fbpx
Saltar al contenido

Biden tiene una oportunidad única para acabar con los regímenes totalitarios

Biden, El American

Read in English

[Read in English]

La determinación de Occidente de desafiar la guerra leninista de Vladimir Putin contra Ucrania y, en consecuencia, el orden democrático, parece estar ganando impulso. La voluntad y la determinación del presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, y de su valiente pueblo para seguir siendo libres e independientes, ha empujado al mundo libre a ser más proactivo en su solidaridad con la nación asediada, aunque ha sido dolorosamente lento.

Los resultados de este cambio épico en el posicionamiento moral y el compromiso estratégico de las democracias del mundo han sido durante años indiferentes y apáticos. Ahora existen atractivas oportunidades para que se desarrollen procesos de liberación en los regímenes socialistas dictatoriales de las Américas.  

El martes 8 de marzo, el presidente Joe Biden anunció que Estados Unidos iba a “prohibir todas las importaciones de petróleo y gas ruso”. El secretario de Negocios del Reino Unido, Kwasi Kwarteng, también declaró el mismo día que su país “eliminaría gradualmente las importaciones de petróleo ruso en respuesta a la invasión ilegal de Ucrania por parte de Vladímir Putin para finales de año.” Polonia se sumó a las grandes noticias del día cuando dio marcha atrás y aceptó suministrar a Ucrania aviones de combate M-29 de la era soviética. El Ministerio de Asuntos Exteriores polaco declaró que podrían ser suministrados “inmediatamente y sin coste alguno”.

El ascenso de Putin al poder fue significativo no solo por enterrar la naciente democracia rusa. Significó una lenta vuelta a las andanzas imperialistas de la antigua Unión Soviética. Este ha sido específicamente el caso de América Latina. El comunismo cubano, formidable agente y base de operaciones del socialismo internacional al servicio de la URSS desde sus inicios, desarrolló una dependencia parasitaria de los subsidios soviéticos por valor de 2,000 millones de dólares anuales. Cuando los 6,000 soldados de combate del Kremlin estacionados en Cuba se marcharon en 1991, la relación entró en una fase comatosa. Todo empezó a cambiar con Putin a partir del año 2000. 

El régimen comunista de los Castro y sus satélites socialistas, especialmente Venezuela y Nicaragua, mantienen una relación simbiótica. La caída del comunismo soviético produjo un nuevo modelo dictatorial continental que se desarrolló en 1990 en el Foro de São Paulo, del que La Habana es su arquitecto y supervisor, y Venezuela su principal financiador.

La reconstrucción autocrática de la Rusia post-soviética por parte de Putin comparte muchas características con el prototipo despótico del Foro de São Paulo inventado por Castro: esquemas de votación amañados que incluyen una “oposición” irrelevante e impotente; una economía mixta con socios capitalistas concesionarios y de Estado, represión brutal y terror de Estado como política, ausencia de Estado de derecho, y un discurso político menos ideologizado. Venezuela, Nicaragua y Bolivia son claros ejemplos en América Latina de este modelo despótico.

El régimen de Putin, tras su consolidación, buscó inmediatamente restablecer su presencia en el hemisferio occidental. El papel preeminente que la dictadura castrista ha jugado en la mutación del comunismo post-soviético, aseguró a La Habana que Rusia estaría interesada en colaborar con su histórico socio subversivo en el continente. La colaboración de inteligencia entre los dos regímenes tiránicos y los protegidos del castrismo, era un hecho. La inauguración en 2017 de una gigantesca instalación rusa de recopilación de inteligencia electrónica cerca de Managua, parte de la red de espionaje GPS Glonass de Putin, era coherente con la alianza que se había reforzado. 

La Rusia de Putin ha sido especialmente diligente en sus operaciones de ciber-espionaje. El Síndrome de La Habana, presunto efecto secundario de la radiación de microondas de alta intensidad utilizada para el espionaje a distancia, y que ha infligido a cientos de diplomáticos americanos y sus familias, tiene las huellas del régimen del antiguo jefe de espionaje del KGB. 

La presencia del barco espía ruso Viktor Leonov CCB-175, anclado a unas manzanas de donde se alojaba la delegación americana mientras se desarrollaban las conversaciones de restablecimiento diplomático de 2015 entre la administración Obama y el régimen castrista, puso de manifiesto que el putinismo era una versión filtrada del modo de funcionamiento hegemónico soviético.

En 2014, Putin “perdonó” al comunismo castrista la deuda de 30,000 millones de dólares de la era soviética. Sin inmutarse por el historial de morosidad de la dictadura marxista cubana, Rusia concedió a la isla préstamos por un total de 2,300 millones de dólares, entre 2009 y 2019. El órgano legislativo títere de Putin, la Duma, aplazó recientemente el pago de dicha deuda por parte del régimen castrista hasta el año 2027, dada su declarada incapacidad de pago. En otras palabras, Rusia ha continuado financiando el socialismo continental de las Américas.

El sistema financiero ruso sirve a la Cuba comunista, a Venezuela y a Nicaragua como mecanismo para evitar las sanciones americanas. Los bancos de Putin han sido utilizados para realizar pagos en el extranjero, por ejemplo, por parte de las empresas del régimen de Maduro a empresas europeas, después de que la administración Trump impusiera sanciones a la dictadura venezolana. También es probable, adicionalmente, que sean usados para el lavado de dinero proveniente del narcotráfico, un negocio rentable para los regímenes y movimientos marxistas en el hemisferio occidental. 

La decisión americana de prohibir a 13 de los principales bancos rusos el acceso a la red SWIFT, empleada habitualmente entre las instituciones financieras para las transacciones internacionales, repercutirá negativamente en los regímenes socialistas del continente.

Juan González, director senior del Consejo de Seguridad Nacional para Asuntos del Hemisferio Occidental (NSC) de la administración Biden, declaró: “Las sanciones a Rusia son tan fuertes que tendrán un impacto en aquellos gobiernos que tienen afiliaciones económicas con Rusia”. El funcionario del NSC nacido en Colombia y que anteriormente trabajó para la administración de Obama, añadió: “Así que Venezuela va a empezar a sentir esa presión, Nicaragua va a empezar a sentir esa presión, al igual que Cuba.”  

Estados Unidos y el mundo libre tienen una oportunidad de oro para “matar dos (o más) pájaros de un tiro”. Teniendo en cuenta que los “pájaros” en cuestión son los despiadados regímenes tiránicos de Cuba, Venezuela, Nicaragua y Bolivia (potencialmente).

La guerra para ayudar a Ucrania, también puede ayudar a fomentar la libertad aquí en las Américas. La administración Biden tiene la oportunidad única de hacer lo correcto. Detener a Putin en Europa podría producir algunos dividendos maravillosos para los pueblos esclavizados del hemisferio occidental.   

Julio M Shiling, political scientist, writer, director of Patria de Martí and The Cuban American Voice, lecturer and media commentator. A native of Cuba, he currently lives in the United States. Twitter: @JulioMShiling // Julio es politólogo, escritor, director de Patria de Martí y The Cuban American Voice. Conferenciante y comentarista en los medios. Natural de Cuba, vive actualmente en EE UU.

Deja una respuesta

Total
81
Share