fbpx
Saltar al contenido

La ciencia afirma la creación, no el accidente

Science is Affirming Creation, Not Accident

Read in English

[Read in English]

Una de las imágenes más conocidas del mundo es la de la Gran Esfinge de Giza, situada cerca de la igualmente famosa Gran Pirámide de Egipto. Pero, ¿conoce el origen de la Esfinge?

Esta es la historia: a lo largo de eones de tiempo, los vientos arremolinados que atravesaban implacablemente el desierto del Sahara de oeste a este desplazaron la arena de un lugar a otro. En algunos lugares, la arena formaba dunas que volvían a ser arrastradas por la siguiente tormenta. En las afueras de lo que hoy es El Cairo, y por pura casualidad, parte de la arena descendió formando un dibujo completamente aleatorio que casualmente se parecía a la cabeza de un hombre y al cuerpo de un león.

Las condiciones atmosféricas eran tales que cuando la arena se mezcló con una ligera niebla seguida de un sol abrasador, la figura accidental se endureció hasta convertirse en lo que hoy conocemos como la Esfinge.

En cierto sentido, la Esfinge no tuvo ningún comienzo, porque, por lo que sabemos, el viento y la arena han estado soplando desde siempre. Las probabilidades de que se combinaran en algún lugar para crear la Esfinge son seguramente astronómicas (demasiadas cosas tenían que estar “bien” simultáneamente) pero, como diría Charles Darwin, con el tiempo suficiente todo puede suceder.

Esta explicación del origen de la Esfinge es pura ficción, por supuesto. Me la acabo de inventar. La ciencia arqueológica, combinada con nuestros sentidos, nos dice que la Esfinge tuvo un principio y un creador y su evolución desde entonces es el resultado de un proceso natural llamado erosión. La idea de que la Esfinge fue una casualidad sin sentido exige un rechazo irracional de la ciencia y los sentidos, así como un monumental e inexplicable salto de fe ciega.

Vamos un paso más allá. ¿Y si le dijera que, por muy remotas que sean, las probabilidades de que la Esfinge fuera un accidente al azar son mucho mayores que las de que la vida humana en la Tierra pudiera surgir y desarrollarse como la conocemos? ¿Y si le dijera que el mayor salto de fe ciega es la idea no teísta de que todo -incluida la propia vida- evolucionó de la nada y no tuvo ni creador ni principio?

Considere otra hipótesis. Si se le diera el tiempo suficiente, uno de los mil orangutanes, cada uno golpeando al azar las teclas de su propia máquina de escribir, acabaría produciendo una copia exacta de Macbeth de Shakespeare. No puedo negar categóricamente esa posibilidad. Algunos matemáticos probablemente puedan calcular las probabilidades de que ocurra. Pero, ¿son esas probabilidades mayores que las de que Macbeth sea, de hecho, producto de la inteligencia y la intención? Lo dudo.

“¡Espere un momento, Sr. Reed!”, podría exclamar. “Ha olvidado el importante calificativo, ‘si se le da el tiempo suficiente’. Eso permite todas las posibilidades ya que el tiempo es infinito tanto hacia adelante como hacia atrás”.

Origen y creación del universo

Sin embargo, el consenso científico actual sobre el origen del universo ya no acepta la anticuada idea de que no hubo un principio. Las pruebas que han surgido en las últimas décadas apuntan con casi certeza a un “Big Bang” que lo inició todo hace 13.800 millones de años y a que la propia Tierra se formó hace unos 4.500 millones de años.

Así pues, el reloj sigue corriendo para esos orangutanes. De repente, el tiempo puede no estar de su lado. Varios miles de millones de años es mucho tiempo, pero también es mucho menos que el infinito.

