fbpx

ciberseguridad de estados unidos

Estados Unidos amenazado por el avance de Rusia y China en ciberdelincuencia

Nicolas Chaillan, exdirector de software de la Fuerza Aérea de Estados Unidos dijo que el país “no tiene ninguna posibilidad de competir tecnológicamente con China”

[Read in English]

Nuevos “ciberataques” contra empresas americanas dejan en evidencia que la ciberseguridad y los servicios de inteligencia de Estados Unidos empiezan a verse en pañales en comparación con los avances de países como Rusia o China.

Nicolas Chaillan, exdirector de software de la Fuerza Aérea de Estados Unidos le dijo al Financial Times que el país en este momento “no tiene ninguna posibilidad de competir tecnológicamente con China”.

Chaillan señaló que el progreso de China en inteligencia artificial, ciberseguridad y aprendizaje automático es mucho más avanzado que el de Estados Unidos.

“No tenemos ninguna posibilidad de competir contra China en 15 a 20 años”, dijo Chaillan, quien describió los sistemas de seguridad cibernética de Estados Unidos como en un “nivel de jardín de infancia”.

El exfuncionario renunció a su cargo a fines de septiembre, citando en una carta de renuncia publicada en su LinkedIn la falta de voluntad del Departamento de Defensa de invertir en investigación y desarrollo de nuevas tecnologías, así como la práctica de colocar a funcionarios con poco o ningún conocimiento técnico en puestos de liderazgo.

9 de cada 10 americanos temen a un ciberataque

Una encuesta publicada por por The Pearson Institute y The Associated Press-NORC Center for Public Affairs Research señala que 9 de cada 10 americanos temen a un ciberataque a los sistemas informáticos de Estados Unidos.

Las tres cuartas partes dicen que los gobiernos chino y ruso son amenazas importantes para la ciberseguridad del gobierno de Estados Unidos y al menos la mitad también ve al gobierno iraní y los organismos no gubernamentales como una amenaza, señala el reporte.

Ciberataques perturban la economía

En el ultimo año, diversos organismos tanto públicos como privados en Estados Unidos, han sido víctimas del ransomware, donde hackers cifran los datos de una organización y exigen un pago para descifrarlos. Lo grave de esto, es que ha quedado evidencia de cómo pueden perturbar la economía y poner en riesgo vidas y medios de subsistencia.

Recientemente, justo cuando se inicia la cosecha en Estados Unidos, un incidente de “ciberseguridad” obligó a New Cooperative Inc, un proveedor de servicios agrícolas con sede en Iowa, a desconectar sus sistemas.

“Hemos desconectado de forma proactiva nuestros sistemas para contener la amenaza y podemos confirmar que se ha contenido con éxito”, dijo NEW Cooperative Inc en un comunicado.

“También notificamos rápidamente a las fuerzas del orden y estamos trabajando en estrecha colaboración con expertos en seguridad de datos para investigar y remediar la situación”, agregó.

Casos como este ponen de manifiesto la vulnerabilidad de la ciberseguridad en Estados Unidos y cómo los hackeos pueden afectar desde el suministro de combustible hasta el de alimentos; hay que recordar los ataques sufrido por SolarWinds Corp, la red petrolera de Colonial Pipeline, la empresa de procesamiento de carne JBS y la firma Kaseya.

La gravedad de los ciberataques constantes que están afectando directamente al país arrojan la duda de si Estados Unidos está bajo un asedio no convencional.

En 2020 una evaluación de Interpol sobre ciberdelincuencia reveló un cambio sustancial en los objetivos de los ataques: ahora tienden a ser contra grandes multinacionales, administraciones estatales e infraestructuras esenciales.

“Los ciberdelincuentes están creando nuevos ataques e intensificando su ejecución a un ritmo alarmante, aprovechándose del miedo y la incertidumbre provocados por la inestabilidad de la situación socioeconómica generada por la Covid-19”, dijo Jürgen Stock, secretario General de Interpol.

En vista del aumento de ciberataques, el presidente Joe Biden firmó una orden ejecutiva sobre ciberseguridad que obliga a las empresas contratistas a reforzar sus medidas. 

“El incidente con Colonial es un recordatorio de que la acción federal por sí sola no es suficiente”, indicó en una llamada con agencias de noticias una funcionaria gubernamental bajo condición de anonimato.

Según la funcionaria, las entidades del sector público y privado en Estados Unidos son “muy vulnerables a ataques sofisticados, constantes y maliciosos” y reconoció que las brechas de seguridad serán comunes por mucho tiempo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article

China sigue torpedeando las investigaciones para encontrar el origen del Covid-19

Next Article
Bolsonaro, El American

Impiden entrada de presidente de Brasil a estadio por no estar vacunado

Related Posts
Total
1
Share