fbpx
Salario, Mínimo 15, El American

Artículo de Bloomberg engaña al omitir detalles en encuesta sobre el salario mínimo de $15

Un reciente artículo de Bloomberg citaba una nueva encuesta de la Universidad de Chicago para demostrar un “cambio” en la profesión económica sobre las leyes de salario mínimo. Esto es lo que omitieron

Por Jon Miltimore

Bloomberg News publicó recientemente un perfil de Arin Dube, profesor de Economía en la Universidad de Massachusetts, Amherst.

La historia es impactante. Explora cómo Dube pasó de ser un joven de 16 años que trabajaba haciendo hamburguesas, ganando 3.85 dólares en un McDonalds de Seattle, a ser una autoridad en materia de salario mínimo.

Con la propuesta legislación federal para aumentar el salario mínimo nacional a 15 dólares por hora, no es de extrañar que a Dube se le preguntara sobre esta propuesta en su entrevista, concretamente si destruiría puestos de trabajo o haría que los negocios cerraran sus puertas.

“Mi lectura sobre la evidencia es que esos riesgos probablemente no son muy altos”, dice. “También hay muchas recompensas: reducir la pobreza”.

Dube tiene derecho a opinar, por supuesto, y en general el perfil es bastante bueno. Pero lo que hace el artículo de Bloomberg a continuación merece un escrutinio (y un reproche).

El editor de economía de Bloomberg, Peter Coy, autor de la nota, afirma que históricamente los economistas solían estar de acuerdo en que las leyes de salario mínimo aumentaban el desempleo. Pero añade que el consenso entre los economistas ha cambiado en los últimos años.

“En 1978, el 90 % de los que respondieron a una encuesta entre los miembros de la Asociación Económica Americana (AEA) estaban de acuerdo en que los salarios mínimos reducen sustancialmente el empleo entre los trabajadores con salarios bajos. En 2015, sólo el 26 % de los principales economistas encuestados por la Iniciativa sobre Mercados Globales de la Escuela de Negocios Booth de la Universidad de Chicago coincidían en que el aumento del piso a 15 dólares para 2020 reduciría “sustancialmente” el empleo. (Una encuesta de la IGM publicada el 2 de febrero encontró que el 45 %, sin embargo, estaba de acuerdo en que un mínimo de 15 dólares “reduciría el empleo de los trabajadores con salarios bajos en muchos estados”).

Cualquiera que lea este párrafo probablemente supondrá que los economistas están ahora de acuerdo con Dube en que los riesgos de aumentar el salario mínimo son bajos. Pero si se observa la encuesta real del IGM que cita Coy, no es así.

En la encuesta, se le pidió a los economistas que respondieran a la siguiente pregunta: “Un salario mínimo federal de 15 dólares por hora reduciría el empleo de los trabajadores con salarios bajos en muchos estados”.

Coy no se equivoca al afirmar que el 45 % de los economistas estaban de acuerdo con la afirmación. Lo que no menciona es que sólo el 14 % de los encuestados estaba en desacuerdo. La encuesta muestra que un porcentaje considerable de economistas respondió que no estaba seguro (33 %) o no respondió en absoluto (7 %).

Lo que esto significa es que de los economistas que respondieron inequívocamente sobre el asunto, un porcentaje abrumador de ellos (76 %) estuvo de acuerdo en que aumentar el salario mínimo federal a 15 dólares la hora tendría efectos adversos sobre el empleo.

El hecho de que este importante contexto se haya omitido en el artículo es desafortunado y atroz; distorsiona la realidad de la encuesta y descuida el periodismo. Pero, por supuesto, las realidades de las leyes de salario mínimo no tienen nada que ver con la forma en que los economistas responden a las encuestas. Las leyes económicas no están sujetas a cambios, aunque los seres humanos (y los climas políticos) sí.

Y los acontecimientos recientes, el sentido común y la teoría económica básica nos dicen que habría efectos adversos en el empleo.