En su nuevo y extraordinario libro, ¿Ha muerto el ateísmo?, Eric Metaxas explica la profunda importancia del consenso sobre el Big Bang:

“El tiempo infinito era el preferido de muchos ateos que sostenían que “con suficiente tiempo” cualquier cosa era posible, y por lo tanto la idea de Dios era innecesaria. Cada vez que alguien objetaba que ciertas cosas no podían haber ocurrido al azar y sin algún “Diseñador” o “Creador”, los que se adherían a la posición ateo-materialista objetaban que “con suficiente tiempo” cualquier cosa podía ocurrir.

La vida podría surgir al azar de la no vida en los océanos primordiales. Las amebas podrían convertirse en secuoyas. Las criaturas acuáticas podrían convertirse en mamíferos voladores. Sólo era cuestión de tener suficiente tiempo, ya que el tiempo cubría una multitud de pecados.

Este chirriante argumento se esgrimía siempre que era necesario y solía acallar suficientemente a los del otro bando, así que durante muchas décadas los ateos se aferraron a la noción del tiempo infinito como Linus se aferraba a su manta.

Era muy reconfortante, sobre todo cuando surgían otros hechos que cuestionaban sus tesis. Pero el eventual consenso sobre el Big Bang acabó con esto para siempre, obligando a todo el mundo a madurar y enfrentarse al feo hecho de que el tiempo pasado era finito. De hecho, llegamos a saber precisamente cuán finito. Así que cualquier cosa que se propusiera como ocurrida al azar durante grandes períodos de tiempo —ya sea la aparición de la vida a partir de la no vida, o la evolución de los anfibios a los orangutanes— tenía que ocurrir dentro de ese marco temporal limitado”.

El Big Bang sugiere un tiempo finito, así como un principio y un comienzo, pero es sólo una pieza del rompecabezas del universo físico y de la vida humana. Incluso si se postula que el Big Bang fue un accidente no planificado, hay que lidiar con algo que apunta de forma aún más convincente a la existencia de un diseño inteligente, es decir, de un “Creador”. Se llama el argumento del “ajuste fino”.

La ciencia lo afirma con nuevos descubrimientos cada año, y es un argumento que incluso el difunto y acérrimo ateo Christopher Hitchens admitió que era el mayor desafío para el ateísmo.

Recurro de nuevo al libro de Metaxas, ¿Ha muerto el ateísmo?, porque el autor aclara muy bien estas cuestiones para un público amplio y no especializado. Define el argumento del ajuste fino de la siguiente manera:

“Se trata simplemente de que hay ciertas cosas sobre nuestro universo —y sobre nuestro planeta— que parecen estar calibradas de forma tan extremadamente perfecta que difícilmente pueden ser una coincidencia [por ejemplo, el tamaño de la Tierra, su distancia al sol, el tamaño y la distancia de la luna, la nanociencia a nivel celular, etc.]. Pero a medida que han pasado las décadas y la ciencia ha descubierto decenas y decenas, y luego cientos, de ejemplos de ajuste perfecto, las probabilidades son demasiado astronómicas como para descartarlas como suerte o coincidencia.

La impresión abrumadora es que el floreciente cúmulo de coincidencias perfectas ha alcanzado un nivel imposible de atribuir a la casualidad, de modo que incluso el ateo más hostil debe preguntarse al menos si todo es precisamente como es, porque fue diseñado intencionadamente para ser así”.

En su libro, The Goldilocks Dilemma, el astrofísico Paul Davies revela docenas de ejemplos de la perfecta calibración de fuerzas, materiales y propiedades que hacen el caso del “ajuste fino”. Entre ellos están las asombrosas características del átomo de carbono, la increíble complejidad del ADN y la notable importancia de la velocidad de la luz. “Si se cambian incluso en la más mínima cantidad”, dice, “las consecuencias serían literalmente letales; es decir, llevarían a que características muy fundamentales del universo se transformaran dramáticamente de una manera que no permitiría la vida”.

¿Es esto una “prueba” de un creador? El matemático y bioético norirlandés John Lennox cree que es una cuestión de probabilidades. Sostiene que “la explicación más plausible para el ajuste fino del universo es que hay un ajustador fino”.

