fbpx
Saltar al contenido

China ya no puede darnos órdenes

China

Available: English

[Read in English]

TRAS ADOPTAR una versión retorcida del capitalismo, con fuertes componentes de mercantilismo, China ha conseguido representar el 28.7 % del total de la producción mundial de manufacturas (como referencia, el segundo en esa lista es Estados Unidos, con 16.8 %, y el tercero es Japón, con 7.5 %). Estados Unidos fue una vez el principal centro de fabricación, pero eso ha cambiado radicalmente en los últimos 10 años aproximadamente.

Sí, esto nos ha permitido comprar artículos más baratos. Los iPhones serían considerablemente más caros si se fabricaran únicamente en Estados Unidos o Europa, donde las ridículas regulaciones laborales dificultan la producción.

Lo mismo ocurre con los Tesla (la danza de Musk con el régimen chino no debería pasar desapercibida) y, para ser sinceros, con casi todo lo que consumimos. Ni siquiera hablemos de la ropa, donde zonas grises permiten que un producto fabricado en China sea etiquetado legalmente como Made in France.

Por supuesto, esto tiene un costo, y este toma la forma de explotación humana. Algunos trabajadores reciben salarios extremadamente bajos por largas horas de trabajo, pero son los más afortunados.

"*" señala los campos obligatorios

Do you believe the FBI was planting evidence during the Mar-A-Lago raid?*
This poll gives you free access to our premium politics newsletter. Unsubscribe at any time.
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

Los uigures son las principales víctimas de esta absoluta violación de nuestros derechos más básicos. Adrian Zenz, antropólogo alemán y miembro de la Victims of Communism Memorial Foundation, informó que los campos uigures producen artículos para la exportación, todos ellos fabricados con algodón en Xinjiang. “El 43 % de las exportaciones de Xinjiang son prendas de vestir, calzado o textiles”, dijo Zenz. En resumen, los “campos de reeducación” de China son, en realidad, campos de trabajos forzados.

El dinero de este sistema de producción ha permitido consolidar al régimen chino como una fuerza geopolítica. China es el principal socio económico de los países en vías de desarrollo, proporcionando a las naciones pobres todo lo que necesitan: desde vacunas hasta elaboradas infraestructuras. Y la influencia ideológica, obviamente. China consigue fácilmente asientos amigables en las reuniones de la ONU. Apenas hay resistencia al imponente dragón.

Así que sí, China es extremadamente poderosa. Precisamente por eso la visita de Nancy Pelosi a Taiwán es tan importante y significativa. A pesar de las numerosas amenazas, la presidente de la Cámara de Representantes fue a la isla democrática, que es constantemente intimidada por su gigantesco vecino continental.

Si Pelosi hubiera cancelado su viaje, el mensaje habría sido: “China decide ahora a dónde puede ir un funcionario americano”. Esto no es negociable.

Tengo innumerables diferencias con la presidente Pelosi. Sin embargo, esta demostración de valentía y de sólidas convicciones le han valido mi más profundo respeto y admiración.

Creo que todos los americanos deberían estar de acuerdo en esto.


Este artículo apareció originalmente en el boletín de El American el  de agosto de 2022.

Pris Guinovart is a writer, editor and teacher. In 2014, she published her fiction book «The head of God» (Rumbo, Montevideo). She speaks six languages. Columnist since the age of 19, she has written for media in Latin America and the United States // Pris Guinovart es escritora, editora y docente. En 2014, publicó su libro de ficciones «La cabeza de Dios» (Rumbo, Montevideo). Habla seis idiomas. Columnista desde los 19 años, ha escrito para medios de America Latina y Estados Unidos

Total
1
Share