fbpx



China Medioambiente

China, el peor enemigo del medioambiente

China aumenta las emisiones de CO₂ y amenaza la biodiversidad de países del Pacífico mientras apunta a los minerales en Latinoamérica

[Read in English]

China es el país con mayores emisiones de dióxido de carbono en el mundo, posicionado además como uno de los mayores importadores de petróleo, que ha utilizado como excusa para otorgar millonarios créditos soportados con el combustible a potencias petroleras como Venezuela o Angola a costa del medioambiente.

Según el Centro de Investigación sobre Energía y Aire Limpio (CREA), el Partido Comunista de China (PCCh) formuló políticas que «duplicaron el viejo libro de jugadas de estimular los sectores más sucios y más intensivos en energía (construcción, manufactura pesada) para compensar la debilidad en otros lugares».

Un grupo de personas se cubre la cara mientras atraviesa una densa nube de esmog en Harbin, en la provincia de Heilongjiang (China). Medioambiente
Un grupo de personas se cubre la cara mientras atraviesa una densa nube de esmog en Harbin, en la provincia de Heilongjiang (China). (EFE)

El crecimiento chino durante la pandemia le ha permitido al PCCh aumentar la presión política y diplomática, al mostrarse como un país robusto y capaz de vencer la pandemia con pocas víctimas y una economía sólida a diferencia de Occidente.

Sin embargo, los investigadores del CREA han expresado su preocupación por el costo ambiental que conlleva el crecimiento chino. La clave competitiva de Beijing está presionar a naciones de Occidente a cumplir con los Acuerdos de París al mismo tiempo que fortalece sus lazos con regímenes sancionados a cambio de petróleo y carbón.

En contraste, Estados Unidos aumentó el consumo de energía con fuentes renovables, según la Revisión de energía mensual de la Administración de Información de Energía de USA (AIE).

El estudio de la AIE evidenció una «disminución continua en la cantidad de carbón utilizado para la generación de electricidad durante la última década, así como el crecimiento de las energías renovables, principalmente de la energía eólica y solar». 

China va por el poder, no a salvar el medioambiente

Los analistas ambientales ponen sus esperanzas en el plan quinquenal expuesto por el PCCh a comienzos de marzo de 2021. Pero el exceso de confianza hacia China, por parte de las organizaciones no gubernamentales que influyen para que Occidente se comprometa con las directrices del Acuerdo de París, alimenta la propaganda de Beijing al tiempo que yerra a la hora de entregar los reportes sobre las emisiones chinas.

Plan quinquenal y rendición de cuentas del Partido Comunista chino en 2021.

A comienzos del 2020, la AIE había proyectado que el consumo de energía chino caería un 4 % en 2020, lo que implicaría una caída aún mayor de las emisiones de CO₂, situando al PCCh como ejemplo de políticas y prácticas para salvaguardar el medioambiente. Sin embargo, contrario a dichas predicciones, las emisiones chinas terminaron aumentando un 4 %.

El plan quinquenal liderado por Xi Jinping busca que China esté a la cabeza en el espectro económico y político a mediado plazo. Si bien la apuesta china es por la innovación y la tecnología, los líderes del gigante asiático entienden que sus metas no son posibles sin fuentes sucias.

China ha detenido la construcción de una represa en el norte del país con el fin de lograr las metas anuales del Acuerdo de París, pero ha presionado a sus países socios a construir hidroeléctricas y aumentar la producción de crudo con el fin de saldar las cuentas pendientes con Beijing.

Angola, por ejemplo, comenzará la explotación petrolera en una reserva en la cuenca de Kassanje y la cuenca del río Okavango, rica en vida silvestre.

«Angola debe más de $20 mil millones a varias entidades chinas, incluidos $14,5 mil millones al Banco de Desarrollo chino y casi $5 mil millones al Banco de Exportación e Importación del gigante asiático» informó Reuters

Minerales baratos, otra fuente de ingresos de China

Los planes de reducción de emisiones de China hacen ver que el gigante asiático está al nivel de las potencias occidentales. Sin embargo, el modelo económico chino está lejos de proteger el medioambiente.

Un hombre recolecta carbón desechado por las minas en Jixi (China). La gente recoge este material para usarlo como fuente de calor y cocinar en sus hogares.
Un hombre recolecta carbón desechado por las minas en Jixi (China). La gente recoge este material para usarlo como fuente de calor y cocinar en sus hogares. (EFE)

El ambicioso modelo de minerales chino está fundado en la compra y conservación de estos sin procesar. Además de la producción minera local, las alianzas estratégicas le permiten a China adquirir minerales a bajo costo que luego procesa para sus fines comerciales y tecnológicos.

Una de las principales razones por la que empresarios de todo el mundo acuden a China tiene que ver con esta producción de minerales a bajo costo. El carbón chino, por ejemplo, es bastante apreciado en momentos donde el bitcoin toma fuerza.

Es por eso que grandes cantidades de carbón, petróleo y otros minerales tienen a China como destino final en los últimos años. Myanmar, Indonesia y Vietnam exportan principalmente minerales en bruto a China, que es el principal mercado de exportación, lo que a su vez otorga grandes beneficios diplomáticos.

Juan Carlos Montenegro (i), gerente ejecutivo de Yacimientos de Litio Bolivianos Corporacion (YLB), y Sheng Yan (d), gerente general de Xinjiang TBEA Group Company LTDA, firman la industrialización del salar de Pastos Grandes entre Yacimientos de Litio Bolivianos.
Juan Carlos Montenegro (i), gerente ejecutivo de Yacimientos de Litio Bolivianos (YLB), y Sheng Yan (d), gerente general de Xinjiang TBEA Group Company LTDA, firman la industrialización del salar de Pastos Grandes entre Yacimientos de Litio Bolivianos. (EFE)

En Latinoamérica las alianzas han avanzado con fuerza. Empresas chinas han adquirido empresas de minerales en Chile, Bolivia y Ecuador. Brasil, por su parte, tiene a China como su mayor comprador de hierro de Vale. Colombia y Venezuela surten a China de petróleo con la agravante para Caracas de que el gigante asiático tiene, además, acceso a otros de sus minerales a cambio de millonarios créditos.

El afán de crecimiento a mediano plazo de China también está afectando a los ciudadanos de Papua Nueva Guinea y la biodiversidad única del país debido a la compra excesiva de madera.

Lo anterior muestra que el modelo económico de China, sumado a las ambiciones políticas, no le permitirán salvaguardar el medioambiente. En cambio, las restricciones a Occidente, le están dando una ventaja competitiva al PCCh.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Ken Paxton - Texas

Fiscal de Texas demanda a alcalde de Austin por obligar al uso de mascarillas

Next Article
Grace Church School, Papá, mamá, ofensivo, new york

Escuela de New York quiere que niños dejen de usar las palabras «papá» y «mamá»

Related Posts
Total
1
Share