fbpx
Demócratas en California redactan una legislación para imponer «pruebas de vacunación» para negocios cerrados y empleados

California en vía a ser el primer estado de Estados Unidos en legislar pruebas de vacunación

El American consiguió, en exclusiva, todos los detalles sobre el polémico proyecto de ley AB 455 que está siendo redactado e impulsado en el Golden State por los demócratas

[Read in English]

California puede ser el primer estado de Estados Unidos en imponer «pruebas de vacunación» —o pasaportes de vacunas— de forma obligatoria para ingresar en locales cerrados a través de una legislación impulsada por los demócratas.

El borrador del proyecto, obtenido por El American de forma exclusiva, estipula que, debido a la pandemia de COVID-19, los californianos deberán presentar una prueba de que están completamente vacunados para entrar a cualquier establecimiento o negocios que sean cerrados como cines, estadios, restaurantes, gimnasios, hoteles o bares. Asimismo, la legislación exigiría a los empleados que presenten las mismas pruebas de vacunación o, en su defecto, que se hagan una prueba por COVID-19 semanalmente.

El proyecto de ley, titulado AB 455, fue introducido a la legislatura de California por los demócratas Buffy Wicks, representante del Distrito 15; Evan Low, que representa el 28º Distrito de la Asamblea de California y la asambleísta Akilah Webere, del Distrito 79.

Los principales coautores del proyecto de ley son: senador estatal Josh Newman (D-Fullerton), el senador del distrito 6 Richard Pan y el senador Scott Wiener que representa al Distrito 11.

No está claro si el proyecto será presentado este año, pues el pasado viernes los demócratas se reunieron para evaluar en qué momento presentan esta legislatura, si ahora, cuando quedan menos de tres semanas de la sesión legislativa o en enero del año que viene, de acuerdo con información de Fox 40. 

¿Qué dice la legislatura?

De acuerdo con el borrador, «La Legislatura encuentra y declara» las siguientes consideraciones:  

«El 4 de marzo de 2020, el Gobernador Newsom declaró el estado de emergencia en California debido a la amenaza que representa la pandemia del nuevo coronavirus (COVID-19)».

«El 11 de diciembre de 2020, la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) emitió la primera autorización de uso de emergencia para la vacuna COVID-19 de Pfizer-BioNTech, lo que permitió la distribución de la vacuna en los Estados Unidos. Desde entonces, la FDA ha autorizado otras dos vacunas para uso de emergencia, la vacuna Moderna y la vacuna Janssen (Johnson & Johnson)». 

Luego dice que «California es uno de los estados más poblados del país, tiene la quinta economía del mundo y la mayor economía de los Estados Unidos» y que «el COVID-19 ya ha matado a más de 64,000 personas en California, y supone una grave amenaza para la población de este estado y para la economía del mismo en su conjunto».

Además, en el borrador se señala que «California sigue experimentando altos índices de infecciones por COVID-19, a pesar de esfuerzos por limitar la propagación del virus» y que «Los expertos en salud han identificado los espacios interiores como potenciales focos de infección de COVID-19».

Hasta allí, la legislatura explica un contexto —bastante resumido— sobre la pandemia para luego dar las órdenes sobre las pruebas de vacunación.

«La Legislatura» dice que establecer «nuevos requisitos de prueba de vacunación para los establecimientos públicos, como se define, y el empleo, es razonable y necesaria para abordar esta monumental salud pública para proteger la salud pública y el bienestar del pueblo de California».

El proyecto de ley también dice que se agregará una sección al código civil para que «sin perjuicio de cualquier otra ley», un establecimiento pueda exigirles a las personas que intenten entrar el local una prueba de vacunación que será mostrada «a un empleado o agente autorizado del establecimiento».    

Una ciudad de California, San Francisco, fue primera ciudad importante de Estados Unidos en exigir pruebas de vacunación completas, en lugar de sólo una vacunación parcial, para comer en interiores, en bares o en grandes eventos cerrados. Ahora puede que se aplique en todo el Estado un mandato similar. (EFE).

¿Cuáles son los «establecimientos» y qué son las «pruebas de vacunación»?

La legislatura explica que los establecimientos son todos aquellos negocios cerrados, que atiendan huéspedes, sirvan comida o bebidas, y «cualquier sala de cine, teatro, sala de conciertos, arena deportiva, estadio, gimnasio, spa u otro lugar de exhibición o entretenimiento».  

Sin embargo, hay una pequeñísima excepción: «el término “establecimiento” no incluye un lugar en el que se sirva comida exclusivamente para llevar, para recoger en la acera o para consumir en otro lugar y que no esté abierto al público». 

Asimismo, una prueba de vacunación es aquella «la documentación válida del registro de vacunación contra la COVID-19 de la persona, que puede ser su tarjeta de vacunación o una copia o una versión digital de la misma, proporcionada por su proveedor de atención médica, el Departamento de Salud Pública del Estado u otra agencia estatal o federal». Además, el significado de «vacunado contra el COVID-19» se refiere a todas las personas que «está totalmente vacunadas contra el COVID-19 mediante una vacuna autorizada por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos o la Organización Mundial de la Salud».

La vacunación no se exigirá a los niños porque no son elegibles «para recibir una vacuna contra el COVID-19 debido a la edad» y tampoco a las personas que no pueden «recibir una vacuna COVID-19 debido a una condición médica o discapacidad que impide que la persona reciba una vacunación, sujeto a la verificación de la misma, y en cumplimiento de las leyes estatales y federales, incluyendo las disposiciones de ajustes razonables de la Ley Federal de Americanos con Discapacidades de 1990».   

Reacciones contra el proyecto de ley

El contenido de la legislación aún no ha sido publicado, sin embargo, a raíz de los rumores de que los demócratas presentarán el proyecto de ley, algunos republicanos del Estado ya reaccionaron contra el mismo, avisando que harán oposición.

«Lucharé de todas las formas que pueda para detener la AB 455, el proyecto de ley de “destripar y enmendar” que requiere que los papeles de vacunación ingresen a un lugar de trabajo. Esto no es lo que somos como estado o país. Suficiente», escribió en Twitter el representante Kevin Kiley.

«Estamos recibiendo muchas llamadas sobre la AB 455. Mañana por la mañana sabremos si se han realizado las enmiendas propuestas. El hecho de que se hable de esto es una locura. Esto acabaría con el empleo de muchas empresas e infringiría los derechos de las personas», dijo, por su parte, el supervisor Jim Desmond.


Este artículo tuvo la contribución de Anthony Cabassa, periodista y corresponsal de El American.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
LUMA Energy, el american newsroom puerto rico

Nuevo fallo de LUMA Energy dejó a más de 10,000 personas sin servicio eléctrico en Puerto Rico

Next Article
valle de panjshir

Resistencia del valle de Panjshir en Afganistán negocia paz con el Talibán

Related Posts
Total
1
Share