fbpx
Casa Blanca , apoyo, Mavericks

Casa Blanca deja entrever apoyo a los Mavericks por prohibir el himno

La portavoz de la Casa Blanca dijo que la postura de los Dallas Mavericks puntualiza los fallos de USA como nación

[Read in English]

¿La Casa Blanca apoya o no a los Dallas Mavericks en su postura de no escuchar el himno nacional antes de los partidos como local? La respuesta no fue clara, pero, ciertamente, la portavoz, Jen Psaki, dejó entrever cierto apoyo de la administración Biden-Harris o, para ser más precisos, intentó dar una respuesta ambigua para dejar al Gobierno en un punto medio entre los críticos del equipo de la NBA y quienes los apoyan por la decisión de prohibir el «The Star-Spangled Banner» durante esta temporada.

De acuerdo con el periódico conservador New York Post, durante «una rueda de prensa en la Casa Blanca, la portavoz Jen Psaki fue preguntada por la opinión del presidente Joe Biden sobre la decisión del propietario de los Mavericks, Mark Cuban, de no seguir tocando “The Star-Spangled Banner” tras la protesta de los atletas arrodillados por el racismo sistemático».

«Bueno, no he hablado con el presidente sobre la decisión de Mark Cuban o de los Dallas Mavericks», respondió Psaki a la pregunta, «pero sé que está increíblemente orgulloso de ser americano, y tiene un gran respeto por el himno, y todo lo que representa, especialmente para nuestros hombres y mujeres que sirven en uniforme en todo el mundo».

Automáticamente, la principal portavoz de la Casa Blanca «pareció entonces respaldar la decisión y dijo que los atletas que decidían arrodillarse durante el himno estaban llamando a los fallos de la nación», informó el Post.

«También diría que, por supuesto, esa parte del orgullo de nuestro país significa reconocer los momentos en los que nosotros, como país, no hemos estado a la altura de nuestros más altos ideales, que es a menudo, y a veces, cuando la gente está hablando cuando toma medidas en los eventos deportivos», explicó la portavoz de la Casa Blanca. «Y eso significa respetar los derechos de la gente, que les otorga la Constitución para protestar pacíficamente. Esa es la razón por la que se presentó a la presidencia en primer lugar y en eso se centra cada día».

Jen Psaki, Casa Blanca
Portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki. (EFE)
La Casa Blanca huye de la polémica

El caso de los Dallas Mavericks sobre no escuchar más el himno antes de los partidos como local está dando mucho de qué hablar. Hubo puntos encontrados en la sociedad americana, sobre todo entre conservadores, mayormente patriotas, y progresistas/liberales, que ven con buenos ojos la protesta que los deportistas hacen al arrodillarse cada vez que suena el himno nacional.

Mark Cuban, el propietario de los Mavericks, «ha sido un firme defensor de quienes desean arrodillarse durante el himno nacional, una práctica que el exmariscal de campo de los 49ers, Colin Kaepernick, inició en 2016, desatando un debate político partidista», dijo el Post.

Vale recordar que este símbolo de protesta se intensificó luego de las muertes de George Floyd y Jacob Blake. Está relacionado con la crítica hacia el «racismo sistemático e institucional de Estados Unidos», un lema expuesto desde el bando político progresista del país.

De acuerdo con Fox News, la razón por la que los Dallas Mavericks no escucharán más el himno nacional es porque «”muchos” sentían que “The Star-Spangled Banner” no les representaba y la franquicia quiere poder representar a personas de todas las comunidades y orígenes cuando rindan homenaje a Estados Unidos en los partidos».

El himno nacional antes de los partidos es una tradición de larga data en Estados Unidos que se fortaleció, sobre todo, luego de la Segunda Guerra Mundial cuando el sentido patriótico americano alcanzó una trascendencia formidable.

La NBA, competición que no estaba controlando quién o cuáles jugadores no se ponían de pie cuando sonaba el himno antes de los partidos (por reglamentación los jugadores deben ponerse de pie, como muestra de respeto), a raíz de la polémica decisión de los Mavericks tuvo que tomar bando y decir que todos los equipos debían entonar el «The Star-Spangled Banner».

La Casa Blanca, que está en una posición complicada al ver toda la polémica en relación con el caso de los Dalles y el himno, optó por una respuesta políticamente correcta y no condenó la postura de los Mavericks, lo que los sitúa en un punto diametralmente opuesto de la administración saliente de Trump que instaba a los jugadores a ponerse de pie como una muestra de respeto y patriotismo.

«Se cree que los Mavericks son el primer equipo deportivo profesional estadounidense que deja de tocar el himno en casa», reseñó el medio de noticias Axios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
China

China toma ventaja en América Latina

Next Article

Demócratas buscan condonar deuda universitaria de hasta $50,000

Related Posts
Total
12
Share