fbpx



China, El American

China y sus dudosas vacunas ¿una relación comercial o algo más?

Finalmente, todo indica que el gran ganador de este contexto de pandemia ha sido China comunista

Partimos, una vez más, de la mayor incógnita de esta pandemia ¿cómo fue posible que el virus de Wuhan se esparciera por todo el mundo y no en el interior de la propia China comunista donde surgió y que ni siquiera se reportara un solo caso en Pekín y Shanghái? 

A esta duda se suma otra no menos importante, ¿por qué China se ha convertido hoy en el gran fabricante y vendedor mundial de dos vacunas como la Sinopharm y Sinovac, sólo ha vacunado a menos del 2 % de su población?

Evidentemente, el Gobierno de Xi Jinping va contra la lógica de cualquier gobierno, es decir, prefiere vender sus vacunas al exterior antes que vacunar a su propio pueblo, lo que conlleva a otra pregunta ¿quién se beneficia realmente de estas vacunas? La respuesta es simple y así lo confirma E. Londoño y L. Casado (2021) en el New York Times: “Gracias a sus vacunas, la influencia de China crece en los países latinoamericanos”.

Un par de ejemplos permiten ilustrar cómo el Gobierno comunista de Pekín ha utilizado esta tragedia sanitaria mundial de la pandemia para fortalecer sus intereses en su carrera por convertirse en la gran potencia hegemónica global. El primero de ellos, en Brasil donde China logró que el presidente Bolsonaro cediera paso a la gigante en telecomunicaciones Huawei y desarrollara su proyecto de 5G a cambio de la ayuda de sus ejecutivos para que el país amazónico obtenga las anheladas vacunas. 

Otro caso realmente significativo, lo encontramos en Paraguay único país de Sudamérica que tiene relación diplomática con Taiwán y donde nuevamente China podría presionar fuertemente al gobierno de Asunción, según reseñó el ABC Color (2021) -rotativo local paraguayo- “Lo que habría inquietado a Washington D.C. es una supuesta insinuación de China continental a Paraguay para que rompa relaciones diplomáticas con la República de China (Taiwán) a cambio del envío inmediato de vacunas contra el Covid-19”.

Ahora bien, de la arena geoestratégica explotada por Xi Jinping en el contexto de pandemia, la cual, en un comienzo se afincó en mascarillas y ahora en vacunas, cabe preguntarse ¿realmente cuán efectivas son estas vacunas chinas contra el virus de Wuhan?

Esto obliga a hacer un breve repaso sobre las flamantes vacunas chinas, que son tres: Sinopharm con la “Vero”, Sinovac con la denominada la “CoronaVac” y, por último, CanSino Biologics con la llamada “Ad5-nCoV” en última fase de ensayos clínicos. Justamente, la CoronaVac es la vacuna que ha acogido la Organización Mundial de la Salud (OMS) dentro de su programa COVAX, alegando su versatilidad logística a diferencia de la Pfizer que requiere ultra-congelación. Aunque es de hacer notar que según el prestigioso Instituto Butantán de Brasil, la CoronaVac apenas tiene una efectividad de 50.38 %.

Más dudas se suman a las vacunas chinas, pues, en Perú las autoridades sanitarias suspendieron el uso de la Vero luego que un paciente experimentara parálisis en sus brazos. También Japón, rechazó la CoronaVac para los juegos olímpicos, alegando que no desean promoverla a los participantes.

Incluso, hay algunos casos más alarmantes, como la mujer de 75 años que falleció 15 minutos después de haber sido inoculada con la CoronaVac en Hidalgo, México, según reseñó Forbes. Igualmente, Bloomberg Asia en su cuenta de Twitter informó que en Hong Kong se reportaron 3 fallecidos luego de vacunarse con el mismo preparado de SinoVac. Sin embargo, las grandes corporaciones de medios han masificado la noticia de las 3 muertes presuntamente vinculadas a la vacuna de AstraZeneca, más no así con las chinas.

Para cerrar, todos estos datos evidencian que las vacunas chinas están cubiertas por un pesado manto de dudas, razón por la cual, no fueron aprobadas para su uso ni en Estados Unidos, ni en Europa, lo que obliga a una seria evaluación sobre su empleo en los países de Latinoamérica. 

Finalmente, todo indica que el gran ganador de este contexto de pandemia ha sido China comunista, quien no sólo se aventaja del comercio de vacunas, sino que le permite utilizarlas como una poderosa y efectiva herramienta en la conquista de sus objetivos estratégicos, ergo, China como gran potencia hegemónica global, devorará los valores como la cultura del mundo libre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article

Un cáncer de censura totalitaria crece en los Estados Unidos de América

Next Article
datos Florida protege la libertad de expresión

¿Las grandes conglomeraciones tecnológicas explotan nuestros datos personales?

Related Posts
Total
4
Share