“Nada comienza sin una causa”, postula Peter Kreeft, del Boston College, en este breve pero excelente vídeo, Dios frente al ateísmo: ¿Qué es más racional?. “La conclusión de que Dios existe no requiere fe. El ateísmo requiere fe. Se necesita fe para creer en todo lo que viene de la nada. Sólo se necesita la razón para creer en todo lo que viene de Dios”.

Los astrofísicos, matemáticos, cosmólogos y otros científicos que abrazan el argumento del ajuste fino creen que las probabilidades están fuertemente y cada vez más a su favor. La principal visión alternativa (sin principio, sin creador, con tiempo infinito) que sostienen los materialistas ateos es cada vez más insostenible. Equivale a suponer que a los humanos nos ha tocado la lotería, no sólo una vez, sino cientos o miles de veces, o que esos orangutanes pueden escribir no sólo Macbeth, sino también una edición completa y literal de la Enciclopedia Británica, con notas a pie de página incluidas.

Destacados ateos, como Richard Dawkins, intentan eludir el argumento del ajuste fino postulando un número infinito de universos, lo que aumenta las probabilidades de que pueda surgir uno tan cuidadosamente calibrado como el nuestro.

El problema es que no hay ninguna prueba de que existan múltiples universos. Ninguna. La idea fantasiosa huele a un esfuerzo desesperado por evitar lo obvio a toda costa, como si de alguna manera fuera más importante ser ateo que aceptar lo que la evidencia y las probabilidades sugieren con fuerza. Dawkins no puede afirmar de forma creíble que es un científico si se limita a inventar cosas para satisfacer sus prejuicios.

El espacio no me permite entrar aquí en los detalles del “ajuste fino”.

Animo al lector a explorar la tesis más a fondo en los vídeos y lecturas sugeridos al final de este artículo.

Hasta ahora, he empleado la palabra “Dios” con moderación en este ensayo, prefiriendo utilizar “creador” en su lugar. Esto se debe a que “Dios” tiene una gran carga que los humanos defectuosos y errantes han unido al nombre. Al mencionar a “Dios”, a menudo se evocan las reacciones más viscerales, emocionales e incluso irreflexivas.

Algunas personas no creen que Dios exista pero parecen odiarlo de todos modos, o al menos detestan a cualquiera que crea en la evidencia y la probabilidad de su existencia.

Algunos se enfadan con Dios porque no creó las cosas como ellos hubieran preferido. Es la arcilla que desprecia al alfarero. Por la misma extraña razón, pueden incluso negar su existencia. Eso es como observar un cuadro y afirmar que, como no te gusta, no pudo haber un pintor.

El filósofo ateo Sam Harris afirma pomposamente que “el universo es una forma enormemente desperdiciada de crear vida”. Si algún día se encuentra con Dios, puede preguntarle: “¿Para qué sirve toda esta otra basura, cosas como asteroides, nebulosas y demás?”. Tal vez Dios se lo diga, y Sam comprenderá entonces lo poco que sabe de todo.

Otras personas culpan a Dios del mal que la gente comete a veces en su nombre, exclamando, en efecto, “¡Debería habernos programado como robots o haber prohibido las cosas malas en lugar de darnos la opción de elegir!” Por supuesto, si efectivamente nos hubiera hecho como robots programados y hubiera prohibido las cosas malas, estas mismas personas le criticarían por negar el libre albedrío.

Si usted decide personalmente, después de sopesar las pruebas y las probabilidades, que hay y hubo un creador, entonces puede llamar a esa entidad como quiera. A mí me basta con “Dios”. A continuación, debería pensar en cuál es: el dios del cristianismo, el dios del islam, el dios de los aztecas, el dios de una religión “oriental”, el dios de alguna otra fe pasada o presente, o tal vez un dios como usted quiera imaginarlo de forma única. Es tu decisión.

