fbpx
Caso Chauvin, El American

Caso Chauvin: ¿Puede haber justicia en USA?

Los secuaces de Black Lives Matter y “Antifa” llevaron a cabo, durante casi once meses, suficiente terror urbano para recordarle a todo el mundo quién dirige el espectáculo

[Read in English]

Derek Chauvin no recibió un juicio justo. Considerado en la complejidad de su totalidad circunstancial, todo este proceso emuló un tribunal canguro en un régimen no democrático. Esta calamidad moral y procesal se produjo porque el terror de las turbas, los fundamentos dogmáticos neomarxistas (Teoría Crítica de la Raza) y el bulo de la teoría de conspiración de la extrema izquierda sobre el “extremismo de derecha” se impusieron y, lamentablemente, ahora es la norma legal instituida en Estados Unidos.

El principio valioso del Estado de derecho, como ha demostrado el veredicto de Chauvin, está ahora sujeto a los caprichos de una izquierda belicista.

Derek Chauvin, que sirvió ocho años en la Reserva del Ejército de los Estados Unidos, incluyendo dos intervalos en la policía militar, diecinueve años en el Departamento de Policía de Minneapolis (MPD), graduado en una licenciatura en reforzamiento de la ley en la Universidad Estatal Metropolitana, deberá enfrentarse ahora a condenas inminentes por asesinato en segundo grado, asesinato en tercero y asesinato en segundo, tercer grado y homicidio en segundo grado. Todo el proceso se ha montado, desde el principio, en contra del expolicía. 

El caso Chauvin, el Estado de derecho y un juicio justo

La insensibilidad ética de la clase política del más alto nivel fue exhibida todo el tiempo. Los medios de comunicación industriales hicieron su parte partidista al juzgarlo y condenarlo proactivamente antes, incluso, de que fuera despedido del MPD. 

Las irregularidades y la injusticia plagaron el juicio desde su inicio. Chauvin solo tuvo un abogado que lo representó durante todo el calvario, Eric Nelson. La fiscalía contaba con un equipo de doce abogados y el departamento completo de la Fiscalía Estatal a su disposición. El jurado de doce miembros no era representativo de la demografía de la ciudad de Minneapolis. Tenía un 50 % de no-blancos. 

Según las cifras estimadas por la Oficina del Censo de Estados Unidos para 2019, los blancos representan el 63.6 % de la población y los negros el 19.2 %. En un juicio con tanta carga racial, la composición del jurado iría lógicamente en contra del acusado.    

Nelson, la única representación legal de Derek Chauvin, solicitó desde el principio que el jurado fuera “secuestrado”. El secuestro del jurado es un intento procesal de mantener la imparcialidad en los casos legales de alto perfil, especialmente cuando se ciernen fuertes cargos penales. En estas situaciones, no se permite que los miembros del jurado tengan acceso a los medios de comunicación o a contactos externos para preservar la imparcialidad y alejar los prejuicios.

Los casos de Bill Cosby (2017), George Zimmerman (2013) y O. J. Simpson (1995) son ejemplos de juicios en los que se practicó el secuestro del jurado. En el caso de Chauvin, se asignó un secuestro minuciosamente parcial, pero solo después del final del juicio durante la fase de deliberación. El riesgo de contaminar la objetividad del jurado era alto obviamente si no se aplicaba esa medida protectora.    

El eminente abogado defensor, profesor emérito de la Facultad de Derecho de Harvard y demócrata de toda la vida, Alan Dershowitz, dijo a Newsmax TV el martes 20 de abril: “No tengo ninguna confianza en que este veredicto haya sido producido por el debido proceso y el Estado de derecho y no por la influencia de la multitud”. Refiriéndose a las declaraciones del presidente Joe Biden, que esperaba que el jurado llegara a un “veredicto correcto”, y a las de Peter Cahill, el juez que presidía el caso, que lamentaba los desplantes de la representante Maxine Waters, que estimulaban la violencia colectiva.

Dershowitz comentó que era probable una apelación y que la Corte Suprema podría ser el único lugar capaz de juzgar con justicia a Chauvin. 

