fbpx
brexit vacunación Europa

Cómo el Brexit ayudó al Reino Unido a ganar la carrera de la vacunación en Europa

El Reino Unido tiene la tercera tasa de vacunación más rápida del mundo. Dentro de toda Europa, se lleva el primer puesto

[Read in English]


Por Sarah Lilly

Tras un año de confinamientos, las vacunas se están abriendo paso por fin en los brazos de los ansiosos ciudadanos de todo el mundo. Sin embargo, la velocidad de ese progreso difiere mucho entre las naciones. El Reino Unido va bastante bien, con la tercera tasa de vacunación más rápida del mundo, sólo por detrás de Israel y de los Emiratos Árabes Unidos. Dentro de Europa, el Reino Unido ocupa el primer puesto.

Más de 16 millones de personas han recibido su primera dosis en el Reino Unido y casi 600,000 han completado su segunda dosis, para el 17 de febrero. Con una población de sólo 66 millones de habitantes, el Reino Unido está en vías de tener a toda su población adulta vacunada para el verano.

“El gobierno británico declaró el domingo que todos los adultos del país deberían recibir la primera vacuna contra el coronavirus antes del 31 de julio, al menos un mes antes de su objetivo anterior”, informó Associated Press.

La relativa rapidez del Reino Unido no es casual. El país fue el primero en aprobar tanto la vacuna de Pfizer-BioNTech (el 2 de diciembre) como la de AstraZeneca/Oxford (el 30 de diciembre). La vacuna Moderna se aprobó la primera semana de enero.

Contrasta este impresionante despliegue con el de la Unión Europea, donde los estados miembros no están vacunando ni siquiera a la mitad del ritmo del Reino Unido. Incluso Alemania, a la que a menudo se le atribuye la eficiencia, está vacunando a una cuarta parte del ritmo del Reino Unido.

Una de las razones de la lentitud en la distribución de la vacuna es el retraso en la aprobación por parte de la Agencia Europea del Medicamento (EMA), la agencia reguladora que aprueba y recomienda a la Comisión Europea que un medicamento pueda ser comercializado en toda la UE, así como en el Espacio Económico Europeo. La EMA se retrasó casi tres semanas con respecto al Reino Unido en la aprobación de Pfizer-BioNTech y no aprobó la vacuna de AstraZeneca/Oxford hasta el 29 de enero (con un mes de retraso con respecto al Reino Unido). Una de las razones de este retraso se debe a la exigencia de la UE de que la etiqueta del medicamento se imprima en 24 idiomas.

Además, la UE retrasó la firma de contratos de compra anticipada con quienes desarrollaban las vacunas el año pasado. El Reino Unido se comprometió a llegar a un acuerdo con AstraZeneca en mayo, mientras que la UE esperó hasta agosto. La UE también pidió muy pocas vacunas durante estas negociaciones y no invirtió suficiente dinero en las plantas de producción dentro de la UE (los Países Bajos y Alemania específicamente).

Otras pruebas de la mala gestión son la compra por parte de la UE de la fallida vacuna de Sanofila escasez de suministros, la falta de enfermeras y el engorroso papeleo. Los Estados miembros de la UE están completamente hartos. Hungría ha obviado a la UE al aprobar tanto la vacuna rusa Sputnik como la china Sinopharm, ninguna de las cuales está aprobada por la UE. Italia, inexplicablemente, intentó demandar a AstraZeneca por no entregar sus vacunas preordenadas, a pesar de que la UE aún no las había aprobado.

Para hacer frente a este bochornoso espectáculo, la UE ha exigido que las exportaciones e importaciones pasen primero por la UE, en un intento por acaparar todo el producto para los Estados miembros. La UE incluso activó, pero luego anuló, el artículo 16 del Protocolo de Irlanda del Norte del acuerdo del Brexit para instituir una frontera fuerte y temporal entre la República de Irlanda (un estado de la UE) e Irlanda del Norte (un Estado no perteneciente a la UE), alegando que el Reino Unido podría interceptar vacunas destinadas a la UE… como si fuesen.

