fbpx
Saltar al contenido

Colombia abraza el socialismo: Gustavo Petro, líder de la extrema izquierda, llega a la Presidencia

Colombia abraza el socialismo: Gustavo Petro, líder de la extrema izquierda, llega a la Presidencia

Contenidos

Available: English

El líder de extrema izquierda Gustavo Petro se proclama como nuevo presidente en Colombia con más del 51 % de la votación; es decir, más de 11 millones de votos. Rodolfo Hernández, ingeniero y exalcalde de Bucaramanga, acaparó el 47 % de la votación con 10 millones y medio de votos.

Con la jornada electoral concluye la contienda más agitada vista en décadas en Colombia, llena de sorpresas como el paso de Hernández a segunda vuelta y el tercer lugar de Federico Gutiérrez, candidato de la derecha.

La mayoría de los sondeos daban como vencedor a Hernández sobre Gustavo Petro, pues contaba con el apoyo de Federico Gutiérrez, lo que le daba en apariencia un 52 % de la votación. Sin embargo, en las últimas tres semanas Petro logró capturar millones de votos indecisos de Sergio Fajardo —el cuarto candidato más votado— y arrebatarle unos cuantos al propio Hernández.

Francia Márquez se convierte en la primera afrocolombiana en ocupar la vicepresidencia de Colombia. (EFE)
Francia Márquez se convierte en la primera afrocolombiana en ocupar la Vicepresidencia de Colombia. (EFE)

La negativa de Hernández de hacer campaña, aparecer públicamente o asistir a debates terminó jugando en su contra, perdió parte de su electorado y falló en capturar completamente a los votantes de Federico Gutiérrez u otros movimientos políticos con los que se negó a hablar tajantemente.

"*" señala los campos obligatorios

Is the Mar-A-Lago raid an unjust witch hunt?*
This poll gives you free access to our premium politics newsletter. Unsubscribe at any time.
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

La agenda de Gustavo Petro

Con este resultado, Colombia tendrá su primer presidente de extrema izquierda con una agenda abiertamente populista y laxa fiscalmente, muy similar a la de otros gobernantes de izquierda, como Cristina Fernández de Kirchner en Argentina.

El programa de Petro plantea acabar con la inversión en hidrocarburos en Colombia, renegociar los tratados de libre comercio, expropiar las tierras que su Gobierno considere improductivas para dárselas a campesinos de bajos recursos y acabar con los sistemas mixtos de pensión y salud, donde el sector privado guarda un rol fundamental en la gestión de los recursos.

Aunque Petro ha abanderado una agenda de transición productiva para que el país deje de depender de las exportaciones de commodities, el presidente electo no ha aclarado cómo sería tal transición aparte de señalar que se prohibirá futuras inversiones en el sector de hidrocarburos y minería de carbón.

En varias ocasiones, Gustavo Petro ha mencionado su intención de violar la independencia del Banco de la República y obligar al organismo a prestarle forzosamente al Gobierno para financiar el gasto público, una política que ha desembocado en una inflación rampante en países como Argentina o Venezuela.

Los mercados se han mantenido pesimistas frente al programa de Petro, y aunque el país ha visto una bonanza petrolera, los activos colombianos no se han valorizado de forma correspondiente por el pánico a la victoria del candidato de extrema izquierda.

Una campaña rodeada escándalos

A pesar de que Gustavo Petro se ha pintado como la oposición a la clase política tradicional, a su campaña han saltado varios políticos de antaño y expertos en la compra de votos, como Armando Benedetti o Roy Barreras —antiguos uribistas y luego santistas—.

Aunque la campaña de Petro se vio rodeada de escándalos como la filtración de una serie de reuniones donde se discutía una estrategia de desprestigio a opositores que involucraba la visita de mafiosos a la cárcel ofreciendo prebendas a cambio de “testimonios”, esto no fue suficiente para desalentar a los votantes indecisos.

Antiguos opositores, como el economista y excandidato Alejandro Gaviria, han salido a respaldar la propuesta de Petro, ganándose así la confianza de un electorado escéptico y asustado por la cercanía política de Petro con el régimen chavista de Venezuela y otros gobiernos de izquierda.

La lengua de Hernández también jugó a favor de Petro, y una serie de comentarios bochornosos dichos por el bumangués en varias entrevistas fueron compartidos masivamente por las redes sociales de la campaña del Pacto Histórico.

A pesar de los escándalos la campaña de Petro logró imponerse sobre la de Rodlfo Hernández en segunda vuelta. (EFE)
A pesar de los escándalos la campaña, Petro logró imponerse sobre la de Rodolfo Hernández en segunda vuelta. (EFE)

Como segundo candidato más votado, Hernández tiene garantizada una curul en el Senado, sin embargo, el ahora senador más votado en la historia de Colombia no ha confirmado si su coalición, La Liga Anti Corrupción, hará parte de los partidos de Gobierno o figurará en la oposición.

La victoria de Petro también marca el ascenso de la primera afrocolombiana al puesto de la Vicepresidencia, Francia Márquez, una activista ambiental del Cauca que logró cautivar a millones de votantes colombianos con un discurso antineoliberal y con más similitudes al del presidente Pedro Castillo en Perú que al del propio Petro.

La situación de Colombia

El nuevo presidente electo de Colombia recibe a un país dividido y con una profunda desconfianza por su clase política. Aunque la oposición tiene un tamaño considerable en el Congreso, las agrupaciones de izquierdas han logrado conseguir suficientes puestos como para poder conseguir mayorías en las votaciones.

Aunque la economía colombiana se ha recuperado de las secuelas de la pandemia, el incremento en el desempleo y la pobreza monetaria, producto de las cuarentenas, han incrementado la desconfianza en el Estado colombiano.

Una reforma tributaria comunicada torpemente por el Gobierno de Iván Duque fue la gota que rebasó el vaso para millones de colombianos que se lanzaron a las calle en el 2021. Lo que comenzó como unas protestas en contra de la reforma tributaria, se tornó a una protesta en contra del Gobierno cuya violencia iba escalando entre manifestantes y fuerzas de policía, dejando varios muertos por las confrontaciones.

En Colombia la violencia se ha recrudecido en los últimos años. (EFE)
En Colombia la violencia se ha recrudecido en los últimos años. (EFE)

En el campo colombiano el conflicto armado entre disidencias de las FARC y otros grupos narcotraficantes se ha recrudecido. En algunas zonas del país los desplazamientos masivos y el asesinato de líderes sociales se han vuelto comunes.

El nuevo presidente recibe un país con profundos problemas estructurales que exacerban el inconformismo entre la población. En Colombia lograr una tasa de desempleo menor a dos dígitos parece una tarea casi imposible, más de la mitad de la población no se encuentra cubierta por una pensión y la informalidad o los autoempleados constituyen hasta la mitad de la población empleada.

El Estado también debe cerrar una enorme brecha de inversión en bienes públicos entre el campo y la ciudad. En Colombia es normal que en las áreas rurales abunden las vías sin pavimentar, colegios con instalaciones precarias y hospitales lejanos o inexistentes.

Por el lado de la economía, Colombia se ha recuperado de forma sólida de la pandemia, y el nuevo Gobierno se beneficiará de un auge por los altos precios de los hidrocarburos en los mercados internacionales.

Gustavo Petro es el primer caudillo político de izquierda en llegar a la Presidencia de Colombia. Aunque no es claro si la totalidad de su agenda pueda pasar en el Congreso, a este país le esperan cambios radicales en el futuro para su economía y la estabilidad de su democracia.

Total
1
Share