Hace unos días, un par de cadenas de supermercados propiedad de Kroger anunciaron que iban a cerrar el 25 % de sus locales en Long Beach, California, después de que los legisladores locales aprobaran una ordenanza de “Pago de Héroes” que obliga a ciertas empresas a pagar 4 dólares más por hora a los trabajadores (además del salario mínimo de 14 dólares). La empresa citó específicamente la escala salarial como la razón por la cual cerraban.

El sentido común nos dice que Estados Unidos es un país grande y diverso en muchos aspectos, incluso en lo económico. Aunque un salario mínimo nacional parezca justo y sencillo, un enfoque único para todos tiene problemas evidentes. Para empezar, un salario mínimo de 15 dólares es un salario mínimo efectivo de 15 dólares en DC, California, Nueva York y Nueva Jersey. En Puerto Rico, ese mismo salario mínimo es un salario mínimo efectivo de 68 dólares (es decir, cuando se ajusta al costo de la vida). Esto tendría graves consecuencias para los puertorriqueños, al igual que un salario mínimo efectivo de 20 dólares para los americanos de Virginia Occidental, Ohio, Iowa, Arkansas, Kentucky y otros lugares.

Por último, la teoría económica básica nos dice que el aumento del precio de la mano de obra reduce la cantidad de mano de obra demandada, lo que se traduce en menos empleo. Es economía básica, como incluso Paul Krugman observó una vez.

Claro que se pueden encontrar estudios omnipresentes para apoyar o negar lo que demuestra la economía básica. También hay advertencias. Algunas escalas salariales pueden no tener ningún impacto (si están por debajo del precio de la mano de obra en el mercado, por ejemplo); mientras que otros pueden tener un impacto severo.

Pero como muestra un reciente documento de la Oficina Nacional de Investigación Económica, una “clara preponderancia” de la investigación académica muestra el impacto de las leyes de salario mínimo en la destrucción del empleo.

“[El] conjunto de pruebas y sus conclusiones apuntan fuertemente sobre los efectos negativos que tienen los salarios mínimos en el empleo de los trabajadores menos cualificados, especialmente para los tipos de estudios que se esperaría que revelaran estos efectos negativos sobre el empleo con mayor claridad”, escriben los economistas David Neumark y Peter Shirley.

Pero quizá lo más importante sea recordar que las leyes salariales infringen las asociaciones voluntarias. La gente elige trabajar por muchas razones, y el salario es sólo una de ellas.

Mucha gente, especialmente los que han sido entrenados para ver el mundo a través de la lente del opresor y el oprimido, tienden a ver el trabajo como un acto de explotación. Pero, ¿es realmente así?

Hace un par de años recordé mi propia experiencia laboral cuando era adolescente. Sólo años más tarde, como adulto, me di cuenta de lo valiosa que fue para mí. En mi primer trabajo de verdad (como jardinero en un campo de golf) aprendí a levantarme temprano, a marcar el reloj de llegada (a tiempo), a conducir un auto sincrónico, a manejar maquinaria ligera y mucho más. Ganando 5 dólares a la hora, me llevé a casa un par de miles de dólares (después de impuestos) ese verano y mejoré mi tajada, pero eso no fue lo más valioso que recibí.

A menudo olvidamos que los empleos son mucho más que un sueldo.

“[Un primer empleo] puede significar una conexión con un mentor para toda la vida, la capacidad de imaginar una trayectoria profesional, un aumento de la confianza en uno mismo, una apreciación del valor de la educación, una rampa hacia una vida en la calle, la creencia de que puedes ser algo”, escribieron Bethany Henderson y Danielle Gray, dos funcionarios de la administración Obama que trabajaron en iniciativas de empleo para jóvenes.

Hay mucha verdad y sabiduría en esa simple observación, aunque muchos no la vean.

En su entrevista con Bloomberg, Arin Dube recuerda que en 1989 trabajaba en McDonalds y se “sentía un privilegiado” porque iba a ir a la universidad mientras que muchos de sus compañeros no lo harían.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Bitcoin

Cómo el Bitcoin podría acabar con el socialismo en Venezuela

Next Article

Alejandro Betancourt, boliburgués vinculado al chavismo, usó a Luxemburgo para mover su fortuna

Related Posts
Total
0
Share