En aras de la plena divulgación, yo he tomado mi decisión. Proclamo libremente mi creencia en el cristianismo. No llegué a esa conclusión lanzando dados. Busqué, investigué, reflexioné y dudé, todo lo cual es natural en el proceso de encontrar o rechazar la fe. Valoro la ciencia y la razón y sería muy escéptico con cualquier sistema de creencias que las ignorara. Creo en un universo ordenado, no en uno caótico y accidental, y creo que la razón y la ciencia son los medios que el Creador nos dio para explorarlo y apreciarlo. También creo que Jesucristo fue precisamente quien dijo ser.

Pregúntame: “¿Qué podría leer para entender mejor cómo has llegado a estas conclusiones?”. Yo recomendaría estos tres libros: More Than a Carpenter, de Josh D. McDowell; Cold Case Christianity: A Homicide Detective Investigates the Claims of the Gospels de J. Warner Wallace; y How Christianity Changed the World de Alvin J. Schmidt. Tanto si eres cristiano como ateo o cualquier otra cosa, tus creencias están incompletas sin la información y las pruebas que se presentan en ellas. Échales un vistazo antes de descartarlas.

Cristianismo y objetivismo

Los lectores de El American o FEE.org o de mis diversos libros y artículos saben bien que la libertad y el libre mercado son una parte importante de mi vida. En mi libro más reciente, ¿Fue Jesús un socialista?, expliqué por qué las enseñanzas de Jesucristo respaldan los principios económicos, morales y éticos que son importantes para mí: principios como el individualismo, la libre empresa, la propiedad privada, la caridad privada y la honestidad personal. Me he pasado la vida construyendo puentes con grupos y personas que simpatizan ampliamente con esos principios.

Pero entre los demás aliados, la ciencia emergente plantea un gran problema —quizás incluso existencial—. Me refiero a los objetivistas, los seguidores de la filósofa Ayn Rand y su sistema conocido como Objetivismo.

Rand afirmaba que no había ninguna evidencia de Dios, ninguna razón para creer que Dios existe porque la razón no nos lleva allí. La mayoría de los objetivistas (ciertamente los de línea dura entre ellos) alegan un conflicto irreconciliable entre la ciencia, la razón y nuestros sentidos por un lado, y la noción de un Creador por el otro. Es como si un hombre que nace ciego y sordo declarara: “Como no puedo verlo ni oírlo, no existe”.

En cuanto a la creencia en un Creador, el enfoque de “todo o nada” del Objetivismo de línea dura está precipitando a la filosofía hacia un callejón sin salida de su propia creación. No permitir ningún espacio para la disidencia en este asunto, insistiendo en que la visión objetivista del mundo depende de un rechazo categórico de Dios, significa que tarde o temprano, las personas pensantes que abrazan la creciente seguridad científica de un Creador pueden tirar todo el Objetivismo al cubo de la basura.

Eso sería lamentable, porque Ayn Rand tenía una razón tan elocuente sobre muchas cosas: los mercados libres, el dinero sólido, el espíritu empresarial, el afán de lucro, el individualismo, incluso la importancia de la razón, entre otras. Uno no debería tener que jurar lealtad al ateísmo para apreciar Anthem o incluso Atlas Shrugged. Pero el repudio del objetivismo puede ser la consecuencia de la insistencia de los objetivistas extremos en que hay que resistir a Dios a toda costa. Resulta irónico que una visión del mundo que sitúa la razón y la ciencia en su centro sea enarbolada por su propio petardo, que la ciencia y la razón sean su perdición.

El objetivismo ortodoxo y extremo ha quemado sus botes salvavidas. Si el barco se hunde, se irá al fondo con él, todo porque muchos objetivistas parecen poner el rechazo a Dios por delante de todo lo demás, incluso de sus propias profesiones de fe en la ciencia y amor a la libertad. Escriba un artículo sobre economía o historia e incluya la más breve mención a Dios y, puedo atestiguar por experiencia, será el tema de Dios el que saque a relucir los largos cuchillos de los extremistas objetivistas. Son los autoproclamados guardianes de la religión de Rand que se hacen pasar por seudónimos anónimos tan presuntuosos y cobardes como “Voz de la Razón”.

