fbpx
joe biden, partido comunista, global times,

Cinco maneras en que Joe Biden ya ha perjudicado a los americanos de a pie

Muchos americanos ya están sufriendo por las decisiones de Joe Biden, y ese dolor probablemente continuará a medida que su administración despliegue su peligrosa agenda de izquierda

[Read in English]

Como se señala en un reciente editorial de El American, la administración Biden-Harris está dirigida por las élites, para las élites. Esto significa que, a pesar de fingir un interés por la situación de los americanos de a pie, el objetivo principal es restaurar el retorno a la “normalidad” política, un término en clave para el pensamiento tradicional del establishment que cree que los políticos y sus expertos designados siempre saben más.

Con poco más de tres semanas en el cargo, Biden ya ha conseguido frenar los avances económicos de la anterior administración. Mientras tanto, no hay señales de ninguna mejora significativa en el manejo de la pandemia de coronavirus en el país, un tema que fue central en su campaña presidencial.

Muchos americanos ya están sufriendo por las decisiones de Biden, y ese dolor probablemente continuará a medida que su administración despliegue su peligrosa agenda de izquierda. Este artículo examina algunos de los daños infligidos hasta ahora.

El oleoducto Keystone XL


De un solo plumazo, Biden canceló el oleoducto Keystone XL, lo que costó miles de puestos de trabajo a miles de personas con ingresos medios en un proyecto que ya había superado varias fases de realización. Según datos oficiales, la decisión destruyó inmediatamente unos 11,000 empleos directos y unos 60,000 indirectos en industrias secundarias y relacionadas.

Como señala Joel Pollak de Breitbart, la pérdida de más de 70,000 puestos de trabajo puede ser un récord para el primer día de un presidente en el cargo y ya ha provocado las críticas de los demócratas, incluido el senador Joe Manchin (D-WV), que ha pedido al presidente que reconsidere la decisión.

Cierres continuos


Los costes económicos de los continuos bloqueos y el distanciamiento social son tan grandes que actualmente no se pueden calcular. Lo que sí sabemos es que el apoyo de la administración Biden a “seguir la ciencia” (un término en clave para mantener el país tan cerrado como sea posible), está costando a millones de personas sus negocios y medios de vida, al tiempo que tiene un impacto drástico en la salud física y mental de la nación.

Aunque la política de bloqueo es determinada en última instancia por las autoridades estatales y no por el gobierno federal, la posición de Biden parece centrarse en mantener las restricciones durante el mayor tiempo posible, en la creencia no probada de que vencerá al virus chino. Por desgracia, a pesar de todo el dolor que la gente está experimentando actualmente, lo peor está posiblemente por llegar.

Con cada día de cierre continuado, el daño económico y social a largo plazo se está agravando, mientras que no se está llevando a cabo ningún análisis importante de coste-beneficio. Al igual que la mayoría de las grandes economías, Estados Unidos puede esperar pasar por grandes dificultades económicas en los próximos años, que probablemente implicarán un aumento agresivo de la pobreza, desempleo y altos niveles de inflación. Como la mayoría de los políticos demócratas, Biden cree claramente que es un precio que merece la pena pagar.

Subida de los precios de la gasolina


Desde la elección de Biden, los precios de la gasolina han subido un asombroso 18 %, y algunos expertos pronostican que el precio del combustible podría llegar a los 4 dólares por galón.

“Biden tiene un riesgo político considerable de cara a las elecciones de mitad de mandato de 2022. Haría bien en articular un paquete energético más equilibrado porque es probable que veamos precios de la gasolina por encima de los 4 dólares el galón”, declaró recientemente el director general de Princeton Energy Advisors, Steven Kopits, al Washington Examiner.

Mientras tanto, otros expertos del sector han advertido que el precio de la gasolina seguirá creciendo a medida que el proceso de vacunación se afiance y el país comience a abrirse, lo que provocará una mayor demanda de la oferta. Todo ello culmina en menos dinero en el bolsillo del trabajador americano.

Dañar el deporte femenino


Las jóvenes atletas americanos ya no podrán competir en igualdad de condiciones tras la orden ejecutiva de Biden titulada “Lucha contra la discriminación por motivos de identidad de género u orientación sexual”.

Con la inserción de las mujeres transgénero (que siguen siendo biológicamente masculinos) en el deporte femenino, las jóvenes que se debaten entre una vida de estudios o perseguir su sueño deportivo tendrán motivos para pensárselo dos veces.

A pesar de las tonterías vertidas por los activistas progresistas de que el género es fluido, la cruda realidad es que no hay un solo deporte importante en el que los hombres no sean superiores a las mujeres. Esto ha provocado el completo debilitamiento del deporte femenino, dado que los hombres biológicos pueden ahora competir en todo, desde la lucha libre hasta la halterofilia.

Con el creciente número de mujeres transexuales que se convierten en atletas “femeninas”, las mujeres biológicas acabarán viéndose completamente incapaces de destacar, ya que serán inevitablemente superadas por individuos del sexo opuesto. ¿Qué sentido tiene que una mujer joven siga una carrera deportiva sabiendo que nunca podrá llegar a ser la mejor en su respectiva disciplina?

Prohibir el fracking


Para garantizar el apoyo de ciertos votantes críticos en las elecciones de 2020, Biden dejó claro que no tenía intención de prohibir el fracking.

De hecho, Biden atacó repetidamente a Donald Trump por afirmar que prohibiría el fracking, diciendo a los periodistas en Pittsburgh en noviembre: “No importa cuántas veces Trump intente mentir sobre ello, no prohibiré el fracking. Nunca dije que lo haría”.

Esto, como muchas de sus promesas, resultó ser, en el mejor de los casos, muy engañoso. Apenas un día después de asumir el cargo, firmó dos órdenes ejecutivas, una de ellas para detener las operaciones de petróleo y gas natural en el noreste de Alaska y la otra para suspender indefinidamente los arrendamientos para la perforación en todas las tierras federales.

Según un informe reciente del Instituto Americano del Petróleo, una prohibición permanente del fracking podría desencadenar una recesión en Estados Unidos, lo que supondría una reducción del PIB de 1.2 billones de dólares y la pérdida de 7.5 millones de puestos de trabajo para 2022. Esto afectaría especialmente a los trabajadores del estado de Pensilvania, donde Biden ganó por un estrecho margen en las elecciones del pasado noviembre.

Total
28
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
big tech, facebook, demandas

Las 5 mayores demandas contra las Big Tech

Next Article

La absolución de Trump y el impeachment jacobino

Related Posts
Total
28
Share