fbpx
Saltar al contenido

Campaña de Petro queda expuesta: negoció no extraditar a delincuentes a cambio de votos

Gustavo Petro

Available: English

[Read in English]

En los años 80, el Cartel de Medellín, también conocido como “Los Extraditables”, financió al M-19, un grupo guerrillero de izquierdas, para que se tomara el Palacio de Justicia de Colombia. La idea del Cartel de Medellín era generar zozobra en la sociedad y sepultar la extradición hacia los Estados Unidos, el objetivo del M-19 llevar a Juicio al entonces presidente Belisario Betancur.

Casi 40 años después, el hermano de uno de los antiguos miembros del M-19 y hoy candidato presidencial, Gustavo Petro, fue visto entrando al pabellón de extraditables en la cárcel de La Picota en Bogotá, revelando un nuevo pacto entre las mafias del país y el ala radical de la izquierda en Colombia.

Según el periodista Ricardo Calderón, de la emisora local Caracol Radio, Juan Fernando Petro, (hermano del candidato presidencial) se reunió el 8 de abril en el pabellón sur de la cárcel La Picota con Iván Moreno, un político condenado por corrupción en Bogotá, y Álvaro García, otro político condenado a 40 años de prisión por ser facilitador en la perpetración de masacre de Macayepo por organizaciones Paramilitares de extrema derecha al mando de Carlos Castaño.

El registro de entrada y salida de la cárcel confirma que Juan Fernando Petro estuvo seis horas en La Picota, según una fuente de caracol: “Les estaban ofreciendo una reforma a la justicia del 20 %, y cerrar los jueces de ejecución de penas” a los condenados a cambio de testimonios para enlodar a los otros candidatos a la presidencia de Colombia.

"*" señala los campos obligatorios

Is the Mar-A-Lago raid an unjust witch hunt?*
This poll gives you free access to our premium politics newsletter. Unsubscribe at any time.
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

El senador Roy Barreras conocido como un lagarto de la política ha pasado por el Uribismo, el Santismo y ahora milita en el Petrismo. (EFE)
El senador Roy Barreras, conocido como un lagarto de la política, ha pasado por el uribismo, el santismo y ahora milita en el petrismo. (EFE)

La primera reacción de Petro fue negar los hechos y decir que no había ordenado a nadie reunirse con Iván Moreno en La Picota. Luego, la campaña de Petro afirmó que se trataba de una visita programada por una ONG, la Comisión Intereclesial de Justicia y Paz, para obtener testimonios de actores del conflicto armado para estudios de la memoria histórica del país.

Al ver que la explicación no calaba mucho entre los electores, Petro afirmó que estaba diseñando un “perdón social en Colombia” para los delincuentes, eufemismo que no se molestó mucho en explicar, pues incluso sus propios allegados lo describieron como una “metida de pata“.

Aparte de unas menciones en los debates electorales al hecho, la visita a los presos de Juan Fernando Petro no volvió a ser mencionada por los medios y Petro pasó a segunda vuelta con un 41 %.

Con el paso de Rodolfo Hernández a segunda vuelta también, las perspectivas electorales que daban por vencedor a Petro en una contienda con Federico Gutiérrez, comenzaron a desfavorecer al líder de izquierda, a quien las encuestadoras lo ponen en un empate técnico con Hernández.

Senador de partido de Gustavo Petro confiesa conversaciones con el pabellón de “Los Extraditables”

Aunque Petro había logrado achicar la brecha electoral con Hernández en la última semana, valiéndose de una campaña de ataques a la reputación de su rival, una nueva filtración de una conversación de su campaña podría costarle la presidencia.

En el vídeo filtrado por la revista Semana, se ve al senador del Pacto Histórico, Roy Barreras, confesando que personas del movimiento político fueron a negociar prebendas judiciales en la cárcel en el pabellón de “Los Extraditables”.

“Eduardo, hay visitas a las cárceles, al pabellón de extraditables, de gente del Pacto Histórico, ofreciéndoles la no extradición a los extraditables… en los pabellones se reunieron”, dijo el senador Roy Barrera, en reunión con Eduardo Noriega (exasesor de Gustavo Petro cuando fue alcalde de Bogotá), la senadora de izquierdas Clara López y el congresista Roosvelt Rodríguez.

En la reunión, Barreras también confiesa estar buscando testimonios de narcotraficantes de la Oficina de Envigado —una organización criminal de Medellín— para que den testimonios en contra del candidato Federico Gutiérrez.

En otro fragmento del vídeo se puede ver a la exsenadora López quejándose de la incapacidad de Petro por afirmar que no prohibiría la extradición en una entrevista. “Es que uno puede decir no y luego cambiar de opinión”, manifestaba López.

La reunión ocurrió antes de que se conociera las visitas de Juan Fernando Petro a la cárcel de La Picota. Anticipándose a los hechos en medio de la reunión, Barreras dijo que hay que “prepararse para un escándalo y anticiparse al estallido político y no salir a dar explicaciones a la prensa.

Total
12
Share