limpios me parece extraño. Si te gusta la naturaleza, como a mí, lo último que quieres es volver a la costumbre medieval de utilizar el paisaje que nos rodea para producir energía”.

No se trata sólo de los aerogeneradores, por supuesto.

Los paneles solares y los vehículos eléctricos tampoco son tan ecológicos como mucha gente parece creer. Por ejemplo, según la Agencia Internacional de Energías Renovables, los paneles solares pronto generarán unos 6 millones de toneladas métricas de residuos electrónicos al año. Aunque los residuos pueden reciclarse, el proceso es costoso: unas 10 veces más caro que los ingresos generados, según algunos expertos. ¿Y esas baterías de Tesla? Ni siquiera contaremos cuántos miles de kilos de CO2 se necesitan para fabricarlas. (Sugerencia: en 2019, eran unas 30,000 libras, según un estudio alemán).

Así que, aunque hay algunas quejas legítimas sobre los combustibles fósiles, la realidad es que la economía americana no podría funcionar sin ellos, a pesar de lo que sostienen los partidarios políticos. De hecho, el reconocimiento por parte del presidente Biden de que abandonar rápidamente los combustibles fósiles sería un acto de locura demuestra que entiende lo importantes que son realmente.

Así que si se olvidó de dar las gracias por los combustibles fósiles en la reciente Acción de Gracias, no estaría de más que se tomara un momento para hacerlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Ley, El American

Marco Rubio presentará proyecto para negar fondos públicos a ciudades que le den voto a no ciudadanos

Next Article

Fact-check de las afirmaciones de Biden sobre la recuperación económica

Related Posts
Total
0
Share