fbpx

los talibanes

Secuestro, extorsión y tráfico de drogas ¿Cómo se financian los talibanes?

A pesar de quedar sin el dinero del Gobierno afgano, los talibanes tienen métodos para financiarse

Ante la caída de Kabul, Estados Unidos y los remanentes del Gobierno Afgano hicieron todo lo posible para que el dinero de la ayuda internacional y las reservas de Afganistán no cayeran en manos de los talibanes. Millones de dólares fueron repatriados a los Estados Unidos y cientos de cuentas del Gobierno afgano fueron congeladas para evitar que cayeran en manos de los talibanes.

A pesar de quedar sin el dinero del Gobierno afgano los talibanes tienen métodos para financiarse, lo que les ha permitido llevar a cabo la guerra con las Fuerzas de Seguridad de Afganistán y la OTAN. Fuentes de dinero, sin lugar a dudas turbias, como la producción y tráfico de amapolas, la trata de mujeres y niños, la extorsión, el secuestro y la minería ilegal.

Según Mullah Yaqoo, hijo del fundador de la secta Mohammad Omar, los talibanes pueden tener ingresos anuales de hasta $1,600 millones producto de todas sus actividades. En comparación el Gobierno afgano logró recaudar en el año fiscal que finalizó en marzo del 2020, poco más de $5,500 millones, que tenía que repartir en todas las áreas del Estado, no solo las fuerzas armadas.

El tráfico de drogas

La ONU afirma que hasta el 84 % de la producción de opio en los últimos 5 años se hizo en Afganistán. Los talibanes exprimen este lucrativo negocio cobrándole un impuesto del 10 % a todos los involucrados en la cadena de producción de opiáceos; es decir, desde el humilde agricultor que cultiva la amapola, pasando por los laboratorios que la procesan hasta los traficante que mueven la droga final pagan impuestos a los talibanes.

Anualmente, más de $450 millones pueden entrar a los cofres talibanes producto del tráfico de opiáceos que se comercializan principalmente en Europa, pero cuya presencia incluso ha llegado a las propias calles de Estados Unidos.

El tráfico de opiáceos es la principal fuente de dinero de los talibanes. (EFE)
El tráfico de opiáceos es la principal fuente de dinero de los talibanes. (EFE)

Aunque anteriormente el régimen talibán prohibió la producción, el tráfico y el consumo de opio, y ahora prometen prohibirlo, lo cierto es que el tráfico de opiáceos ha sido la principal fuente de ingresos de los talibanes durante años. En 22 de las 34 provincias de Afganistán estaban afectados por el tráfico de opio.

La minería

La minería de hierro, cobre, oro, zinc, otro metales y piedras preciosas se ha vuelto un negocio lucrativo para los talibanes, quienes durante años han extorsionado tanto a los pequeños mineros artesanales, así como a las grandes compañías mineras.

Producto de la extorsión a la minería, los talibanes pueden tener hasta ingresos entre $400 millones a $460 millones. Quienes se niegan a pagar las extorsiones de los talibanes pueden recibir amenazas de muerte y saboteo a su infraestructura.

Extorsiones

Así como el gobierno, los talibanes aplican “impuestos” a los negocios y empresas en los territorios que controlan. En estos entran las extorsiones a la compañías de telecomunicación para no volar sus antenas, el establecimiento de peajes en las carreteras para cobrarle a los transportistas.

En el campo, los talibanes imponen el llamado “ushr” que es un impuesto sobre el 10 % del valor de la cosecha a los agricultores afganos. El impuesto más duro sin embargo es el llamado “zakat” que cobra un 2.5 % del valor de la riqueza de las personas en territorio Talibán, según Mullah Yaqoob estos “impuestos” pueden recaudarle a la secta hasta $160 millones al año.

Todos los negocios y artesanos locales deben pagar un "impuesto" al régimen Talibán en las zonas que controlan. (EFE)
Todos los negocios y artesanos locales deben pagar un “impuesto” al régimen Talibán en las zonas que controlan. (EFE)

Donaciones de individuos adinerados y países

Por increíble que suene, una fuente de ingresos de los talibanes son las donaciones, de personas individuales a lo largo del año. Las mayores donaciones provienen de personas y sociedades de países del Golfo Pérsico como Arabia Saudita, Oman o Qatar.

Según el Centro de Afganistán para Investigación y Desarrollo de Políticas los talibanes pueden recibir entre $150 millones a $200 millones, a través de fondos de inversión y sociedades dedicadas a financiar el terrorismo. También se estima que los talibanes pueden recibir hasta 60 millones al año por donaciones de ciudadanos en Arabia Saudita, Pakistán, Irán y otros países musulmanes.

En el plano internacional es bien sabido que países como Pakistán durante años financiaron a los talibanes. Aparte de Pakistán, Estados Unidos ha acusado a Rusia, Irán y Arabia Saudí de financiar en uno u otro momento a los talibanes. Según algunos expertos los talibanes podrían recibir hasta $500 millones de dinero de gobiernos extranjeros al año.

Estados Unidos acusa a varios países y ciudadanos del mundo árabe de donar dinero para la cuasa Talibán. (EFE)
Estados Unidos acusa a varios países y ciudadanos del mundo árabe de donar dinero para la cuasa Talibán. (EFE)

Empresas legales y lavado de dinero

Paradójicamente, la secta Talibán también posee negocios legales o más bien negocios que usan para lavar parte de su dinero con bienes raíces o empresas formales que cumplen alguna función en la economía, como la venta de repuestos de vehículos o empresas de transporte.

Negocios incluso de talla importante para Afganistán como la importadora de repuestos de vehículos Hermanos Noorzai limitada que ha sido denunciado por aportar dinero o estar parcialmente financiado por los talibanes.

Secuestro

Tal vez la práctica más escabrosa a la que recurren los talibanes para financiarse es el secuestro. Si bien incurren con los matrimonios forzados, por razones financieras el secuestro se ha vuelto un negocio lucrativo para la secta.

En 2007, Corea del Sur pagó $20 millones como rescate para liberar a 19 misioneros surcoreanos que se encontraban haciendo labores humanitarias en Afganistán y fueron secuestrados por los talibanes.

Secuestro al personal de misiones humanitarias, contratistas extranjeros e incluso ciudadanos acaudalados se ha vuelto una forma rápida para obtener dinero, aunque los ingresos de esta actividad pueden variar mucho, algunos rescates pueden llegar a ser millonarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article

Lo que aprendí sobre el victimismo al escribir un libro sobre personas exitosas con discapacidades

Next Article
Estados Unidos ha evacuado 25,000 personas de Afganistán en la última semana

Estados Unidos ha evacuado 25,000 personas de Afganistán en la última semana

Related Posts
Total
1
Share