fbpx

California rechazó control a los alquileres que proponían analfabetos económicos

Afortunadamente, los votantes demostraron ser más cautelosos y humildes que sus legisladores y en el proceso salvaron a California.

Por Hannah Cox

Alerta: Los demócratas siempre iban a ganar los votos electorales de California para presidente. El verdadero problema era cómo el Golden State se vendría abajo en varias medidas electorales de gran importancia. 

Puede que sean liberales, pero los californianos votaron en contra de una serie de propuestas políticas de izquierda como el control de rentas y la autorización de la discriminación racial por parte del gobierno en nombre de la diversidad. También aprobaron una iniciativa de votación, la Proposición 22, para eximir a las principales empresas de la economía gigante, como Uber y Lyft, de las regulaciones punitivas que por poco logran expulsarlas del estado

Un rotundo 58 % de los votantes votó a favor de la medida para anular, en parte, una regulación de California aprobada en 2019 que ordenaba que los conductores, de viajes compartidos, los trabajadores independientes y otros contratistas independientes debían ser clasificados como empleados de tiempo completo. Esto significaría que se les pagaría el salario mínimo, los beneficios requeridos, etc. 

¿Por qué no puede Uber simplemente contratar a sus conductores como empleados a tiempo completo? Esto socava su propio modelo de negocios. 

Uber sólo tendría trabajos a tiempo completo para una pequeña fracción de nuestros conductores actuales y sólo podría operar en muchas menos ciudades que en la actualidad”, explicó el CEO de Uber, Dara Khosrowshahi. “Los viajes serían más caros, lo que reduciría significativamente el número de viajes que la gente podría hacer y, a su vez, el número de conductores necesarios para proporcionar esos viajes. Uber no estaría tan disponible para los pasajeros, y los conductores perderían la flexibilidad que tienen hoy en día”.

Ni Uber ni Lyft realmente obtienen beneficios, y la conversión de su fuerza laboral en empleados a tiempo completo habría costado aproximadamente 3.625 dólares por conductor en California. Como informa Quartz, “eso es suficiente para aumentar la pérdida operativa anual de Uber en más de 500 millones de dólares y la de Lyft en 290 millones”.

Esta regulación hizo esencialmente ilegal el modelo de negocio flexible que los trabajadores de la economía informal buscan, hasta el punto de que Uber Lyft consideraron la posibilidad de cerrar en California por completo. Los encargados de la formulación de políticas afirmaron que estaban luchando contra la “explotación” de los contratistas independientes pero terminaron poniendo en peligro sus sustentos de vida. Por lo tanto, no es sorprendente que tanto las encuestas informales como los sondeos internos de las empresas mostraran que los propios conductores apoyaban abrumadoramente la Proposición 22 y querían seguir siendo contratistas independientes.

En última instancia, éste es sólo otro ejemplo en el que los reglamentos bienintencionados promulgados por los planificadores centrales en el Capitolio del estado, tuvieron consecuencias imprevistas que superaron con creces cualquier beneficio.

“Los legisladores deben ser muy conscientes de que toda acción humana tiene consecuencias tanto intencionadas como no intencionadas”, escribieron Antony Davies y James R. Harrigan de la Fundación para la Educación Económica (FEE) para explicar este fenómeno. “Los seres humanos reaccionan a cada regla, regulación y orden que los gobiernos imponen, y sus reacciones dan lugar a resultados que pueden ser muy diferentes de los resultados que los legisladores pretendían”. 

“Por lo tanto, si bien existe un lugar para la legislación, ese lugar debe ser definido con gran cautela como con una tremenda humildad”, continuaron. “Lamentablemente, estos son rasgos de carácter no se encuentran a menudo entre quienes se convierten en legisladores”.

Afortunadamente, los votantes demostraron ser más cautelosos y humildes que sus legisladores y, en el proceso, salvaron del desempleo a los trabajadores de la gigante economía de California.


Hannah Cox es una escritora libertaria conservadora.

2 comments
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article

Soy de derecha

Next Article

Bioshock: Un videojuego de liberalismo clásico

Related Posts
Total
0
Share