fbpx
impuesto sobre la renta, El American

Datos y cifras dolorosas del impuesto sobre la renta

Se ha dicho que los impuestos sobre la renta son el precio que pagamos por la civilización. A eso, mientras intento dar sentido al código fiscal, debo preguntar: “¿Esto es la civilización?”

[Read in English]

Las encuestas han demostrado una y otra vez que los americanos piensan que el sistema federal de impuesto sobre la renta es “injusto”. Probablemente la gente de otros países que tienen impuestos sobre la renta opine lo mismo.

Y por supuesto, es injusto ¿Cómo podría ser de otra manera? Los políticos revisan constantemente los tipos y las deducciones y crean lagunas jurídicas como pago a los amigos. La burocracia que recauda impuestos fisgonea en la vida privada de la gente e impone un exasperante papeleo a todos los ciudadanos.

La experiencia de Estados Unidos con el impuesto federal sobre la renta confirma la sabiduría profética del presidente del Tribunal Supremo, John Marshall, hace casi dos siglos: “El poder de gravar implica el poder de destruir”. Recuérdelo cuando rellene su próximo formulario de impuestos, no importa en qué estado o país viva.

Hace más de un siglo se advirtió a los americanos de que el impuesto sobre la renta se convertiría en un monstruo ¿Adivinen quién hizo estas declaraciones notablemente radicales sobre la idea de un impuesto federal sobre la renta?

“(…) una monstruosidad aborrecible y calamitosa (…) Castiga a todos los que se elevan por encima del rango de la mediocridad. Cuanto menos yugos adicionales se pongan alrededor del cuello de la gente, mejor”.

“(…) un acto vicioso, injusto, impopular, impolítico y socialista (…) el movimiento más irracional y antiamericano de la política del último cuarto de siglo”.

“Sólo se puede recaudar entrometiéndose en los asuntos privados de la gente con métodos arbitrarios y odiosos para los ciudadanos de la república”.

Estas fueron las palabras del Washington Post, el New York Times y el Chicago Tribune, respectivamente, al comentar en 1894 el primer impuesto sobre la renta desde la Guerra Civil aprobado por el Congreso. Esta crítica vitriólica se dirigía a la propuesta de imponer un impuesto de sólo el 2 % sobre los ingresos superiores a 4,000 dólares, que serían al menos 90,000 dólares en dólares de hoy. Gracias a esa gran exención de 4,000 dólares, el 98 % de los americanos estaban completamente exentos del impuesto sobre la renta.

Un año más tarde, el Tribunal Supremo dictaminó que este impuesto era inconstitucional, y así terminó el primer experimento pacífico de Estados Unidos con un impuesto sobre la renta. Haría falta una enmienda constitucional —la 16ª, aprobada en 1913— para que el Congreso tuviera el poder legal de encadenarnos con otro.

En 1909, cuando se debatía la 16ª Enmienda, el New York Times la criticó diciendo: “Cuando los hombres adquieren el hábito de ayudarse a sí mismos con la propiedad de otros, no pueden curarse fácilmente de ello”. La historia ha demostrado que esa predicción es correcta (y aplicable a todas las partes del mundo), aunque dudo que al “progresista” New York Times le moleste hoy tanto como en 1909.

Tras la ratificación de la 16ª Enmienda, se impuso un impuesto sobre la renta a partir de 1913. Los porcentajes oscilaban entre el 1 % y el 7 %. El máximo solo se aplicaba a los ingresos superiores a 500,000 dólares. Las parejas casadas sólo tributaban por los ingresos superiores a 4,000 dólares. En su fascinante ensayo El impuesto progresivo sobre la renta en la historia de Estados Unidos, Burton Folsom reveló un lado cínico de los partidarios de los impuestos: “Durante el debate fiscal, William Shelton, un georgiano, apoyó el impuesto sobre la renta ‘porque ninguno de nosotros tiene ingresos de 4,000 dólares, y alguien más tendrá que pagar el impuesto'”.

En 1916 ese porcentaje máximo había subido al 15 %, sobre los ingresos de más de 2,000,000 de dólares. Antes de que Woodrow Wilson dejara el cargo en 1921, superaba el 70 %. Los presidentes Harding y Coolidge lo redujeron a 24 %, pero luego los presidentes Hoover y Roosevelt lo volvieron a subir. El máximo de la tasa superó el 90 % en su punto más alto a principios de la década de 1950.

Franklin Roosevelt, por cierto, había hecho campaña contra Herbert Hoover en 1932 con una plataforma de reducción de impuestos, pidiendo incluso una reducción del 25 % del gasto federal. Declaró que Hoover había presidido “la mayor administración de impuestos y gastos” de la historia de Estados Unidos, antes de establecer él mismo nuevos récords en ambas categorías ¡Incluso impuso por Orden Ejecutiva una tasa del 100 % sobre todos los ingresos superiores a 25,000 dólares! (Véase Grandes mitos de la Gran Depresión).

El primer formulario 1040 (impuesto sobre la renta de las personas físicas) —con instrucciones y todo— ocupaba solo cuatro páginas. Este es su aspecto. Hoy en día, hay miles de páginas de formularios e instrucciones de impuestos. Los trabajadores y las empresas americanas se ven obligados a gastar miles de millones de horas de trabajo cada año para calcular sus impuestos. El código fiscal es prácticamente incomprensible, enormemente ineficaz, sumamente oneroso y cínicamente corrupto.

En otras palabras, es todo lo que el Washington Post, el New York Times y el Chicago Tribune dijeron hace un siglo que llegaría a ser.

Se ha dicho que los impuestos sobre la renta son el precio que pagamos por la civilización. A eso, mientras intento dar sentido al código fiscal, debo preguntar: “¿Esto es la civilización?”.

Para más información, véase:

War-Time Origins of Modern Income Tax Withholding, por Robert Higgs

The Progressive Income Tax in U.S. History, por Burton Folsom

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
juicio político, El American

Asamblea de Nueva York prepara juicio político contra Cuomo

Next Article
números de vacunación, el american newsroom puerto rico

Epidemiólogo contradice números de vacunación que otorga el Departamento de Salud de Puerto Rico

Related Posts
Total
1
Share