Caso Chauvin, El American
“Esta calamidad moral y procesal se produjo porque el terror de las turbas, los fundamentos dogmáticos neomarxistas (Teoría Crítica de la Raza) y el bulo de la teoría de conspiración de la extrema izquierda sobre el “extremismo de derecha” se impusieron y, lamentablemente, ahora es la norma legal instituida en Estados Unidos”. (EFE)

El más alto tribunal de la nación, exclusivamente, reiteró, “tiene la mejor posibilidad para la defensa conseguir que esta condena sea revocada, sobre la base de que el propio juez sugirió las declaraciones hechas por personas fuera de la sala del tribunal esencialmente intimidando a los miembros del jurado y diciéndoles que, si no llegan al ‘veredicto correcto’, habrá violencia y consecuencias y sus propias vidas pueden verse afectadas”. El venerado y respetado abogado añadió: “Eso no es el imperio de la ley. Eso es la pasión de la multitud”.  

Los miembros del jurado del caso de Chauvin fueron amedrentados para obtener un veredicto de culpabilidad. Se emplearon todas las medidas de persuasión. La atroz carnicería, por parte de Biden, de la prudencia legal y la conducta presidencial, demuestra por sus comentarios anti-Chauvin antes del veredicto de “rezar” por el “veredicto correcto” y sugerir que la evidencia era “abrumadora” es potencialmente un delito impugnable, dado el hecho de que está manipulando un jurado en un caso criminal muy contencioso. Si Donald Trump lo hubiera dicho, los demócratas estarían preparando cargos.

Los secuaces de “Black Lives Matter” (BLM) y “Antifa” llevaron a cabo metódicamente, durante casi once meses, suficiente terror urbano para recordarle a todo el mundo quién dirige el espectáculo. Evidentemente, para cualquier jurado no secuestrado, que viviera en las proximidades del crimen y estuviera al alcance de las turbas comunistas, la emisión de cualquier veredicto justo se hacía inverosímil por la inercia y la complicidad de las autoridades y otros actores. 

Caso Chauvin, El American
“El fiscal, cargado con el armamento de la Teoría Crítica de la Raza marxista, expuso el falso argumento del “racismo sistémico” y de una teoría de conspiración “Blue Anon”, sobre las fuerzas de “extrema derecha”, que representan las fuerzas policiales de la nación”. (EFE)

Agitadores profesionales como Al Sharpton, y la representante demócrata Maxine Waters, incitaron a la revolución violenta, al menos que recibieran una decisión ideológicamente validada por el jurado. Waters despotricó abiertamente sobre el desafío a los “toques de queda” y la necesidad de “ser más conflictivos”, como revela un vídeo viral tuiteado por Jack Posobiec (@JackPosobiec).    

Quizás el mayor fracaso del proceso judicial contra Chauvin, fue que este juicio nunca fue sobre él. Tampoco se trataba de reivindicar la muerte de George Floyd. Ambos fueron peones en un esfuerzo mucho mayor que vio una oportunidad cuando un hombre negro, que estaba desarmado y que potencialmente no era conservador ni republicano, murió bajo la custodia de un policía blanco. Es la república americana la que estaba en juicio. 

El fiscal, cargado con el armamento de la Teoría Crítica de la Raza marxista, expuso el falso argumento del “racismo sistémico” y de una teoría de conspiración “Blue Anon”, sobre las fuerzas de “extrema derecha”, que representan las fuerzas policiales de la nación. 

Tal vez dos personas, ambas de diferentes orígenes, pero que comparten los mismos objetivos, fueron las que lo dijeron más claramente. Uno fue el expresidente Barack Obama y el otro, un activista de BLM. Obama, el arquitecto de esta “marcha por las instituciones” fabiana/neomarxista, tuiteó tras el veredicto de Chauvin: “Pero la verdadera justicia requiere mucho más”. La noción de la búsqueda de la “verdadera justicia” se ha convertido en un grito de guerra del amplio espectro del izquierdismo americano en su búsqueda de una mayor demolición sistémica. 

El provocador de BLM, en un lenguaje más incívico, añadió énfasis a la píldora de la muerte de Obama para Estados Unidos. El radical de BLM de Minneapolis es captado en este video tuiteado por Drew Hernández (@DrewHLive) diciendo: “ataquen [al] sistema desde todos los s*ngados ángulos”. ¿Fue Chauvin culpable de causar la muerte de Floyd? Nunca lo sabremos. De todos modos, todo este asunto no tenía que ver con ellos.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
demócrata, jewell jones, ebriedad, michigan

Representante Jewell Jones amenaza a policías tras ser detenido por ebriedad

Next Article
black lives matter, milicia, woke america, demócratas, woke

The Dissident #8: Black Lives Matter es la nueva milicia woke

Related Posts
Total
62
Share