¿Qué explica la torpeza de la UE en el despliegue de las vacunas? La principal explicación parece ser su enorme burocracia.

El economista Thomas Sowell escribió una vez: “Nunca entenderás las burocracias hasta que entiendas que para los burócratas el procedimiento lo es todo y los resultados no son nada”.

Los burócratas de la Unión Europea han exigido supervisar todos los aspectos del desarrollo de la vacuna, incluyendo su aprobación, fabricación y entrega. Sin embargo, es precisamente esta obsesión por el proceso, a la que se refiere Sowell, la que le impide a los reguladores dar resultados a tiempo.

Ya durante las negociaciones del Brexit, los votantes del “remain” y las publicaciones progresistas advirtieron que abandonar la Agencia Europea de la Medicina iba a poner en peligro la vida de los ciudadanos del Reino Unido. No podían entender que un Reino Unido soberano pudiera tomar sus propias decisiones médicas, sin un decreto oficial de la UE. Pero ahora, los pésimos frutos de la toma de decisiones centralizada en la UE han demostrado lo equivocados que estaban.

El fracaso fatal de la UE puede explicarse mejor con el “problema del conocimiento” de Friedrich Hayek. La idea principal es que los problemas se abordan mejor cuando las soluciones están “dispersas” entre personas individuales, o en este caso, dispersas entre países individuales dentro de Europa y las industrias privadas dentro de ellos. Las soluciones descentralizadas son preferibles porque aprovechan el conocimiento compartido de productores y consumidores, en lugar de depender de un planificador central  único que necesariamente está mal informado sobre la oferta y la demanda de escasos recursos.

El Reino Unido “dispersó” o descentralizó su proceso de vacunación de forma excepcional por dos vías. En primer lugar, recuperando su autonomía de la UE, manteniendo así toda la toma de decisiones en casa. Y en segundo lugar, recurriendo en gran medida a los expertos del mercado en lugar de a los supuestos expertos del gobierno.

Los tories (el partido conservador del Reino Unido) son implacablemente puestos en la picota por su insistencia y confianza en la externalización de los contratos del NHS a la industria privada. Pero es precisamente esta táctica la que permitió el rápido programa de vacunación del Reino Unido. Europa alberga una panoplia de empresas privadas de investigación y desarrollo farmacéutico, así como de fabricantes de medicamentos. El Reino Unido recurrió con razón a estas entidades privadas, como Astra-Zeneca, Oxford BioMedica, Wockhardt Ltd. y Valneva, por su experiencia en el mercado.

El gobierno del Reino Unido hizo algo bueno al hacer lo que los gobiernos rara vez hacen: se apartó del camino de la empresa privada. Para que conste, el Reino Unido financió a estas empresas para acelerar el proceso de desarrollo de la vacuna, y esa financiación se utilizó para aumentar la escala de producción. Pero el gobierno mantuvo la toma de decisiones y la aprobación a nivel local, rechazando la idea de que un salvador centralizado sería la solución a la pandemia de COVID-19.

Sin duda, las burocracias locales pueden sufrir las mismas limitaciones de conocimiento que las internacionales. Sin embargo, en igualdad de condiciones, poseerán más conocimientos locales que las burocracias centralizadas y tomarán decisiones más racionales gracias a ello.

Así lo demuestra el hecho de que el Reino Unido aplazó muchas responsabilidades claves a las empresas individuales y optó por renunciar a un marco que exigía que los burócratas supervisaran cada detalle del proceso de vacunación.

Se hicieron muchas predicciones graves cuando el Reino Unido decidió abandonar la UE y restaurar su independencia y autogobierno. Este fiasco de la vacuna de la UE ha demostrado sin duda que esos escépticos estaban equivocados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
equidad

Reserva Federal de Nueva York: la "equidad" de Biden-Harris empeoraría la desigualdad racial

Next Article
bitcoin

¿Qué tiene de especial el Bitcoin? Un economista lo explica

Related Posts
Total
6
Share