fbpx
biden failed to keep his promise

Biden rebaja el precio del proyecto de ley de infraestructura demócrata en oferta simbólica al GOP

Según un memorándum enviado por la Casa Blanca a los senadores del GOP, los recortes en infraestructuras se centrarían en Internet de banda ancha y en la reparación de puentes y carreteras

[Read in English]

El presidente Joe Biden ha ofrecido rebajar el precio del gigantesco proyecto de ley de infraestructura demócrata, reduciéndolo de 2 billones de dólares a poco más de 1.7 billones. El menor coste no será, sin duda, suficiente para alcanzar un acuerdo con los republicanos, cuya respuesta al plan original de Biden fue un proyecto de ley que rondaba los 550,000 millones de dólares, lo que significa que la contraoferta de Biden sigue siendo casi tres veces mayor que la oferta de los republicanos.

Según un memorándum enviado por la Casa Blanca a los senadores del GOP, los recortes en infraestructuras se centrarían en Internet de banda ancha y en la reparación de puentes y carreteras. Los demócratas proponen un recorte de 35,000 millones de dólares en lo primero y de 39,000 millones en lo segundo, al tiempo que proponen redirigir casi 450,000 millones de dólares destinados en el proyecto original a otra legislación. La secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, dijo que esta propuesta forma parte del “arte de buscar un terreno común”.

proyecto de ley de infraestructura demócrata - el american
Biden se reunió con la senadora Shelley Capito (R-WV) más temprano esta semana para hablar sobre un potencial acuerdo bipartidista sobre la ley de infraestructura (EFE)

La nueva propuesta de ley de infraestructura demócrata es casi simbólica

Lo curioso de estos recortes en el gasto es que se sitúan precisamente en el frente (el de la infraestructura tradicional) en el que hay más acuerdo bipartidista de la necesidad del gasto gubernamental. La contrapropuesta original de los republicanos ofrece de hecho más gasto para proyectos de infraestructuras tradicionales que la primera y la segunda edición del plan de infraestructuras masivas de Biden.

Por ejemplo, los republicanos propusieron originalmente un paquete de 299,000 millones de dólares para carreteras, puentes y una inversión de 65,000 millones de dólares en infraestructura de Internet de banda ancha. Los recortes de Biden dejarían su proyecto estrella en apenas 120,000 millones de dólares destinados a carreteras y puentes, mientras que la nueva cantidad que propone en infraestructura de banda ancha es en realidad la misma que los republicanos han impulsado al principio (65,000 millones de dólares).

En lugar de centrarse en las cuestiones que mantienen a demócratas y republicanos muy alejados en el tema de las infraestructuras (impuestos, infraestructuras humanas, etc.), el equipo de Biden parece centrar sus recortes en cuestiones en las que ambos partidos están bastante de acuerdo, mientras ignora los aspectos más espinosos que impiden un acuerdo bipartidista sobre infraestructuras.

infrastructure-bill-price-tag
Solo $120 millardos de los $1.7 billones de la ley de infraestructura demócrata se dirigirían a carreteras y puentes (EFE)

Por ello, es muy poco probable que esta nueva oferta de Biden sirva para acercarse a un acuerdo con los republicanos del Senado, que siguen interesados en aprobar una especie de proyecto de ley de infraestructuras, pero que están muy en contra del plan original del demócrata, tanto por la gigantesca cantidad de dinero destinada como por el tipo de proyectos que Biden pretende financiar con su plan.

La directora de comunicaciones de la senadora Shelly Moore Capito (R-WV) habló con los periodistas y confirmó que la propuesta del bando de Biden no será suficiente y dijo que la contraoferta seguía estando “muy por encima de lo que se puede aprobar en el Congreso con apoyo bipartidista”, dijo que todavía hay “grandes diferencias” entre ambos grupos y añadió que parecía que los bandos estaban “más separados” después de sus reuniones con el personal de la Casa Blanca que cuando se reunieron con el presidente Biden.

Este aparente revés llega apenas unos días después de que la senadora Capito hablara con Bloomberg y dijera que se sentía relativamente optimista sobre las perspectivas de encontrar un acuerdo común con la Casa Blanca en materia de infraestructuras.

¿Quiere Biden siquiera un acuerdo bipartidista?

Por lo tanto, la contrapropuesta de Biden parece ser más bien una cortina de humo enviada por la Casa Blanca para conseguir algo de cobertura política en caso de que las negociaciones fracasen y la administración persiga impulsar la legislación a través de sus mayorías en el Congreso mediante la reconciliación, sin necesidad de buscar ningún voto republicano.

Algunos demócratas progresistas ya han presionado a Biden sobre sus negociaciones con los republicanos del Senado, pidiéndole que las abandone y siga el mismo camino partidista que ha seguido sobre el proyecto de ley de alivio del COVID-19, utilizando la intrincada pero útil técnica parlamentaria de la reconciliación presupuestaria.

El senador por el estado de Massachusetts, el demócrata Ed Markey, se ha unido al coro progresista de los que quieren acabar con cualquier otra negociación con el GOP, diciendo en un breve pero ardiente comunicado de prensa que “no perdamos el tiempo intercambiando el alcance y la escala necesarios de este paquete de infraestructuras críticas por los votos republicanos del Congreso que aún no se han materializado ni se materializarán nunca”.

Tener la autoría exclusiva de un proyecto de ley puede suponer tanto ventajas como inconvenientes. Si el proyecto de ley es popular o tiene éxito, entonces Biden puede aprovechar eso en las elecciones de mitad de período y pintar. Los republicanos son obstruccionistas que no se preocupan por sus electores. Sin embargo, lo contrario también es cierto, si el proyecto de ley resulta ser demasiado, entonces el GOP utilizará el proyecto de ley como una muestra perfecta de la extralimitación de los demócratas y lo utilizará en el empuje de 2022 para recapturar el Congreso.

Si las conversaciones continúan como hasta ahora y ambos partidos no llegan a ningún acuerdo que cuente con el apoyo de los líderes republicanos o al menos con una aquiescencia tácita que permita a 10 senadores del GOP votar a favor del proyecto, entonces lo más probable es que Biden recurra al paquete de reconciliación y apruebe el proyecto con sus escasas mayorías tanto en la Cámara como en el Senado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Seguidores, Trump, Capitolio, El American

Es poco probable que el proyecto de ley de la Comisión del 6 de enero sobreviva en el Senado

Next Article
tenoch huerta

Tenoch Huerta, actor de Black Panther 2, se queja del racismo mientras usa insultos como "white trash"

Related Posts
Total
1
Share