fbpx
Saltar al contenido

El fin de Boris Johnson: cómo el Churchill barato perdió su encanto

Available: English

[Read in English]

Después de tres años como primer ministro de uno de los países más poderosos del mundo, Boris Johnson ha anunciado hoy su dimisión del cargo a la espera de la elección de un nuevo líder del Partido Conservador.

¿Qué fue lo que falló para Johnson? Más que un acontecimiento en particular, fue un cóctel de factores que llevaron a sus colegas, y al público en general, a perder la fe en su liderazgo.

Escándalos – El mandato de Johnson se vio continuamente sacudido por los escándalos. Después de imponer repetidamente desastrosas políticas de confinamiento en las que se negaba a la gente la posibilidad de ver a sus seres queridos moribundos, se supo que Johnson había organizado fiestas en Downing Street mientras el resto del país se veía obligado a hacer enormes sacrificios. Más recientemente, se reveló que no actuó ante las acusaciones de mala conducta sexual contra su jefe adjunto parlamentario, Chris Pincher.

Derrotas electorales – A pesar de asegurar una mayoría de 80 escaños en 2019, los recientes resultados de las elecciones parciales han sido desastrosos para el Partido Conservador. El mes pasado, el partido liberal-demócrata volcó una mayoría de 24,000 para ganar una elección parcial en Tiverton y Honiton, una giro de más del 30 %. El resultado fue tan malo que provocó la dimisión del presidente del partido, Oliver Dowden.

Falta de políticas – Habiéndose presentado como un populista de derechas, Johnson no consiguió ofrecer nada de lo que sus votantes creían que representaba, desde la reducción de impuestos hasta la lucha contra la guerra cultural. En su lugar, los votantes se alimentaron con una dieta de proyectos de ley de “reconstruir mejor” y “seguridad en línea” destinados a regular la libertad de expresión en Internet. Tal vez su única política genuinamente conservadora, un plan para enviar a los inmigrantes ilegales a Ruanda, donde hay escasez masiva de mano de obra, fue bloqueada por la Corte Europea de Derechos Humanos.

"*" señala los campos obligatorios

Is the Mar-A-Lago raid an unjust witch hunt?*
This poll gives you free access to our premium politics newsletter. Unsubscribe at any time.
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

Mentiras y engaños – Una y otra vez, Johnson se negó a responder correctamente a las preguntas y a ser sincero con el público. El ejemplo más destacado fue cuando mintió a las Cámaras del Parlamento sobre las fiestas celebradas durante la cuarentena, aunque hay otros innumerables ejemplos, desde los planes de renovación de su casa hasta la concesión de lucrativos contratos a sus aliados personales. Este comportamiento deshonesto se extendió a su vida privada, donde desarrolló una reputación de mujeriego en serie con al menos tres hijos ilegítimos.

Su esposa – El excesivo papel e influencia de su esposa de 34 años, Carrie Symonds, fue puesto en duda en repetidas ocasiones por su entorno y por el país en general. Sin haber sido nunca elegida para un cargo público y sin ningún mandato propio, Symonds habría influido en la política del gobierno en toda una serie de cuestiones, especialmente en la política medioambiental.

Arrogancia – Además de sus mentiras, Johnson se negó rotundamente a pedir perdón o a admitir sus errores. Un maestro de la evasión de preguntas, su enfoque era siempre mover la conversación en su dirección deseada. Como un dictador de pacotilla, se negó a dejar su cargo a pesar de las decenas de dimisiones que se produjeron en su gobierno. Solo cuando se le dijo explícitamente que sería destituido de forma inminente, aceptó dimitir.

El chiste se hizo viejo: el atractivo de Johnson para el público británico era en gran parte resultado de su personalidad poco convencional. Su desaliño, sus ocurrencias y su actitud jocosa le valieron dos mandatos como alcalde de Londres antes de conseguir el puesto de ministro de Asuntos Exteriores. Sin embargo, cuando se convirtió en primer ministro, su atractivo como bufón de la Corte se desvaneció rápidamente a medida que sus decisiones pasaban factura a la sociedad británica.

Ahora que se prepara para dejar la política de primera línea y ganar millones en el circuito internacional de conferencias, Johnson tendrá que reflexionar sobre su legado. Después de tres años en el cargo, tiene muy poco que mostrar.

Aparte de su desastrosa política de confinamiento, el único legado real de Johnson será su papel fundamental para asegurar la salida del Reino Unido de la Unión Europea. Al devolver los poderes democráticos de Bruselas a Londres, a Johnson siempre le quedarán en deuda los que creen en la soberanía del pueblo británico.

Johnson se imaginaba a sí mismo como un heredero del gran líder de la guerra Winston Churchill. Lamentablemente, las similitudes son escasas. Un hombre aseguró la paz en Europa y unió a su país. El otro fue, en el mejor de los casos, una imitación barata.

Total
0
Share