fbpx
Coca-Cola, El American

Coca-Cola, marxismo y supremacía negra

El activismo político de Cola-Coca se inclina ideológicamente hacia la izquierda. Esta misma empresa que habla de “justicia social”, no extiende esa misma conciencia victimista a los no negros

[Read in English]

Un teniente coronel que sirvió en el Tercer Batallón de Caballería de la Guardia Estatal de Georgia para el Ejército Confederado, John S. Pemberton, inventó la Coca-Cola. Este bioquímico y veterano de la Guerra Civil inventó la bebida oficialmente en 1886 mezclando cocaína extraída de la hoja de coca (entonces era legal) y cafeína con agua carbonatada y un jarabe a base de azúcar.

Aunque la cocaína fue eliminada años más tarde por sus nuevos propietarios, cabe pensar que los altos cargos de la empresa podrían estar consumiendo en privado una versión añeja de la receta original del siglo XIX. La única otra razón que podría explicar mejor las políticas ideologizadas de Coca-Cola es que ha abrazado abiertamente el marxismo cultural.

Coca-Cola servil a la Teoría Crítica de la Raza

La empresa de bebidas con sede en Atlanta, reconocida en todo el mundo, ha estado impulsando agresivamente directivas corporativas que se basan en la aceptación y adaptación de la Teoría Crítica de Raza (TCR), una rama del dogma de la teoría crítica del neomarxismo. Consecuentemente con la TRC, estas posiciones políticas son de naturaleza audazmente racista. Sus patrones discriminatorios sugieren una abierta adhesión a los remedios de la supremacía negra para aliviar los agravios raciales percibidos. 

Un ejemplo es la emisión en enero pasado de una decisión corporativa, que delinea una política que requiere que cualquier bufete de abogados que haga negocios con Coca-Cola debe «comprometerse a que al menos el 30 % de cada uno de los tiempos facturados de los asociados y socios sean de abogados diversos, y de tales cantidades al menos la mitad serán de abogados negros». 

Se podría pensar que Bradley M. Gayton, Vicepresidente Senior (VP) y Consejero General (GC) global de Coca-Cola, podría estar preocupado por la directiva de política que lleva su firma y su posible violación de la Ley de Derechos Civiles de 1964, específicamente su Título VII que establece directrices penales para la discriminación laboral basada en la raza.

Dado que la discriminación racial es exactamente lo que la política de Coca-Cola está haciendo contra los blancos, la población indígena y los asiáticos, está violando potencialmente la ley de derechos civiles que lleva su firma y es en sí misma una demanda federal a punto de producirse. Es irónico que la ley precisa y diseñada para combatir la discriminación racial, esté siendo posiblemente pisoteada en nombre de la “justicia racial”, pero promoviendo una selección desigual y caprichosa de la sociedad con fundamentos ideológicos. 

Los americanos de raza negra, según la Oficina del Censo, representan alrededor del 13 % de la población de Estados Unidos en 2020. El condicionamiento de Coca-Cola de que al menos el 30 % de los abogados asociados y/o colaboradores de un bufete sean negros, es exponencialmente discriminatorio y ejerce un favoritismo flagrantemente desigual y desproporcionado hacia un determinado grupo racial de americanos. Cuando se añade el hecho de que, acorde con el Colegio de Abogados de Estados Unidos, solo el 5 % de los abogados del país son negros, la postura defendida por Gayton, él mismo un abogado de raza negra, se vuelve aún más caprichosa.

Un examen más detallado de la comprensión de las diferencias raciales por parte de Coca-Cola y su noción de “justicia social”, hace que la exigencia de los despachos de abogados de seleccionar entre un conjunto tan minúsculo de candidatos a la abogacía sea más clara de discernir.  

Gracias a un denunciante interno de la empresa, Coca-Cola decretó un plan de formación obligatorio para sus empleados denominado “diversidad”. Las capturas de pantalla del empleado y puestas a disposición de la psicóloga Karlyn Borysenko y tuiteadas por ella, muestran una manifestación abominable de la narrativa de adoctrinamiento CRT del marxismo. Entre las sugerencias que cita el manual de propaganda para “ser menos blanco” están «ser menos opresivo, ser menos arrogante, estar menos seguro, estar menos a la defensiva, ser menos ignorante, ser más humilde, escuchar, creer, romper con la apatía» y «romper con la solidaridad blanca». ¡Esto es vergonzosamente escandaloso! 

Cuando Coca-Cola les dice a sus empleados blancos que «sean menos opresivos», está pregonando la línea de la Escuela de Frankfurt comunista, consistente con toda la doctrina de la Teoría Crítica, de que el grupo victimizado está sistemáticamente “oprimido”. Esto contradice totalmente el movimiento de los derechos civiles, y el enfoque gradual que Martin Luther King (MLK) defendió en su lucha por la igualdad racial.  

Gayton parece rechazar el principio evolutivo centrado en la reforma de MLK y, de hecho, coincide explícitamente con la anécdota marxista radical opresor/oprimido de la CRT que exige un “cambio sistémico”. En la mencionada declaración política del bufete, el vicepresidente y director general de Coca-Cola dijo «Ha llegado el momento de que dejemos de defender las buenas intenciones y las motivaciones y, en su lugar, premiemos la acción y los resultados (…) Mi esperanza es que nuestros socios del bufete de abogados vean esto como una oportunidad para efectuar un verdadero cambio sistémico». 

Harmeet Dhillon, un abogado reconocido a nivel nacional y fundador del Center for American Liberty, una organización de defensa de la libertad de expresión y los derechos civiles, calificó enfáticamente el programa de formación de empleados del gigante de las bebidas en un tweet de febrero como un ejemplo de “discriminación racial flagrante”. Cuando se tiene en cuenta el elemento neomarxista del CRT, Coca-Cola adquiere características de ser una organización política no gubernamental más que una de las marcas comerciales icónicas de Estados Unidos. 

El activismo político de Cola-Coca se inclina ideológicamente hacia la izquierda. Esta misma empresa que habla de “justicia social”, no extiende esa misma conciencia victimista a los no negros. Tampoco ofrece una categorización de opresor ni, mucho menos, reclama un “cambio sistémico” allí donde gobiernan las dictaduras marxistas-leninistas.

Coca-Cola ha estado a la vanguardia del debilitamiento de la “Ley de Prevención de los Trabajos Forzados de los Uigures”, un proyecto de ley que pretende prohibir las importaciones procedentes de una región en la que los comunistas chinos mantienen una red bien estructurada de campos de concentración en los que se llevan a cabo de forma rutinaria una serie de graves violaciones de los derechos humanos que se califican como crímenes contra la humanidad contra la minoría musulmana uigur. 

El “Cuba libre” es un trago insigne cubano compuesto por ron, cola y zumo de lima. El ron suele ser el emblemático ron Bacardí y la cola, Coca-Cola. Como la libertad y el comunismo no se mezclan, la parte de la cola debe sustituirse por otra marca genérica. La mixtura de Coca-Cola con propuestas marxistas y racismo no tiene cabida en una bebida cubana que habla de libertad.   

1 comment
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
eu-failed-covid, Vacunación en la Unión Europea

¿Por qué los planes de vacunación en la Unión Europea han sido un desastre?

Next Article
US President Joe Biden - El American

Biden cambia el discurso, ahora dice a los migrantes: "No vengan a Estados Unidos"

Related Posts
Total
0
Share