fbpx
Saltar al contenido

California de rojo: ¿puede el GOP realmente ganar la mansión del gobernador?

Esta entrada también está disponible en: English

[Read in English]

Cualquiera que conozca los fundamentos de la política americana sabe que California es uno de los estados más demócratas del país, ya que todos los candidatos presidenciales demócratas han ganado en ese estado desde que Clinton derrotó a Bush padre en 1992. A nivel estatal, los demócratas también han dominado la política californiana, ya que los demócratas tienen el control de ambas cámaras de la Legislatura Estatal desde 1996.

Sin embargo, cada vez parece más probable que el Partido Republicano de California, que no ha ganado a nivel estatal desde que Arnold Schwarzenegger era gobernador, pueda lograr lo imposible y arrebatar la mansión del gobernador de manos de Gavin Newsom, que se enfrenta a un duro desafío en las elecciones de destitución que se celebrarán el 14 de septiembre.

Los opositores de Newsom recogieron a principios de año un número suficiente de firmas para convocar una votación de destitución contra el gobernador, y los partidarios de la iniciativa de destitución consiguieron 1,719,900 firmas verificadas para pedir la destitución del gobernador Newsom, mientras que el estado requiere 1,495,709 firmas válidas para activar la destitución.

¿Qué ocurrirá en California el 14 de septiembre?

Aunque durante la mayor parte de 2021 parecía que el esfuerzo por desbancar a Newsom estaba condenado al fracaso, ya que el demócrata mantenía una saludable ventaja en las encuestas, los últimos sondeos han indicado que la carrera está mucho más reñida de lo que se esperaba, con un recopilador de encuestas de FiveThirtyEight que muestra un práctico empate entre ambas opciones, ya que el 48.8 % de los probables votantes dicen que prefieren mantener al gobernador y el 47.6 % dicen que les gustaría destituirlo.

Destituir a un gobernador demócrata en un estado profundamente azul sería una buena noticia para el Partido Republicano en cualquier circunstancia, sin embargo, el singular sistema electoral de California hace muy posible que los republicanos consigan no solo deponer a Newsom sino también ganar la gobernación de la propia California.

california-recall
Los conservadores recogieron suficientes firmas para provocar la destitución del gobernador Newsom a principios de este año. (EFE)

Cuando los californianos acudan a las urnas (o reciban sus papeletas por correo) responderán a dos preguntas. La primera es bastante sencilla, si quieren echar a Newsom del cargo o no, luego pueden seleccionar un nombre de la lista de 46 candidatos aprobados que les gustaría reemplazar a Newsom si pierde la revocación, quien tenga más votos de esta papeleta se convertiría en el nuevo gobernador, si Newsom pierde la revocación.

Hay dos escenarios posibles el 14 de septiembre: Newsom gana la votación de destitución y la segunda votación queda anulada o pierde su puesto de gobernador y California tendrá un nuevo gobernador. Las encuestas muestran que Larry Elder, un popular presentador de radio conservador, es el candidato mejor posicionado para suceder a Newsom.

¿Quién es Larry Elder y puede llegar a ser el próximo gobernador de California?

Los últimos sondeos muestran que Elder obtiene casi un 20 % de votos, con una diferencia de 10 puntos respecto a su rival más cercano, el youtuber demócrata Kevin Paffrath. Elder, un afroamericano que ha sido un presentador de radio desde 1993, ha dominado la carrera de recaudación de fondos entre sus compañeros candidatos del GOP, ya que ha recaudado 4.5 millones de dólares durante los primeros 19 días de su campaña.

Elder ha criticado duramente la gestión de la pandemia de COVID por parte del gobernador Newsom, calificándola de “desastrosa” y destacando que “solo se ha recuperado el 50 % de los puestos de trabajo en California a los niveles anteriores a la pandemia, mientras que se han recuperado dos tercios de la media nacional”. Elder se considera a sí mismo un libertario, y ha comentado al sitio web Cal Matters que “el mayor reto de California, en general, es el intrusismo del Gobierno”.

El locutor de radio conservador, Larry Elder lidera las encuestas y podría suceder a Newsom. (Foto:Larry Elder por Gage Skidmore| Flickr| CC By-SA 4.0)

En este sentido, se opone al salario mínimo (diciendo que debe dejarse en manos del mercado), apoya la legalización de la marihuana, quiere eliminar muchas de las restricciones que tiene California para la construcción de viviendas y es un gran partidario de la elección de escuelas.

Elder también ha sido muy criticado por los principales medios de comunicación y por el gobernador Newsom, que le han acusado de ser misógino y demasiado conservador para uno de los estados más azules del país.

Los Angeles Times publicó una columna en la que acusaba a Elder de ser “el rostro negro de la supremacía blanca”, la CNN también publicó un artículo en el que decía que la elección de Elder sería “desastrosa para California y el país”, y el New York Times publicó una columna de opinión en la que decía que la candidatura de Elder es un “desastre inminente para nuestro atribulado estado”.

Elder también fue acusado recientemente por su exprometida de apuntarle con una pistola en medio de una pelea, en una entrevista exclusiva a POLITICO, Elder lo niega vehementemente, diciendo que tales acusaciones no son más que “alegaciones sucias” y que no va a “dignificar” la acusación con una respuesta.

Dado que el Partido Demócrata ha decidido no nominar a ningún político conocido y ha pedido a su electorado que no vote en la segunda votación, es probable que si Newsom pierde la revocación, el Sr. Elder se convierta en el próximo gobernador si las encuestas son correctas. Esta estrategia es un arma de doble filo para los demócratas, ya que incentiva a los demócratas apáticos a votar por Newsom por miedo a una casi segura administración de Elder, pero también crea una oportunidad de oro para que el Partido Republicano gane la gobernación de California si consigue ganar la primera pregunta, que en estos momentos es básicamente un cara o cruz.

Newsom espera que el miedo a un gobernador republicano sea suficiente incentivo para sobrevivir a su votación de destitución y mantener su puesto, sin embargo, si la estrategia falla y los votantes son más apáticos hacia Newsom que temerosos de un gobernador republicano, entonces los demócratas habrán conseguido lo que parecía imposible hace un par de años, perder su mayor estado a manos de un locutor de radio conservador y negro.

Daniel is a Political Science and Economics student from the University of South Florida. He worked as a congressional intern to Rep. Gus Bilirakis (FL-12) from January to May 2020. He also is the head of international analysis at Politiks // Daniel es un estudiante de Cs Políticas y Economía en la Universidad del Sur de la Florida. Trabajo como pasante legislativo para el Representate Gus Bilirakis (FL-12) desde enero hasta mayo del 2020. Daniel también es el jefe de análisis internacional de Politiks.

Total
8
Share