Esto puede ser fatal para el Objetivismo, pero no tiene por qué serlo ni para la ciencia ni para la libertad porque, afortunadamente, ambas poseen una vasta literatura propia. Ninguna de las dos ha dependido nunca en lo más mínimo del Objetivismo o de sus adherentes.

Sin embargo, puede haber esperanza de que lo mejor del Objetivismo sea salvable. Escribiendo en The Wall Street Journal en noviembre de 2016, Jennifer Anju Grossman, de la Atlas Society, intentó valientemente tender un puente entre sus compañeros objetivistas y los creyentes en Dios.

Aunque su ateísmo nunca vaciló, los sentimientos de Rand hacia la religión no eran simplistas. Admiraba la brillantez y el impacto de pensadores religiosos históricos como Aquino y respetaba la libertad religiosa, incluso redactando un discurso para Barry Goldwater que incluía amplias referencias a Dios… Más importante aún, el ateísmo militante no surge de las páginas de la ficción de Rand. Si realmente creía que la religión era una amenaza, ¿dónde están los villanos religiosos en sus novelas? Los sacerdotes corruptos o los feligreses hipócritas no aparecen por ninguna parte. Es posible leer Atlas Shrugged, Nosotros los vivos, El manantial e Anthem de principio a fin y no tener ni idea de lo que Rand pensaba sobre la religión.

Además, una organización llamada For The New Christian Intellectual (FTNCI) está trabajando para “crear una reconstrucción cristiana de partes significativas del sistema filosófico de Ayn Rand, corrigiendo los errores inherentes a una filosofía como la de Rand que ha rechazado la enseñanza cristiana”. Su canal de YouTube y algunos artículos de su página web me parecen sugerentes y refrescantes. Tal vez esta perspectiva más tolerante y favorable a la ciencia pueda ayudar a salvar al objetivismo de sus defensores más inflexibles desde el punto de vista religioso.

Mis disculpas al lector por la inusual longitud de este ensayo. Si le incita a una exploración más profunda de las cuestiones cosmológicas y teológicas más importantes, merecerá la pena mi tiempo al escribirlo y el suyo al leerlo.

En resumen: La Esfinge no fue un accidente, y usted tampoco lo es. La evidencia de un creador está a nuestro alrededor. Ha estado ahí desde la creación.

Para más información, véase:

La ciencia contra Dios (video):

Dios vs. Ateísmo: ¿qué es más racional? (video) de Peter Kreeft

¿Ha muerto el ateísmo? de Eric Metaxas

Cómo el cristianismo cambió el mundo por Alvin J. Schmidt

El enigma de Ricitos de Oro: ¿por qué el universo es perfecto para la vida? de Paul Davies

Cold Case Christianity: A Homicide Detective Investigates the Claims of the Gospels de J. Warner Wallace

Más que un carpintero, de Josh D. McDowell

Ayn Rand y el cristianismo por Cody Libolt

¿Puedes amar a Dios y a Ayn Rand? de Jennifer Grossman

El motor inamovible: An Argument for the Egoist God de Jacob Brunton

Lawrence writes a weekly op-ed for El American. He is President Emeritus of the Foundation for Economic Education (FEE) in Atlanta, Georgia; and is the author of “Real heroes: inspiring true stories of courage, character, and conviction“ and the best-seller “Was Jesus a Socialist?“ //
Lawrence escribe un artículo de opinión semanal para El American. Es presidente emérito de la Foundation for Economic Education (FEE) en Atlanta, Georgia; y es el autor de “Héroes reales: inspirando historias reales de coraje, carácter y convicción” y el best-seller “¿Fue Jesús un socialista?”

Deja una respuesta

Total
10
Share